updated 4:51 PM CEST, Sep 30, 2016

El más pequeño y adorable caballito de mar

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

caballito de mar pigmeo

El caballito de mar pigmeo adopta un excelente camuflaje del color y aspecto de las gorgonias a las que se sujeta

Debido a que eran un poco ingenuos, los antiguos griegos creían que una pequeña raza de humanos conocidos como los pigmeos hicieron eterna batalla con las grullas que, para ser justos, pudo ser bastante desigual. Hoy en día la palabra "pigmeo" sigue viva en zoología para describir cualquier número de especies más pequeñas que sus homólogas, como hipopótamos pigmeos, cabras enanas e incluso orcas pigmeas. La más mágica entre los pigmeos, sin embargo, es una minúscula criatura que te golpea en la cara con ternura... si eres capaz de encontrarle: Es el encantador caballito de mar pigmeo fantásticamente camuflado.

En mi opinión este es el camuflaje más difícil en el mar. Mientras que un montón de criaturas oceánicas se mezclan con su entorno, el bien llamado pez piedra, por ejemplo, se parece mucho a un pez, y aún más a una piedra, y la sepia cambia célebremente su color de piel y la textura sobre la marcha para que coincida con su entorno, el caballito de mar pigmeo hace las cosas de manera diferente. Cuando es un juvenil se instala en un coral y, a continuación, adopta un número de colores a juego y vive el resto de su vida con ese disfraz. Eso es muy, muy raro para un animal.

caballito de mar pigmeo

Nadando en los arrecifes de Australia y el Sudeste de Asia hay siete especies de caballito de mar pigmeo con una longitud entre media pulgada y una pulgada de largo (de 1,25 a 2,5 cm), lo suficientemente pequeños como para caber en nuestra uña. Pero de ahora en adelante cuando digo "caballito de mar pigmeo" me refiero a sólo dos, los caballitos de mar pigmeos de Bargibant y de Denise, que se pegan a los abanicos de mar de coral conocidos como gorgonias. Las otras especies también son bellas, pero estas dos son las más espectaculares.

Las gorgonias tienen una variedad de colores y esto presenta un problema para los caballitos de mar. Si, por ejemplo, son de color rosa y sólo pueden encontrar gorgonias naranja en lugar de gorgonias rosa, su camuflaje sería inútil. Así que cuando un caballito de mar pigmeo se aferra como juvenil a una gorgonia de tonos oscuros, comienza una increíble transformación. "Viven en algunas especies de gorgonias que son verrugosas y ramificadas, y en otras que son suaves y de un rojo un poco más oscuro, o más claro", dice Matt Wandell biólogo del Steinhart Aquarium, quien fue el primero en criar caballitos de mar pigmeos. "Y así que en el transcurso de unos pocos días van a adaptarse a ese color y textura, verrugas y todo.

caballito de mar pigmeo

Esa transformación parece ser permanente, a diferencia del camuflaje temporal de la sepia. Para probar esto, Wandell colocó caballitos de mar ya transformados en tanques con gorgonias de un color diferente para ver si les gustaría volver a adaptarse, pero nada que hacer. "Parece que, hasta donde sabemos, es un interruptor de una sola vez", dice Wandell. "Se puede pensar que en ese sentido es tal vez como el lenguaje para un niño, se trata de un período de tiempo en el que se pueden adaptar a un determinado tipo de gorgonias".

El truco de camuflaje de la sepia es fácil de entender, está cubierta con células llamadas cromatóforos (como tienen otros cefalópodos como los pulpos y calamares), que se expanden o se contraen rápidamente y parpadean ciertos colores. Pero los científicos no tienen ni idea de cómo hace su cambio de color el caballito de mar pigmeo. No parece, sin embargo, que el caballito de mar esté utilizando señales visuales para asumir el color de la gorgonia (ya que el pigmeo también imita perfectamente las verrugas del coral).

caballito de mar pigmeo

Es desconcertante, desde una perspectiva evolutiva, el desarrollo del camuflaje: Los individuos que se parecen más a su entorno tienen una mejor oportunidad de evitar depredadores y sobrevivir al transmitir sus genes para este eficaz camuflaje. Con el tiempo, una especie acumula estos cambios en algo épico como el satánico gecko de cola de hoja (Uroplatus phantasticus) que parece exactamente una hoja... y sólo ligeramente a Satanás. Pero ¿por qué el caballito de mar pigmeo opta por "elegir" el camuflaje apropiado para su entorno cuando otros animales nacen con el suyo? Abundan los Misterios.

Lo que está claro, sin embargo, es que el camuflaje es de fiar. Los buzos han reportado pocos casos de depredación de los pigmeos, y los seres humanos ni siquiera los encontraron hasta 1969, y fue un accidente. Cuando un científico transportó una gorgonia a su mesa de disección apreció que había un par de pigmeos.

caballito de mar pigmeo

Probablemente ya conozcas que el sexo del caballito de mar es al revés, con el rol masculino como femenino para dar a luz a sus crías. Y eso es verdad hasta cierto punto. "En los caballitos de mar pigmeos, los machos son los que quedan 'embarazados', y digo embarazados entre comillas porque no es absolutamente la forma de pensar en el embarazo", dice Wandell.

Cuando una pareja se une, la hembra transfiere sus huevos a una bolsa en el vientre del macho, tal vez susurrando ahora vamos a ver cómo te gusta. Él les fertiliza, y los huevos se desarrollan dentro de él y eclosionan en pequeños caballitos de mar, que salen uno por uno, hasta 70 de ellos (al menos en la experiencia de Wandell con caballitos de mar cautivos, en su hábitat natural podría ser diferente). Los pequeños que con el tiempo desarrollarán esas protuberancias verrugosas, parecen ser atraídos a la luz y harán su camino a la superficie para alimentarse de plancton - huevos de peces y criaturas tan pequeñas que están a merced de la corriente - por dos o tres semanas de dispersión a lo largo y ancho. Entonces bajan a un arrecife, se sujetan a una gorgonia y comienzan su transformación.

caballito de mar pigmeo

Aquí el pigmeo espera a que la comida se le aproxime o, más específicamente a la gorgonia, que se compone de pólipos con tentáculos individuales que enganchan el plancton. "El plancton tiene cientos de miles de diferentes animales en él", dice Wandell. "Así que suponemos que este tipo de criaturas se pegan a los pólipos y los caballitos de mar pueden comerlos".

Y, de hecho, esta explotación puede haber sido lo que llevó al caballito de mar pigmeo a evolucionar para ser tan pequeño. "Una cosa que sabemos sobre la evolución en general es que cada vez que hay un nicho donde se puede derivar y explotadar la energía, algo va a llenar ese nicho", dice Wandell. "Y esa superficie de coral era algo que no fue aprovechada por otros animales".

Entonces, los caballitos de mar más pequeños tenían una ventaja, por lo que las especies evolucionaron para ser más pequeñas y más pequeñas para mezclarse mejor con las gorgonias. Estos no van a ganar ninguna pelea de patio con los demás caballitos de mar, los verdaderos, pero seguro que son muy buenos para esconderse.