updated 1:19 AM CEST, Sep 28, 2016

El pirosoma: Probablemente nunca has oído hablar de este animal marino

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
pirosoma gigante

Para muchos científicos los pirosomas son como los unicornios. Completamente improbables, completamente misteriosos

Un pirosoma es en realidad una colonia compuesta de cientos y a veces miles de individuos conocidas como zooides. Los individuos trabajan al unísono para propulsar la colonia a través del agua.

"Si un Borg y un soldado Clon tuvieran un bebé, sería una pirosoma", explica la bióloga marina Rebecca Helm:

Un pirosoma alargado es en realidad una colección de miles de clones, con cada individuo capaz de copiarse a sí mismo y añadirse a la colonia. Y a diferencia de los miembros de los Borg, que están conectados mentalmente, los miembros del pirosoma están conectados físicamente - en realidad comparten tejidos. Y mientras que los Borg viven en un gran barco aterrador, los pirosomas son el gran barco aterrador. Toda la colonia tiene la forma de un dedal gigante con un punto en un extremo y una abertura en el otro, y en algunas especies esta abertura puede ser de hasta 6 pies (2 metros) de ancho - lo suficientemente grande como para quepa dentro un humano adulto.

Los zooides individuales están unidos por una "túnica gelatinosa". Entonces, ¿cómo logran moverse tan al unísono las criaturas individuales? Eso sería con la ayuda de, sí, la "túnica gelatinosa". Que une a todos juntos en un cuerpo gelatinoso. Ewwwww... Y también: ooooooh!!!

Pueden llegar a medir hasta 60 pies de largo (más de 18 metros). Se ven, dice el periodista científico Carl Zimmer, como una gigante "manga de viento viva".

Pertenecen a un grupo de océano-errantes conocido como "ascidias pelágicas".

Los científicos se refieren a ellos, sólo con un poco de ironía, como "los unicornios del mar". Son tan, tan raros. Incluso creo que los llaman así algunos biólogos marinos - la gente cuyo trabajo es estudiar diversos animales de aguas profundas. "A pesar de su carácter improbable", dijo David Bennett, estos "horribles gigantes", engendro de los peores villanos de las películas, en realidad son delicados y frágiles. Los extraños unicornios del mar". (Ver: El narval, extraño unicornio marino).

Son bioluminiscentes. Realmente reciben su nombre de esta característica: en griego "piro" significa "fuego", y "soma" significa "cuerpo". ¡Cuerpos de Fuego! Su luz azul-verdosa se ha visto a más de 100 metros de distancia. En 1849, el biólogo TH Huxley escribió esto acerca de las criaturas que emiten luz:

Acabo de ver la luna entera en toda su gloria, y miró a las lunas menores, el hermosa pirosoma, brillando como cilindros al rojo vivo en el agua.

pirosoma bioluminiscente

Y, además, emiten luz juntos. Como dice Joseph Jameson-Gould, "cada individuo zooide es capaz de emitir luz y, cuando lo hace uno, los vecinos también lo hacen. A veces la luz de una colonia hará que empiece a iluminarse toda otra colonia. Es como si se comunicasen... hablar... hablar".

Son "esponjosos". Sí, esponjosos. Esa es la forma en que los describe Helm. Y un buceador describe un pirosoma de esta manera: "Sentí como una boa de plumas exquisitamente suave".

Se mueven por multitarea. Los pirosomas son filtradores - que comen plancton - y hacen su alimentación por filtración de agua rica en plancton, y luego la expulsan del interior por el hueco de la colonia. "Con la fuerza combinada de cada zooide el agua está siendo impulsada en esta cavidad y luego la expulsan por la parte trasera de la colonia, por lo tanto la propulsan a lo largo de ella", explica el biólogo David Bennett "en un maravillosamente simple acoplamiento tanto de alimentación y movimiento".

pequeña colonia pirosoma

Su movimiento es mucho más elegante que el de otros animales similares. Mientras que otras criaturas - llamados cefalópodos - utilizan la propulsión a chorro, los pirosomas son el único animal que lo hace de manera fluida. "Porque cada miembro es un plancton", señala Helm, "deben aspirar constantemente el agua sobre sus cestas, y constantemente soplar residuos fuera del centro hueco. Así se están moviendo a un ritmo constante, aunque a velocidad muy lenta".

Lo cual es aún más notable, teniendo en cuenta que el animal es en realidad una colección de animales.

Pueden ayudar a curar enfermedades de los humanos. La bioluminiscencia - especialmente la versión colectiva que realizan los zooides pirosomas - sigue siendo un misterio para los científicos. Pero la investigación de pirosomas, así como a otras criaturas capaces de ser luminiscentes, nos puede llevar a una nueva comprensión de la biología celular. "Se han desarrollado una gran variedad de técnicas de laboratorio", dijo David Bennett, "ayudando a los científicos a descubrir muchos fenómenos nuevos, y para al desarrollo de tratamientos para muchas enfermedades".

Vale la pena señalar, que en 2008 un equipo de investigadores obtuvo el Premio Nobel de Química por su trabajo con una medusa bioluminiscente.

pirosoma de una colonia de zooides

Son misteriosos. Nosotros simplemente no sabemos mucho acerca de estas criaturas reunidas en colonias. "Los pirosomas son como los unicornios", dice Rebecca Helm. "Completamente improbables, completamente misteriosos".

Muchos están aterrorizando con estos "monstruos de las profundidades" que en realidad son totalmente amigables. Se alimentan de plancton, y se alimentan por filtración - por lo que, a diferencia de sus terroríficos compañeros bajo el mar como el calamar gigante, no tienen dientes o incluso tentáculos. Ellos hacen lo suyo, en silencio, con serenidad. "Los pirosomas se ven aterradores", dice Helm, "pero al igual que muchos gigantes del mar en realidad son animales filtradores".

Crédito imágenes: Stefan Siebert