updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Pez cabeza de serpiente mete a un vendedor entre rejas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
pez cabeza de serpiente

Descubierta en EE.UU y Canadá una operación de importación ilegal del peligroso pez invasor

La investigación contiene todos los elementos de una superproducción de Hollywood: una operación encubierta, equipos móviles de vigilancia, una operación de tráfico internacional y, sobre todo, un nombre pegadizo - Operación Serpiente.

También incluye una historia de peces endiablados que implica a un monstruoso depredador casi con poderes mitológicos.

Poseedor de unos afilados dientes, un apetito insaciable por la vegetación acuática, y otros peces, y una habilidad para deslizarse hasta medio kilómetro en la tierra, el pez cabeza de serpiente se ha convertido en una leyenda urbana, desencadenando un conato de pánico hace siete años en Nueva York, cuando los funcionarios de conservación capturaron cinco en una laguna salobre de Queens - uno de ellos media más de dos metros de largo.

El temible pez es oriundo de Asia, donde muchos lo consideran un manjar culinario. Según los investigadores, importadores estadounidenses han encontrado para los peces un productivo mercado entre la emigración asiática, así como para los coleccionistas que disfrutan viendo en sus acuarios a los peces cabeza de serpiente devorando todo a su paso. Con esa agresiva disposición, se ha ganado la designación de especie invasora en América del Norte, donde no tiene depredadores conocidos.

Este incidente, junto con la habilidad de la criatura en la destrucción de los hábitats, ha alimentado en los Estados Unidos un afán de erradicar y destruir a los llamados peces monstruo. El año pasado, las autoridades estadounidenses comenzaron a mirar hacia la porosa frontera norte en la batalla contra el cabeza de serpiente y, más concretamente, una tienda de peces sin pretensiones en el centro comercial de Markham’s Pacific Mall.

Channa argusEl miércoles, las autoridades de Canadá y los Estados Unidos cerraron oficialmente el caso contra Lucky Aquarium después de que la empresa y su empleado Jimmy Ip se declararan culpables de importar y vender peces cabeza de serpiente - prohibido en Ontario y los Estados Unidos - a pesar de las reservas de su abogado. "No había ninguna amenaza real para el público", dijo el abogado Darren Sederhoff. "Pienso que es exagerado. Las imágenes, con los dientes y todo eso, ya lo sé, pueden dar miedo, pero la mayoría de los peces cabeza de serpiente no son una amenaza para nuestros ecosistemas".

La sanción asciende a más de $90.000 en multas y 120 días en la cárcel.

De acuerdo a los documentos y agentes implicados en la investigación, la Operación Serpiente se inició en marzo del año pasado, cuando los agentes rastrearon los anuncios en línea de peces cabeza de serpiente del Aquarium Lucky.

Aplicando técnicas de investigaciones de drogas duras, el equipo de investigadores de Canadá y de Estados Unidos tenía que realizar primero una compra de confianza.

Un agente encubierto de la EE.UU. Fish and Wildlife haciéndose pasar por un cliente comenzó a entablar regularmente conversaciones con el señor Ip (que fueron grabadas), y finalmente ordenó que se le enviarán a una dirección de Buffalo 26 peces cabeza de serpiente gigante rojo. Al parecer, consciente de la ilicitud de la operación, el señor Ip aconsejó al agente qué hacer para evitar su detección en la frontera y dijo que haría el envío por mensajería con "un nombre y dirección falsas en el envase", dijo en una entrevista Bob Baxter, gerente de operaciones en la división Environment Canada’s wildlife y que ha participado activamente en la investigación. "Eso construyo una confianza entre el señor Ip y nuestro operador encubierto para que pudiera ser filmada una segunda transacción".

Durante meses, las autoridades canadienses reunieron información sobre el señor Ip, empleando equipos móviles de vigilancia para observar donde vivía, donde hizo negocios y si estaba recogiendo los envíos en el aeropuerto. Incluso utilizaron órdenes telefónicas para determinar con quién estaba hablando.

pez cabeza de serpienteEl golpe final de la investigación se produjo en diciembre de 2011. El agente de EE.UU. viajó a Markham a comprar 155 peces cabeza de serpiente más, una transacción potencialmente complicada que requirió que Environment Canada tuviese que suministrar un equipo para estar en estado de alerta en caso de que la seguridad del operador encubierto corriese peligro. Cuando el trato estaba hecho - 233 dólares por cada pez, que se pedían a Tailandia un día y al siguiente estaban en el Aeropuerto Internacional Pearson - los funcionarios de ambos países sabían que tenían suficiente evidencia para detener al señor Ip y a su jefe.

Funcionarios de Environment Canada trabajaron en estrecha colaboración con el Ministerio de Recursos Naturales de Ontario y la oficina del Fiscal General de Nueva York para crear un acuerdo con el fiscal y el señor Ip. Se declaró culpable el viernes. Según su abogado, el señor Ip ya ha pagado en ambos países multas por un total de más de $90.000 y pasará sus dos penas de 60 días de cárcel durante los fines de semana.

"Él ha aceptado la responsabilidad, ha desembolsado, va a cumplir la pequeña sentencia de cárcel y ese es el final de la historia", dijo Sederhoff [el abogado de Ip], quien cuestionó por qué las agencias involucradas enviaron varias notas de prensa autocomplacientes sobre el caso. "¿Una gran victoria para los gobiernos? No se. Aquí están tratando de tocar su propio cuerno. ¿Sabe usted?, hemos capturado al gran pez. Avísame cuando empiece el desfile", concluyó bastante enfadado.