updated 10:13 PM CET, Dec 10, 2016

Fuegos en el mar

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

fuego en el mar de Henry Compton

Extraños peces luminosos se encienden en las profundidades del océano

Las acuarelas de Enrique Compton capturan las cualidades extrañas, misteriosas e impresionantes de los habitantes de aguas profundas de nuestro planeta.

El ambiente frío y oscuro de las profundidades del mar es el hogar de algunas de las criaturas más extrañas del planeta. No sólo sobreviven estos habitantes del océano en condiciones extremas, sino que muchos de ellos también iluminan el oscuro vacío con órganos bioluminiscentes.

El biólogo marino Henry Compton estuvo presente en muchos de los primeros cruceros en el Golfo de México, donde se recogieron estos peces por primera vez. Compton pasaba horas en un cuarto oscuro que construyó debajo de una escalera en su laboratorio para fotografiar estos asombrosos especímenes.

fuego en el mar de Henry Compton

Compton fue también un talentoso artista y pintó acuarelas sobre la base de sus fotografías. Llamó a la serie de pinturas "Fire in the Sea" (Fuego en el mar). Las siguientes son varias pinturas elegidas de su colección.

Los opuestos se atraen

Linophryne arborifera

El nombre científico del pejesapo de barbas es Linophryne arborifera. Las hembras de esta especie desarrollan en la cabeza un señuelo bioluminiscente, así como una larga barba como una rama en su mandíbula inferior.

Los machos y las hembras de esta especie son una prueba más de que los opuestos se atraen. Las hembras crecen hasta una longitud de hasta 225 milímetros, pero los machos crecen a cerca de 30 milímetros. Los machos no tienen el misterioso plumaje lucido por las hembras, y también son de naturaleza parasitaria, adhiriéndose al vientre de las hembras para aparearse.

Ninguna comida es demasiado grande

Chiasmodon niger

El engullidor negro, Chiasmodon niger, se caracterizan por sus tres dientes caninos en cualquiera de los maxilares. El segundo y tercer caninos son depresibles, con el tercer canino apuntando hacia el interior de su boca.

Lás mandíbulas únicas y el enorme estómago del engullidor negro le permiten tragar comidas que son mucho más grandes que su propio cuerpo. El pez se ve aquí con el estómago lleno, pero como escribe Compton, es sólo temporal: "[Él] escupe huesos de la mandíbula sin digerir, pómulos y la columna vertebral... y de nuevo inspecciona el mundo con hambre".

Nace como un macho, muere como una hembra

Gonostoma elongatum

La luciérnaga dentada, Gonostoma elongatum, tiene un cuerpo largo y delgado y una gran boca con dientes como colmillos. Con escamas bioluminiscentes que brillan intensamente, Compton describe los peces como "una réplica en tiras de 4 pulgadas del Strip de Las Vegas".

La especie es aún más notable por el cambio de género en su ciclo de vida. Todos Gonostoma elongatum nacen como machos, pero con el tiempo se transforman en hembras más adelante en sus vidas.

Un comida fácil

Thaumatichthys axeli

Este pez marino de la familia de las brótulas vivíparas, Thaumatichthys axeli (pescador linterna de boca), tiene un método innovador para atraer a su presa. Mientras que muchas criaturas en estas profundidades, unos 3.600 metros bajo la superficie, usan un apéndice que brilla intensamente para atraer a una comida un poco más cerca, el señuelo del pescador linterna de boca cuelga en realidad en el interior de su boca. Si una criatura inocente cae en la trampa, ya es demasiado tarde.

Las avanzadas habilidades de caza de la criatura no se le escaparon a Compton. "La luz de la linterna no reúne a las presas desde fuera, sino que las atrae al interior para ser aplastadas", escribió del pez.

Un señuelo como un látigo

Macrostomias longibarbatus

A diferencia del pescador linterna de boca, el pez dragón escamoso, Macrostomias longibarbatus, atrapa a su presa con una bombilla que produce una luz al final de una larga barbilla en forma de látigo. El apéndice de la criatura para atraer a las presas puede crecer hasta 11 veces la longitud de la cabeza. La configuración permite que el pez rodee a su distraída presa sigilosamente por detrás.

"La noche le pertenecía a él. La noche le pertenecía a él. Le cuelga un largo látigo en la barbilla", escribe Compton.

Armado hasta los topes

Monocentris japonica

El pez piña de pino, Monocentris japonica, es tan resistente como lo indica su nombre. Su cuerpo está cubierto de escamas amarillas semejantes a una armadura que se destacan del cuerpo negro.

Es el único pez en el mundo con una aleta dorsal de cinco columnas vertebrales, que se asemeja a una "valla de piquete borracha", como lo describe Compton.

Una sonrisa mortal

Malacosteus niger

El pez demonio de mandíbula floja, Malacosteus niger, tiene una sonrisa que puede matar.

La mandíbula inferior de este dentudo tiene alrededor de 30 dientes dispuestos en grupos formados por un solo diente seguido de varios dientes pequeños. Su boca no tiene fondo y está ausente de cartílago, lo que le permite tragar peces cuatro veces su tamaño.

Pecho lleno de fuego

Searsia

Los miembros del género Searsia se encuentran en el Atlántico, Pacífico e Índico. Estos peces tienen glándulas detrás de las branquias que rocían en el agua una corriente bioluminiscente: ¿qué Compton llama "una chorro de chipas de su bolsa del hombro... que parecen bengalas".

No está claro si los peces lanzan este truco para atraer a sus presas, localizar a un compañero o evadir un depredador.

Fotos cortesía de: Fire in the Sea: Bioluminescence & Henry Compton's Art of the Deep by David A. McKee, published by the College Station: Texas A&M University Press. © 2014 by David A. McKee. All rights reserved.