updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Leones y tigres: demasiado para el Golfo de México

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

camarón tigre negro (Penaeus monodon)

El pez león y el camarón tigre negro invaden y se apoderan silenciosamente de los ecosistemas marinos

Proliferan las especies invasoras, al igual que los europeos llevaron la viruela al Nuevo Mundo

Hay una invasión invisible de especies en el Golfo de México. Su sigilo y velocidad sólo es comparable a la incertidumbre que han creado entre los científicos y las personas que trabajan en las aguas del Golfo.

El pez león (Pterois volitans) y el camarón tigre negro (Penaeus monodon) son sólo dos de las más de 40 especies marinas no indígenas que se están extendiendo desde sus aguas nativas por el Golfo de México, y que son vistas por expertos en recursos naturales como altamente mortales.

El pez león ha sido un problema creciente en el sur del Océano Atlántico y en el Mar Caribe desde hace más de una década, pero el camarón tigre negro es un fenómeno relativamente nuevo. Cada año, desde 2006, fueron capturados unos pocos en el Golfo de México, pero el número aumentó considerablemente en 2011. Durante este año, más de 60 de estos camarones fueron capturados por los barcos camaroneros en un solo puerto de Luisiana y se obtuvieron las primeras capturas en la costa de Texas, según informó el gobierno federal. También se pescaron tres camarones tigre negro en Aransas Bay, uno en el lago Sabine y otro fue capturado en aguas federales aproximadamente a 70 millas de la costa de Freeport.

pez león (Pterois volitans)

Los peces león son peces de brillantes y sorprendentes colores de aletas venenosas que rápidamente pueden rellenar un área y disminuir las poblaciones nativas. El tigre negro es la especie de camarón más grande del mundo. Las hembras son ligeramente más grandes que los machos y puede crecer a un promedio de alrededor de un pie de largo (30 centímetros) y pesar cerca de tres cuartos de libra (360 gramos) - ver más abajo fotos del tamaño -. El camarón tigre negro come los mismos tipos de alimentos que las especies de camarón nativo, pero a medida que crece también se come a sus primos, más pequeños.

"La mayor preocupación que tenemos es ¿cuáles son los impactos ecológicos de estas especies invasoras?", dice el Dr. James Morris, un ecologista de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), que ha estado trabajando con peces león durante 10 años y ahora está tomando la iniciativa en los trabajos de la NOAA para estudiar al camarón tigre negro. "Cuando se mira a través de la historia de las especies invasoras, ha habido algunos impactos muy extremos como resultado de las invasiones".

Las especies invasoras a menudo se encuentran que sus nuevos ecosistemas carecen de los depredadores naturales y las enfermedades que mantienen a sus poblaciones bajo control en sus regiones nativas. Libres de estos problemas que afectan a la fauna nativa, las especies invasoras pueden usar toda su energía para la alimentación y reproducción. En algunos casos, la manera en que las especies invasoras viven físicamente puede dañar el ecosistema adoptado hasta el punto donde se convierte en un hábitat pobre para las especies nativas.

camarón tigre negro (Penaeus monodon)

El pez león y el camarón tigre negro, ambas nativas de los océanos Indico y Pacífico occidental, se caracterizan por sus comportamientos agresivos, su resistencia y su alimentación - puedan vivir en un amplio rango de temperaturas y salinidad del agua. Estas características hacen que los invasores sean perfectos, y peligrosos.

Tony Reisinger, del Texas Sea Grant College Program's, habló con la Brownsville-Port Isabel Shrimp Producers Association a principios de diciembre por el creciente número de capturas de tigre negro en el Golfo de México - quizás tantos como 1.000 este año, incluyendo cinco que representan los primeros atrapados frente a la costa de Texas.

Miembros de la asociación, que representan a una flota de 135 buques que pescan frente a Luisiana, Florida y Texas, dijeron estar "extremadamente preocupados, hasta el punto de que quieren saber lo que va a hacer el gobierno federal con el camarón tigre negro", dice Reisinger,  agente del Cameron County Coastal and Marine Resources. "Ellos están preocupados por si va a afectar a su sustento".

Hasta ahora, el camarón tigre negro ha dejado a los expertos rascándose la cabeza. Nadie parece saber de dónde vinieron los camarones, o que efecto tendrán en las tres especies de camarones nativas del Golfo de México y, por extensión, en la industria de pesca del camarón, unos $ 700 millones de dólares anuales.

camarón tigre negro (Penaeus monodon)   camarón tigre negro (Penaeus monodon)   camarón tigre negro (Penaeus monodon)

"Nosotros simplemente no sabemos cuáles van aser los impactos a largo plazo", dice Gary Graham, especialista de Sea Grant's Fisheries. "No sé si estos camarones se establecerán en el Golfo de México o desaparecerán por sí mismos, pero creo que podrían convertirse en un problema más serio del que nadie originalmente ha pensado".

El camarón tigre negro es una especie de acuicultura en varios lugares alrededor del mundo, pero su ruta hacia el Golfo sigue siendo incierta en espera de las pruebas genéticas. Hubo una liberación accidental de tigres negro a partir de una investigación de instalaciones en Carolina del Sur en 1988, pero la mayoría de los animales se cree que fueron capturados por los pescadores locales a principios de 1990. No se reportaron más capturas de camarón tigre hasta 2006. No hay ninguna actividad de acuicultura en los EE.UU. que produzca el camarón tigre negro, pero ha habido informes de que se cultivan en sitios del Mar Caribe. Una teoría popular sostiene que el camarón tigre negro se escapó al mar desde un estanque de acuicultura en el Caribe que fue destrozado por un huracán en 2005. Otros especulan que los camarones viajaron desde Asia a las aguas de EE.UU. en los tanques de lastre de los buques.

Leslie Hartman, gerente en Matagorda Bay Ecosystem del Texas Parks and Wildlife Department, es parte de un grupo informal de personas organizado por varias agencias que gestiona los recursos en todo el Golfo y el Atlántico Sur, y se han unido para llevar a cabo la prueba genética en el camarón tigre negro que ha sido capturado alrededor de la costa de la nación. Ella dice que el grupo tiene material genético de la población de animales que escaparon de las instalaciones de Carolina del Sur en 1988 y lo usará para determinar si la creciente población de los EE.UU. debe su linaje a los fugitivos de Carolina del Sur.

camarón tigre negro (Penaeus monodon)

"Estamos tratando de averiguar de dónde provienen estos animales", dice Hartman. "Si todos los nuevos están relacionados genéticamente con los camarones de Carolina del Sur, nos dirá algo sobre la especie invasora - puede que entrasen en una especie de pausa y luego volvieran a aumentar. Si la genética demuestra que provienen de poblaciones diferentes y sin relación, nos diría otra cosa, como si hubieran habido una segunda o tercera o cuarta introducciones. Cuanto más entendamos acerca de cuanto se propaga la especie invasora, tendremos más posibilidades de intervenir adecuadamente la próxima vez".

El camarón tigre negro es una paradoja entre las especies invasoras. Por un lado, presenta los mismos problemas que cualquier otra especie no autóctona. Uno de los mayores problemas que plantean es que son susceptibles a cerca de 16 enfermedades - no todas ellas mortales - que puede ser transmitidas a los camarones y los cangrejos nativos, dice Hartman.

Por otro lado, el camarón tigre negro es susceptible a las enfermedades transportadas por la captura de camarón nativo. "El camarón tigre también es un depredador activo", continúa. "Nuestros camarones nativos son carroñeros activos. Con un depredador activo que es el doble del tamaño de sus semejantes, su comida favorita son los camarones, cangrejos y pequeños bivalvos. El bivalvo más pequeño recogido en aguas de Texas es la ostra. Así que entre las enfermedades que lleva y que sea un activo depredador, el camarón tigre negro puede ser un gran problema".

bandeja de camarón tigre negroEl camarón tigre negro es también potencialmente una mercancía muy valiosa, aunque Reisinger dijo que ha escuchado informes de que algunos camaroneros han arrojado al camarón tigre negro capturado de nuevo al Golfo de México, ya que pensaban que no era una especie comercializable. Los camarones alcanzan un precio de mercado similar al camarón blanco nativo y un poco más que el camarón café. A principios de diciembre, el camarón tigre negro más grande alcanzaba precios de cerca de $ 8,35 por libra (450 gramos) en el mercado de Nueva York.

Uno de los cinco camarones tigre negro capturados en aguas de Texas se encontró en la red de un barco operado por Western Seafood, cerca de la pila de Clay Pile Bank, a unos 70 kilómetros al este-sureste de Freeport, en unos 180 pies de agua (unos 55 metros) a mediados de noviembre.

El director general de Western Seafood's, Patrick Riley, dice que parece que el camarón tigre negro está a punto de convertirse en la cuarta especie cosechable en el Golfo, pero él no cuenta con que se convierta a corto plazo en un cultivo comercial.

"No sé cuánto tiempo llevará antes de que la población crezca lo suficiente como para ser económicamente viable", dice Riley. "Recogiendo uno-dos camarones al año en un par de barcos no ayudará".

El pez león, también es un pez comercial, pero en una escala mucho menor. Son muy capturados con trampas o por fusiles submarinos y son considerados un manjar en Asia, pero todavía tienen que ganar popularidad en la zona.

La pesca del pez león para el sector de la restauración parece ser un método eficaz para controlar la densidad de la población local en el Atlántico Sur y México, dice Morris.

El pez león lo más probable fue que se introdujera en el Golfo a través del comercio de los acuarios - ya sea como una liberación accidental o intencional de un acuario. Se han establecido en el Atlántico Sur y el Caribe, y fueron reportados por primera vez cerca de Texas a mediados de 2011 en el Flower Garden Banks National Marine Sanctuary, situado a unos 100 kilómetros de la frontera entre Texas y Louisiana. Otro fue reportado a cerca de 19 millas de la South Padre Island en septiembre de 2011.

A pesar de que son conocidos por saquear los arrecifes de coral, el pez león puede vivir en cualquier lugar, excepto donde hay arena estéril por debajo de ellos.

"El Golfo de México cuenta con una amplia gama de hábitats y el pez león puede encontrarse en cualquier lugar, dice Morris. "Las plataformas petroleras proporcionan refugio por la alta acumulación de estructuras y creo que el pez león va prosperar en estos hábitats en altas densidades. Ya hemos visto altas densidades de peces león alrededor de pilotes de puentes a lo largo de la costa este".

pez león (Pterois volitans)

Las personas que visitan la costa, en general frecuentan las zonas de surf, que normalmente tienen fondo de arena estéril, por lo que las interacciones humanas con el pez león no son probables. La mayoría de la interacción suceden cuando la gente esnorquelea o bucea en los arrecifes y otras estructuras. Hay algunos informes de que el pez león ha actuado en forma agresiva hacia los humanos, pero Morris resta importancia a estas historias diciendo que son aisladas. Los peces león son "animales curiosos", dice. El pez león lleva un impresionante arsenal de espinas venenosas, pero las utiliza casi exclusivamente como armas defensivas. En los seres humanos, una picadura de pez león puede causar vómitos, fiebre, sudoración y, en algunos casos, incluso la muerte.

El pez león, puede crecer hasta el tamaño de una pelota de fútbol pequeña, son depredadores implacables que se alimentan de peces de arrecife recreativos y económicamente importantes como el pargo y el mero rojo juvenil, y en las algas se alimentan de especies como el pez loro que mantiene a los arrecifes limpios y saludables.

"Este es un ejemplo de un efecto en cascada", explica Morris. "Algunas personas piensan que esto ya está sucediendo en las Bahamas. Un incremento en las algas lleva a una disminución en la biomasa de coral".

El pez león no es la única razón por la que están disminuyendo los arrecifes de coral, añade Morris. La invasión del pez león llega justo después del blanqueamiento de corales por el aumento de la contaminación, la sobrepesca y el cambio climático, dice.

"La diferencia es que la invasión del pez león está sucediendo mucho más rápidamente que los otros factores de estrés", dice Morris. "En menos de una década, hemos tenido un pez que ha colonizado, básicamente, todo el Atlántico templado y tropical".

Una vez que las especies invasivas se establecen, son muy difíciles si no imposible de erradicar. Como señala Hartman, "La prevención es la primera defensa contra las especies invasoras. La detección temprana es la segunda defensa, y luego tiene que venir el control y el modo de mantenerlos a raya".

Cualquier persona que encuentre un camarón tigre negro o un pez león puede informar a los agentes especializados de Texas Sea Grant Extension Program (TXSGE). Una lista de agentes y especialistas de TXSGE está disponible en línea en //texas-sea-grant.tamu.edu/Outreach/extension.html , o llamando a Texas Sea Grant al (979) 862-3773.

Más información sobre el pez león en: La invasión del pez león