updated 6:53 AM CEST, Sep 22, 2016

El azote del pez león

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
pez león en arrecife

Se han encontrado en sus estómagos más de cuarenta tipos de peces nativos

Hace unos 20 años, uno de los peces más hermosos del mundo, el pez león rojo, comenzó a aparecer en el sur de Florida y el Caribe. Ahora, son una plaga. Millones de ellos viven en el noreste de Sudamérica a Nueva York, y pueden permanecer hasta en una profundidad de trescientos metros.

En un mundo donde la principal preocupación acerca de los peces es la sobrepesca, y la principal demanda de pescado es para alimentar a un cada vez más hambriento mundo dominado por los humanos, puede verse extraño quejarse de esta abundancia. Pero la suya es una abundancia que produce escasez generalizada. Esto se debe a que los invasores a menudo desplazan o engullen una amplia gama de peces nativos deseables. Y como una invasión de peces de agua salada - el león es el rey.

Los peces león son nativos del Pacífico oeste, el Océano Índico y el Mar Rojo, son tubulares y con espinas venenosas. La picadura no es mortal, pero a partir de las descripciones que he oído hablar del dolor, las víctimas querrían que ojalá lo fuera.

pez león buscadoEl pez león está en el Atlántico al parecer a causa de que propietarios de acuarios caseros estaban cansados del mantenimiento, pero no querían matar a sus peces. Por compasión los soltaron en número suficiente para conseguir que se estableciesen.

Ningún pez nativo en el Atlántico se parece al pez león, caza o pica como él. Resultado: Ningún pez nativo en el Atlántico lo reconoce como un depredador. Ningún pez nativo en el Atlántico se alarma cuando el pez león está en la "caza", porque durante la caza un pez león parece un pedazo de algas a la deriva. Y ningún depredador nativo - tiburones o barracudas, por ejemplo - quiere tener nada que ver con esas espinas venenosas (aunque se he fotografiado a tiburones cazando al pez león).

Y así, hay millones de ellos. El problema: que van a comer cualquier cosa a la vista. Se han encontrado en sus estómagos más de cuarenta tipos de peces nativos, incluyendo pargos y meros pequeños y otros de valor comercial, ecológico y culinario. Se alimentan de cirujanos y loros juveniles que, sobre todo, pacen las algas de los arrecifes y hacen posible que los corales bebé se establezcan y crezcan.

Los corales, antes más abundantes, se han derrumbado en todo el Caribe gracias a las nuevas enfermedades, la contaminación, la pesca excesiva, el limo, el calentamiento y la acidificación del agua de mar. (El mismo dióxido de carbono producido por la combustión que causa el calentamiento climático se disuelve en el agua de mar para formar ácido carbónico, obstaculizando el crecimiento de corales y mariscos comestibles).

Como los corales mueren, las algas se hacen cargo de su hábitat. Dónde se hacen cargo las algas, los corales bebé no pueden crecer. Una de las esperanzas para los arrecifes es la recuperación de los peces - especialmente los peces loro - que pastan del alga marina que asfixia muchos arrecifes. Los arrecifes no pueden permitirse un nuevo depredador que no tiene depredadores y que come todos los bebés de los peces que se alimentan de las algas.

Ver también: La invasión del pez león