updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Últimos supervivientes: La lamprea usa una ingeniosa arma contra los depredadores

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
lamprea (Eptatretus cirrhatus)

Utilizan la baba como arma para disuadir a depredadores como los tiburones

La lamprea, un pez muy primitivo, ha resistido con éxito durante cerca de 300 millones de años

Las lampreas (Eptatretus cirrhatus) que se encuentran en las aguas más profundas de Nueva Zelanda son bastante grotescas, gracias a sus prolongados dientes parece que salieran directamente de una película de terror. Ahora, los científicos han podido ser testigos de otra de sus horribles características - utilizan la baba como arma para disuadir a depredadores como los tiburones, por lo que son uno de los últimos supervivientes del planeta.

Investigadores de la Universidad de Massey y Te Papa acaban de publicar imágenes gráficas bajo el agua que muestran por primera vez cómo la primitiva lamprea - también conocida como anguila mocos - (de la familia Myxinidae) se defiende emitiendo un chorro de limo para obstruir las branquias que podría ser la envidia de cualquier persona que practica el surf bajo el ataque de un tiburón.

Las imágenes, parte de un estudio de la diversidad de los animales de aguas profundas de Nueva Zelanda, son de cámaras especiales que captaron imágenes de diversos tipos de peces atacando a lampreas, en Three Kings y las Islas de la Gran Barrera, que atrajeron con cebo colocado en la cámara. Tan pronto como se ve atacada, la lamprea libera una pegajosa sustancia similar a la mucosidad desde una batería de glándulas de limo y un máximo de 200 poros, que hace atragantarse a los depredadores antes de retirarse a toda prisa.

lampreas lanzan limo a los depredadores

"Nuestras imágenes de vídeo en las aguas de Nueva Zelanda han demostrado que las lampreas segregan la baba a una velocidad increíblemente rápida cuando están bajo ataque de depredadores como tiburones de gran tamaño o peces óseos", dice el Dr. Vicente Zintzen de Te Papa, científico jefe del proyecto.

Un documento sobre los resultados acaba de ser publicado en línea en Scientific Reports (del Grupo de Publicaciones Nature) titulado "Hagfish predatory behaviour and slime defence mechanism" (Lampreas, comportamiento depredador y mecanismo de defensa con limo) donde describen la eficacia de la "abundante baba" que asfixia a los posibles depredadores sin que al parecer los intoxique o mate. Esto a su vez permite que las lampreas se dediquen a alimentarse o escapar, siendo claramente un éxito como estrategia evolutiva.

Otros nuevos hallazgos incluyen el descubrimiento de que la lamprea no sólo es un carroñero marino, sino también un depredador - con una peculiaridad. Las imágenes revelan su extraño método de cavar en la arena en busca de una cinta roja (Cepola haastii) haciendo un nudo en su cola como apalancamiento adicional, y agarra a su presa oculta saliendo de la arena antes de chuparla.

lamprea durante su caza al pez cinta roja

El profesor Martí Anderson, un biólogo marino y un estadístico del New Zealand Institute for Advanced Study en Albany, co-autor del estudio, dice que el material ofrece una clara evidencia de cómo la baba no obra únicamente de mecanismo de defensa, sino que también las lampreas presentan diferentes estrategias de adaptación en la alimentación.

"En conjunto, los hallazgos ayudan a explicar por qué las lampreas, un pez muy primitivo, ha resistido con éxito durante cerca de 300 millones de años", dice. Los seres humanos anatómicamente modernos han existido en comparación desde hace sólo 200.000 años.

"Sabemos muy poco acerca de las profundidades del mar. Simplemente bajando las cámaras al agua en un rango de profundidades en un rango sistemático, no sólo nos dan buenos datos cuantitativos de la diversidad y el modelo de comportamiento, sino que también tienen una alta probabilidad de encontrar algo nuevo", dice el profesor Anderson. "Usando cámaras de vídeo submarinas, podemos ver en realidad los peces en su propio entorno, que es mucho más informativo que lo que se puede aprender de las muestras a menudo desaliñadas traídas a la superficie en las redes de investigación".

lamprea (Eptatretus cirrhatus)

El Dr. Clive Roberts, co-autor y conservador de peces en Te Papa, dice que el papel ecológico de la lamprea pueden ser mucho más diverso de lo que se consideraba. "Los mixinos, que son muy abundantes en las profundidades del mar, se observó anteriormente que se alimentan de cadáveres de ballenas muertas, peces e invertebrados. El vídeo muestra claramente que ahora las lampreas también son capaces de ser depredadores cazando peces vivos".

Desde 2009, los científicos han desplegado cámaras a profundidades que van desde 50 a 1.500 metros alrededor de Nueva Zelanda. Hasta el momento, se han recogido más de 1.000 horas de metraje en las Islas Kermadec, Three Kings Islands, Isla Gran Barrera, Isla Blanca y Kaikoura, con proyectos para ampliar en 2012 en el mar frente a la península de Otago y hacia abajo hasta las Islas Auckland.

Esta investigación fue financiada por la Royal Society of New Zealand Marsden Fund Grant to Dr Roberts and Professor Anderson, la Te Papa Collection Development Grant, así como el apoyo del Ministry of Science and Innovation via NIWA y la University of Western Australia.

El artículo de acceso abierto está disponible a través del siguiente enlace: Hagfish predatory behaviour and slime defence mechanism

Créditos multimedia: Massey University y Te Papa New Zealand's National Museum