Algunas especies de rape pueden pasar toda su vida nadando boca arriba

pez ángel nadando boca arriba

Favorece el uso del señuelo que tienen para atraer presas y les cuelga del labio superior

Un equipo multiinstitucional de oceanógrafos y biólogos marinos ha encontrado evidencia que muestra que algunas especies de rape de aguas profundas pasan toda su vida nadando boca arriba. En su artículo el grupo describe su estudio de vídeos capturados por varios vehículos submarinos operados de forma remota.

Investigaciones anteriores han demostrado que algunas especies de rape (género Gigantactis) tienen señuelos naturales que cuelgan de sus caras: los señuelos atraen bacterias, que atraen a sus presas. Investigaciones anteriores también han demostrado que algunos rapes que viven en las profundidades del mar son grandes, de hasta 45 centímetros, con señuelos extremadamente largos (en algunos casos, hasta cuatro veces la longitud de su cuerpo) y que los señuelos tienen bioluminiscencia.

Hasta ahora, los investigadores suponían que los peces utilizaban sus señuelos naturales del mismo modo que sus primos más pequeños. Pero ese no es el caso, como descubrieron los investigadores de este nuevo trabajo al estudiar un vídeo obtenido mediante un ROV que realizaba una investigación en la fosa de Izu-Ogasawara frente a Japón: mostraba un gran rape con su señuelo extremadamente largo nadando boca arriba.

Este fenómeno ya había sido observado por otros investigadores en 1999, pero se suponía que era anómalo.

Intrigados por el hallazgo, los investigadores estudiaron vídeos filmados por otros ROV y encontraron observaciones de rapes nadando en posición invertida en ocho de ellos. Al estudiar las imágenes, el equipo de investigación descubrió que no se trataba de un comportamiento utilizado para una actividad específica, como la pesca, sino de un comportamiento de tiempo completo. Independientemente de lo que hicieran los peces, lo hacían al revés.

peces ángel nadando boca arribaImagen derecha: Varias especies de peces ángel nadando boca arriba con su señuelo colgando

Los investigadores sugieren que los peces desarrollaron este comportamiento después de que les resultó más fácil manipular un señuelo tan largo en una posición invertida, en la que el señuelo cuelga del labio superior, que está más cerca del fondo del mar cuando el pez está invertido. Los hallazgos muestran cuán valiosa se ha vuelto la investigación con ROV en la investigación que involucra criaturas de aguas profundas.

Los hallazgos se han publicado en el Journal of Fish Biology: Upside‐down swimming: in‐situ observations of inverted orientation in Gigantactis, with a new depth record for the Ceratioidei

Etiquetas: Pez ángelNadarBoca arriba

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo