updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

Misterios de las profundidades: El desconcertante caso del pez ballena

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

pez ballena (whalefish)

El pez narizotas, el pez tapetail y el pez ballena todos de una misma familia

Dr. J.R. Paxton Gracias a las muestras en Museos se descubrió un enigma científico

En 1895, dos científicos del Smithsonian describieron un nuevo tipo de criatura marina de las profundidades que vive al menos 1.000 m (3.280 pies) bajo la superficie del océano, al que llamaron el "whalefish" --pez ballena--, a causa de su parecido a las ballenas (no confundamos con el tiburón ballena). Poco sabían que este pez se convertiría en uno de los principales sospechosos de un misterio que llevó décadas resolver a científicos de todo el mundo.

El Misterio se inicia

Fue en 1956, cuando los científicos describieron otra nueva clase de peces. Fue nombrado el tapetail debido a su larga cola, similar al espantapájaros. También tenía una boca grande hacia arriba.

pez tapetail, larva

A diferencia de la whalefish, el tapetail se encontró que vive cerca de la superficie del océano. Y hubo algo muy curioso de este animal marino: Todos y cada uno de los 120 especímenes tapetail que estudiaron los científicos eran una larva o juvenil.

La trama se complica

En 1966, en base a 11 muestras, los científicos agregaron otra criatura del mar profundo a la lista de sospechosos en el misterio: el "pez narizotas", que se encuentra viviendo en las profundidades del mar como el whalefish. Tiene un inusual abultamiento en la nariz u hocico, como un gran órgano para oler. Su mandíbula superior no se puede mover. Y algo más resultó extraño en los peces narizotas: De las 65 muestras recogidas hasta entonces, todos eran machos. ¿Dónde estaban las hembras?

pez narizotas

Luego, en 1989, el whalefish (Cetostoma regani) también se convirtió en un sospechoso. Un científico australiano que había estudiado todas las muestras whalefish recogidas hasta la fecha, en un total de más de 500 de todo el mundo: Cada adulto era una hembra. ¿Dónde estaban los machos?

Analizando las colecciones en Museos

En 2003, un equipo de científicos japoneses analizaron el ADN de tapetails y whalefish. Los resultados sugieren que estos dos peces muy diferentes en apariencia fueron casi idénticos en un gen específico. Pero se necesitaban más pistas. Un equipo internacional de biólogos marinos echó un vistazo más de cerca a los especímenes de tapetails, pez narizotas, y whalefish en colecciones de museos. El equipo incluyó a Dave Johnson , un ictiólogo en el Smithsonian. Esto es lo que encontró el equipo.

  • Los peces narizotas tienen garganta o estómago, pero tienen enormes hígados.
  • Las mandíbulas de los peces narizotas posiblemente podrían desarrollarse a partir de las mordazas móviles de  tapetails.
  • Algunos ejemplares del tapetail parecen estar en el proceso de cambio a peces narizotas.


Con estas y otras pistas de las colecciones del museo, los científicos fueron capaces de resolver el caso.

Ajá! Están todos en la familia

familia de pez ballena (Cetomimidae)

Puede ser difícil de creer, porque se ven tan diferentes, pero tapetails, pez narizotas, y whalefish son en realidad todos miembros de una misma familia (Cetomimidae).

  • Tapetails son los jóvenes, o las larvas. Ellos usan la boca hacia arriba a la busca de pequeños crustáceos.
  • Los peces narizotas son los machos. Ellos se alimentan con sus hígados enormes y utilizan sus grandes órganos nasales para olfatear las hembras.
  • El Whalefish son las hembras. Ellas usan sus bocas abiertas para capturar presas grandes.


Hay otros ejemplos de machos y hembras con formas muy diferentes (dimorfismo sexual) y de animales cambiando de una forma a otra a medida que crecen (metamorfosis). Pero este es uno de los ejemplos más sorprendentes de dimorfismo sexual en combinación con la metamorfosis que se ha encontrado entre los vertebrados.

Las colecciones de Museos dieron la pistas

colección de peces en el Museo Smithsonian "Este es un hallazgo muy emocionante", dice el ictiólogo del Smithsonian Dave Johnson. "La clave de la respuesta al enigma estaba bajo nuestras narices todo el tiempo, en las muestras. Sólo se necesitó estudiarlas con más cuidado".

Este misterio científico demuestra claramente la importancia de las colecciones de los museos. Muchos años después de que un ejemplar ha sido recolectado, los biólogos podrían dar con la respuesta a una nueva pregunta planteada por la ciencia.

"El estudio también muestra la necesidad de continuar la exploración y recolección en el mar abierto, desde la superficie hasta las profundidades del mar", dice Johnson. "¿Quién sabe qué otros misterios quedan por resolver ahí?"


Enlace recomendado: Smithsonian Ocean Portal

Crédito imágenes: Kunio Amaoka | Chris Kenaley | Dave Johnson/Smithsonian Institution | Yasuhiro Morita | R. Cornejo | Clark Chip / Institución Smithsonian