updated 3:01 PM CEST, Sep 29, 2016

Peces gaitero cortejan a hembras y rechazan a rivales con sus "canciones"

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

pez sapo lusitano (Halobatrachus didactylus)

Las llamadas dicen a otros cuán grande es el pez y qué tan fuerte y saludable está, e incluso cantan en coro

El pez sapo lusitano o lusitánico (Halobatrachus didactylus) vive en el fondo, en grietas de las rocas o sedimentos fangosos en el suelo del océano Atlántico y el mar Mediterráneo

Silba, gruñe y grazna. El pez sapo lusitano es un pez muy musical. Hace al menos cinco tipos de llamadas, y los machos hasta cantan en coro para atraer a su pareja con sus largos sonidos tonales rítmicos.

pez gaiteroAhora parece que las llamadas tienen otra función: el mantener a distancia a machos entrometidos. El pez sapo lusitano puede alcanzar más de medio metro de longitud y pesar más de 2 kilogramos. Tienen cabezas grandes, planas y bocas anchas, dándoles la apariencia de sapo por la que están nombrados.

Durante la temporada de apareamiento, de mayo a julio, los machos crean nidos debajo de las piedras y luego cantan para atraer a las hembras. Los machos son territoriales y defienden sus nidos de intrusos. Después del apareamiento, las hembras dejan sus huevos pegajosos en el nido y el macho los cuida hasta que los jóvenes tengan la edad suficiente para valerse por sí mismos, como a las tres o cuatro semanas.

Aunque ya se pensaba que las llamadas actuaban como una señal de aviso de fortaleza para otros machos, no había evidencia directa de esto. Así Clara Amorim, del ISPA Instituto Universitario de Portugal, y sus colegas decidieron probar esta hipótesis silenciando a pez sapo macho y ver lo que pasaba.

Silenciando a un pez ruidoso

El pez sapo lusitano hace sus cantos contrayendo los músculos en sus vejigas natatorias, que liberan aire. Diferentes sonidos resultan de diferentes velocidades de contracción. Piensa en ello como un gaitero bajo el agua.

Amorim y sus colegas silenciaron a algunos lusitanos cortando y desinflando sus vejigas natatorias bajo anestesia. Estos peces aún podrían contraer sus músculos, pero no podían hacer ningún sonido.

Encontraron que los nidos de los machos silenciados eran más propensos a ser entrometidos, probablemente porque no fueron capaces de cantar. Sus resultados sugieren que las llamadas son señales de fortaleza efectivas, reduciendo el riesgo de intrusiones territoriales y, por tanto, las adquisiciones de nidos.

Halobatrachus didactylus

"Los cantos son una forma barata de excluir a los intrusos sin involucrarse en una pelea", dice Amorim. "Para ver que un nido está ocupado es más eficaz escuchar si hay un macho en el nido con ganas de defender su territorio".

Algunos aspectos de las llamadas del pez sapo, como la frecuencia y el intervalo de pulso, se asocian con el tamaño de los peces, lo que significa que otros individuos pueden utilizarlas para evaluar la calidad de las potenciales parejas o la capacidad de lucha de los rivales.

El pez sapo lusitano no es único en hacer ruido subacuático. Los arenques "se tiran pedos" para encontrarse uno al otro en la oscuridad, el pez payaso chasqueando sus mandíbulas para advertir a los intrusos que se mantengan alejados y otra especie de pez sapo llora como un bebé.

El estudio se publicó en Journal of Experimental Biology: How effective are acoustic signals in territorial defence in the Lusitanian toadfish?