updated 3:49 PM CEST, Sep 27, 2016

Isópodo gigante lleva en huelga de hambre 4 años

Ratio: 1 / 5

Inicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
isópodo gigante en huelga de hambre

Los cuidadores de un acuario japonés están frustrados por la negativa del animal a aceptar comida

Takaya Moritaki se encarga de la alimentación de los isópodos gigantes en el acuario de Toba en la Prefectura de Mie, Japón. Prepara platos de caballa para los crustáceos y, uno de ellos, cumple el cuarto aniversario de su negativa a comer nada en absoluto.

isópodo giganteSi no has visto antes un isópodo gigante - o tal vez lo hayas visto en una foto y creíste que era una broma - se ve como una versión muy grande de una cochinilla, una patata con patas o, mejor, una cucaracha. Con estas últimas, el parecido es muy fuerte porque están estrechamente relacionados, aparte de la forma de vida y las obvias diferencias de tamaño. El isópodo gigante vive a 100 metros bajo el mar. Son astutos basureros que se han adaptado a pasar largos períodos de tiempo sin comida. Sin embargo, cuando está presente, pueden tener apetitos voraces, a veces incluso morder y cortar cables submarinos.

Sin embargo, para el isópodo del Sr. Moritaki esto no ha sido así. El Acuario de Toba tiene dos isópodos gigantes, uno de ellos cariñosamente llamado "Nº 1" ha estado en huelga de hambre desde el 2 de enero de 2009. El Sr. Moritaki ha tentado a Nº 1 con una caballa entera delante de los medios de comunicación, colocando el pescado muerto delante de la cara del isópodo. En un primer momento, No.1 comenzó a meter al pez entre sus patas delanteras y frotar su cara contra él. Pero el personal del acuario no se dejó engañar. Ellos han visto antes este truco.

Por alguna razón desconocida el isópodo, de 29 cm de largo, finge comer, pero vuelve rápidamente a alejarse de la comida. El acuario ha tratado de recrear la temperatura óptima tanto para la alimentación y la cría de los isópodos gigantes, pero su comportamiento sigue frustrando el personal. "Sólo quiero que coma algo de alguna manera. Se va a debilitar en este estado", dijo el Sr. Moritaki sosteniendo su cabeza entre las manos.