updated 12:54 PM CEST, Oct 1, 2016

Raro nautilus avistado por primera vez en tres décadas

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

nautilius Allonautilus scrobiculatus

El Allonautilus scrobiculatus ha sobrevivido las dos extinciones masivas más grandes en la historia de la Tierra

A principios de agosto el biólogo Peter Ward volvió del Pacífico Sur con la noticia de que se encontró con un viejo amigo, uno que no había visto en más de tres décadas. El profesor de la Universidad Washington había visto lo que considera uno de los animales más raros del mundo, un encuentro que puede ser aún más infrecuente si continúan las prácticas de pesca ilegales.

La criatura en cuestión es un Allonautilus scrobiculatus, una especie de nautilus que Ward y un colega habían descubierto previamente cerca de la Isla Ndrova en Papúa Nueva Guinea. Los nautilus son pequeños primos lejanos de calamares y sepias. Son un antiguo linaje de animales a menudo bautizados como un "fósil viviente" porque sus distintivas conchas aparecen en el registro fósil durante un impresionante período de 500 millones años. Ward dice que este reciente avistamiento de unos Allonautilus indica que todavía hay mucho que aprender acerca de estas criaturas.

"Antes de esto solo dos hombres habían visto al Allonautilus scrobiculatus", dijo Ward, que da clases en la UW tanto en el Departamento de Biología como en el Departamento de Ciencias de la Tierra y el Espacio. "Mi colega Bruce Saunders del Bryn Mawr College encontró primero un Allonautilus, y yo los vi unas semanas más tarde".

Esos avistamientos fueron en 1984, cuando Ronald Reagan estaba terminando su primer mandato como presidente. Ward y Saunders recogieron para su análisis varias muestras de Allonautilus scrobiculatus y se dieron cuenta de que su branquias, mandíbulas, forma de concha y estructuras reproductivas masculinas difieren significativamente de otras especies de nautilus.

nautilius Allonautilus scrobiculatus"Algunas características del nautilus como la concha que le dan la etiqueta 'fósil viviente' puede que no hayan cambiado desde hace mucho tiempo, pero otras partes si", dijo Ward.

Los Allonautilus también tiene un accesorio distintivo, claramente visible en las fotografías.

"Tiene esta gruesa peluda y viscosa cubierta en su caparazón", dijo Ward. "Cuando vimos por primera vez eso nos quedamos asombrados".

Este nautilus viscoso resultó ser aún más difícil de encontrar que sus hermanos. Aparte de otro breve avistamiento por Saunders en 1986, el Allonautilus desapareció hasta julio de 2015, cuando Saunders volvió a Papúa Nueva Guinea para estudiar poblaciones de nautilus. Ya que los nautilus son expertos carroñeros, Ward y sus colegas colocaron cada noche un sistema de "cebo en un palillo" con pescado y carne de pollo en suspensión en un poste entre 500 y 1.300 pies por debajo de la superficie y la actividad fue filmada alrededor del cebo durante 12 horas.

"Empezamos a usar este enfoque en 2011", dijo Ward. "Ese año, aparecieron alrededor de 30 nautilus y cada día veíamos las películas de la noche anterior a una velocidad de 8X. Había un montón de "ohs" y "ahs".

La filmación de una noche desde un sitio cerca e la Isla Ndrova mostró un Allonautilus acercándose al cebo después de una ausencia de 31 años en la vida de Ward. Pronto se unió otro nautilus, y los dos lucharon por llegar al cebo hasta que un pez luna llegó a la escena.

"Durante las siguientes dos horas el pez luna estuvo golpeando con la cola", dijo Ward.

El equipo también utilizó trampas cebadas para capturar varias nautilus, incluyendo al Allonautilus, a una profundidad de alrededor de 600 pies. Como a la mayoría de nautilus no les gusta el calor, los investigadores los llevaron a la superficie en agua fría para obtener pequeñas muestras de tejido, concha y mucosas y medir las dimensiones de cada animal. A continuación, los animales eran transportados de regreso a su lugar de captura para su liberación.

nautilius Allonautilus scrobiculatusWard y sus colegas usaron esta información para determinar la edad y el sexo de cada animal, así como la diversidad de cada población de nautilus en el Pacífico Sur. A través de estos estudios han aprendido que la mayoría de las poblaciones de nautilus están aisladas unas de otras, ya que sólo pueden habitar en un estrecho rango de profundidad del océano.

"Ellos nadan justo por encima de la parte inferior de donde quiera que estén", dijo Ward. "Al igual que los submarinos, 'eligen profundidades', donde van a morir si van demasiado profundo y las aguas superficiales son tan cálidas que por lo general no pueden ir hasta allí. Agua a unos 2.600 pies de profundidad es donde se encuentran más a gusto".

Estas restricciones sobre dónde pueden ir los nautilus significan que las poblaciones cercanas a una isla o arrecife de coral pueden diferir genéticamente o ecológicamente de los de otra. Los resultados también representan un desafío para los conservacionistas.

"Una vez que se hayan ido de un área, se han ido para siempre", dijo Ward.

La pesca ilegal y las operaciones "mineras" para conchas de nautilus ya han diezmado algunas poblaciones, dijo Ward. Esta práctica sin control podría amenazar un linaje que ha existido más tiempo que los dinosaurios y sobrevivieron las dos extinciones masivas más grandes en la historia de la Tierra. En septiembre, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos decidirá si considera a los nautilus una especie protegida en virtud de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestre, o tratado CITES. Dicha protección podría frenar el comercio internacional de conchas de nautilus con el objetivo de reducir su cosecha a través del Pacífico.

"Tal como está ahora la minería del nautilus podría causar su extinción", dijo Ward.

Ward espera ver un Allonautilus de nuevo, sobre todo porque a él le gustaría estudiar cómo esta especie, que surgió hace relativamente poco tiempo de acuerdo a las pruebas genéticas, se comporta de forma diferente a otros nautilus. Su rareza hace esta tarea difícil.

"No están más que cerca de esta pequeña isla", dijo Ward. "Este podría ser el animal más raro del mundo. Tenemos que saber si el Allonautilus vive en cualquier otro lugar, y no lo sabremos hasta que no vayamos por ahí y miremos".