updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Especies olvidadas: el arapaima o 'pez dinosaurio'

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
pez arapaima

Habitando sólo en la Amazonía, están entre los peces de agua dulce más antiguos del mundo

Todo el mundo conoce al tigre, el panda, la ballena azul, pero ¿qué pasa con hasta las otras treinta y cinco millones de especies estimadas que habitan nuestra Tierra? Muchas de estas maravillosas, impresionantes y raras especies han recibido poca atención de los medios de comunicación, grupos conservacionistas y el público.

Retrocedamos unos 14.000 años (o hasta 50.000 dependiendo de con quién se hable), ya que esta es la primera vez que los seres humanos encuentran los meandros, un sistema fluvial aparentemente interminable de la Amazonía. Ciertamente, los primeros amazónicos del mundo habrían quedado sorprendidos por las bestias gigantes de la región, como perezosos y mastodontes (ambos ahora extintos), así como osos hormigueros, armadillos, tapires, en la actualidad el mayor animal terrestre del continente. Pero estos primeros exploradores podría haber quedado aún más sorprendidos por lo que moraba en los ríos: anacondas, caimanes y el arapaima. Espera, ¿el qué?

 

"Los arapaima (Arapaima gigas) son como fósiles vivientes, y están entre los peces de agua dulce más antiguos del mundo. Sólo se encuentra en el Amazonas y los afluentes del río Esequibo, donde se sitúan entre los peces de agua dulce más grandes del mundo, alcanzando hasta tres metros de largo", explica Lesley DeSouza del John G. Shedd Aquarium de Chicago, que está apoyando los esfuerzos de conservación del arapaima en Guyana.

pez arapaima y Lesley DeSouza

Debido a su enorme tamaño y el hecho de que prácticamente no se han encontrado cambios en el registro fósil desde hace 23 millones de años, Souza dice que al arapaima se le conoce como el "pez dinosaurio". Pero, mientras que la especie nunca vivió en la época de los dinosaurios, su aspecto primordial sin duda trae a la mente la imagen popular de esas bestias prehistóricas.

Este monstruoso pez puede pesar entre 200 a 400 libras (90 a 180 kg), y es probable que sirviese como la fuente de alimento más importante para los primeros pueblos de la Amazonía, al igual que lo hace en la actualidad para muchas tribus indígenas. Aunque la mayor parte del arapaima tiene visualmente las características más notables de los peces, muchos aspectos de su historia natural le pusieron en un aparte.

pez arapaima y Lesley DeSouza

"Los arapaima están obligados a respirar aire, lo que significa que tienen que llegar por vía aérea cada 10 a 20 minutos". El arapaima evolucionó este comportamiento debido a los bajos niveles de oxígeno en los ríos amazónicos, mientras que los peces no tienen pulmones adecuados, han evolucionado un tejido especial en la vejiga natatoria que procesa el oxígeno.

Hasta que los humanos llegaron a la escena, el arapaima estaba entre los principales depredadores en sus sistemas fluviales. Nada se atrevió a atacarle, porque sus escamas duras, pero flexibles, le protegen, y ni siquiera pueden ser penetradas por los dientes de piraña. Sus escamas son tan eficaces que los ingenieros están estudiando posibles aplicaciones modernas.

Sin embargo, su necesidad de tomar aire aproximadamente cada diez minutos los hizo repentinamente vulnerables a la nueva especie en la escena: el homo sapiens armado con lanzas. Desde entonces, durante decenas de miles de años, los seres humanos en la Amazonía han dependido del arapaima como fuente vital de proteína. Pero la sobrepesca en el siglo XX dio lugar a un descenso masivo del arapaima en muchas partes de su área de distribución. Se han dictado varias leyes de conservación para regular la pesca de la especie, pero todavía tienen que recuperarse muchas poblaciones y están aumentando nuevas amenazas.

arapaima (Arapaima gigas)

"El Arapaima requiere un hábitat considerablemente saludable. Amenazas de desarrollo, la explotación petrolera, la minería de oro, la explotación forestal y la agricultura en los bosques o ríos de los alrededores hacen crítica la investigación para el avance de las iniciativas de gestión sostenible de esta especie en peligro de extinción", dice Souza.

Sin embargo, en zonas remotas de la Amazonia, como el río Rewa en Guyana, el arapaima sigue siendo abundante.

"Viajé a este río durante más de un mes y me di cuenta de las altas densidades de arapaima que se encuentran en este sistema en comparación con otras regiones", dice Souza. "Al unirme al John G. Shedd Aquarium como investigadora postdoctoral asociada, tuve la oportunidad de diseñar un proyecto para ampliar el conocimiento de la biología básica del arapaima que puede ayudar a su conservación a largo plazo".

Sin embargo, el proyecto arapaima incluyó un componente difícil, su etiquetado. Una cosa es lanzar sobre el arapaima un arpón, o una red, pero la captura, manipulación y etiquetado de un gigante de 180 kilos con las manos es harina de otro costal.

"Hace varios meses que tenía mis dudas (como mi equipo) de si seríamos capaces de marcar peces más grande que yo", dice Souza. "Con la gran ayuda de los pobladores locales y auxiliares de campo, hemos sido capaces de marcar 20 arapaima. Actualmente estoy en el comienzo del seguimiento de los arapaima marcados en la temporada de lluvias y están en movimiento. El agua está subiendo rápidamente y los peces se dirigen río arriba".

arapaima (Arapaima gigas)

A pesar del papel del arapaima en la vida indígena, los científicos saben muy poco acerca de ellos. DeSouza está trabajando para cambiar eso mediante el descubrimiento de las rutas de migración del pez gigante.

"La clave para la protección del arapaima es saber más sobre la biología básica de la especie. La comprensión de sus movimientos básicos son importantes para determinar los sitios críticos para la alimentación y reproducción, además de la extensión de un sistema de drenaje que utilizan", explica Souza, y señaló que estos datos ayudarán a los conservacionistas a desarrollar las áreas protegidas y los planes de gestión en Guyana . El misterio de la conducta del arapaima se magnifica por el hecho de que las poblaciones separadas parecen comportarse de manera diferente.

"Además, en estrecha colaboración con las comunidades indígenas, he escuchado muchos relatos anecdóticos indocumentados del comportamiento del arapaima", señala Souza. "Este es sin duda un vacío que tenemos que llenar en la investigación del arapaima".

Aunque no tan reconocible para el mundo exterior como los jaguares y los osos hormigueros gigantes, en Rewa Village, al menos, el arapaima se han convertido en "un símbolo de gran orgullo", según Souza.

"Se ha sobreexplotado al arapaima durante muchos años para obtener ingresos. Se comenzó a ver cada vez menos arapaima y se dieron cuenta que estaban amenazando sus recursos naturales. Después de la promesa de no pescar arapaima, actualmente Guyana contiene la mayor densidad de arapaima".

cabeza de pez arapaima de la Amazonía

cráneo de pez arapaima de la Amazonía

Los científicos se han centrado durante mucho tiempo en el estudio de los animales terrestres de la Amazonía, pero los sistemas fluviales soportan algunas de las comunidades más diversas de agua dulce en el mundo. El río Amazonas por sí mismo (sin incluir afluentes) cuenta con más de 3.000 especies de agua dulce, y muchas especies permanecen sin descubrir, y mucho menos han sido objeto de alguna investigación. Peor aún, un informe de 2009 encontró que la probabilidad de extinguirse las especies de agua dulce del mundo era de cuatro a seis veces más grande que sus contrapartes en tierra o en el mar. Sin embargo, un nuevo grupo de científicos como DeSouza están trabajando no sólo para entender mejor las especies de agua dulce, también para salvarlas antes de que sea demasiado tarde. Ciertamente, el arapaima es tan vital para el Amazonas como cualquiera de sus primos terrestres gigantes.

"El arapaima tiene una presencia majestuosa", dice DeSoua. "Antes de manipular un arapaima quiero verle nadar y ver con asombro como su gran cabeza ósea se levanta por el aire y entra suavemente en el agua titilando sus escamas moteadas de rojo. Cuando lo encontré por primera vez yo estaba en una posición de pleno respeto al pez. Incluso después de manejar más de veinte en mi investigación, todavía siento como una experiencia surrealista interactuar con un dinosaurio viviente".

Crédito imágenes: Shedd Aquarium