updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Desenredan el misterio de los "años perdidos" de las tortugas marinas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

transmisor por satélite en una tortuga marina

Algunas tortugas vagaron hasta una distancia de 4.300 kilómetros

Debe ser difícil para las tortugas bobas mama. Después de que eclosionan su huevos, su pequeña descendencia se escabulle por la playa, donde muchas de ellas son devoradas por los pájaros hambrientos. Aún más comidas por los peces. Por si fuera poco, las sobrevivientes se dirigen rápidamente hacia el mar y desaparecen. Ellas nunca escriben, nunca llaman.

Ahora, los investigadores han publicado los primeros datos de seguimiento por satélite de tortugas marinas juveniles, trazando un viaje tranquilo bajo el sol. Las tortugas juveniles de dejan flotar libremente hacia el norte por la Corriente del Golfo, y luego se dirigen hacia las Azores. En el camino pasan la mayor parte de su tiempo entre las olas, y el sol ayuda a elevar su temperatura corporal. "Los datos de este puñado de tortugas podrían llevar a algunos desarrollos muy importantes" en la comprensión de las poblaciones de tortugas, dice Nathan Putman, un biólogo de tortugas en la Universidad Estatal de Oregón, Corvallis.

La vida temprana de la caguama (también conocida cono boba, cayume, o cabezona - Careta careta) y otras tortugas marinas antes se llamaba "los años perdidos", porque nadie sabía exactamente dónde iban. Pero en las últimas décadas, los investigadores han construido la historia natural de los animales a partir de observaciones de buques, el patrón de las corrientes oceánicas y otros datos. Más recientemente, otros científicos han estudiado los isótopos de tejido de tortuga para analizar su dieta y lugares del pasado y ha creado simulaciones por ordenador de su viaje.

La imagen básica es la siguiente: Las crías se dirigen hacia el mar para evitar los peces, tiburones y otros depredadores. Una vez fuera de la plataforma continental, finalmente terminan en una corriente llamada giro subtropical del Atlántico Norte. Unos años más tarde, vuelven a sus lugares de nacimiento en la costa este de los Estados Unidos.

Las marcas por satélite han ayudado a los investigadores a rastrear las tortugas adultas. Sin embargo, los transmisores de tamaño de un ladrillo eran demasiado grandes para las tortugas jóvenes. A medida que la tecnología se hizo más pequeña la bióloga marina Katherine Mansfield, de la Universidad de Florida Central, Orlando, fue capaz de utilizar transmisores del tamaño de los teléfonos inteligentes.

transmisor por satélite para tortugas marinas

transmisor por satélite en una tortuga marina

transmisor por satélite en dos tortugas marinas

Las células solares ayudaron a reducir el tamaño y peso al requerir menos baterías. Mansfield y sus colegas recogieron 17 crías bobas, cada una de 3 a 4 centímetros de diámetro, de las playas en el sureste de Florida. Fueron criadas en el laboratorio hasta que tuvieron de 3 a 9 meses de edad - lo suficientemente grandes para pegarles los transmisores - y les lanzaron desde un barco a unos 18 kilómetros de la costa.

Los transmisores sobrevivieron entre 27 y 220 días, durante los cuales algunas tortugas vagaron hasta una distancia de 4.300 kilómetros, informó el equipo ayer en las Actas de la Royal Society B. Como era de esperar, las tortugas se dirigieron hacia el norte con la Corriente del Golfo, entonces la mayoría gitro hacia el este alrededor de Cabo Hatteras en Carolina del Norte. Los caminos eran consistentes con lo que habían predicho los modelos informáticos de Putman. Las tortugas no fueron en dirección recta a las Azores, sino girando alrededor de pequeños remolinos y tratando de evitar el agua más fría. También pasaron casi todo su tiempo en la superficie, y Mansfield sospecha que esto es para ayudar a mantener el calor. "Es un poco una cosa de sentido común", dice Mansfield. (También pueden estar esperando desarrollar la capacidad pulmonar para el buceo).

viaje de las tortugas marinas juveniles

Siete tortugas se aventuraron en el mar de los Sargazos, en el interior del giro. Además de los crustáceos y otros alimentos, la planta de materia oscura no absorbe el calor del sol. Los transmisores mostraron que la temperatura de la concha de la tortuga fue de alrededor de 4°C a 6°C más caliente de lo esperado. "Ellas están absorbiendo una gran cantidad de luz solar", dice Mansfield. Eso es emocionante para otros investigadores de tortugas. "Se trata de los primeros datos para documentar los beneficios termales de superficie habitable para tortugas marinas oceánicas jóvenes", dice Alan Bolten del Centro Archie Carr para la Investigación de Tortugas Marinas de la Universidad de Florida en Gainesville.

viaje de las tortugas marinas juveniles

Los resultados son una "demostración bastante limpia y clara" de dónde van las tortugas durante la juventud, dice Putman. Y al mostrar cómo puede variar la temperatura, plantean la cuestión de cómo podrían afectar diversas rutas de migración el crecimiento de las tortugas e incluso la dinámica de población, añade. Por ejemplo, las tortugas que llegan a la calidez de las Azores pueden madurar más rápidamente que las que van a aguas más frías en otros lugares. Bolten advierte que las tortugas en el estudio son más grandes que las crías, pero Mansfield dice que espera que sus movimientos serían similares.

Artículo científico: First satellite tracks of neonate sea turtles redefine the ‘lost years’ oceanic niche