updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

La conservación del pez más raro del mundo puede significar dejar que se extinga

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cachorritos del Agujero del Diablo (Cyprinodon diabolis)

El cachorrito del Agujero del Diablo vive allí hace tan sólo 255 años

El cachorrito del Agujero del Diablo - que se decía era el pez más raro conocido - no es lo que pensábamos.

Este cachorrito, Cyprinodon diabolis, vive en una única charca en medio del Valle de la Muerte, uno de los lugares más calientes de la Tierra. Habíamos asumido que se había aferrado a una existencia aislada en ese sitio cuando los glaciares retrocedieron y el valle se secó hace 10.000 años. Pero sus genes cuentan una historia diferente.

La especie es en realidad una recién llegada, después de haber colonizado el agujero de los manantiales cercanos - y luego separarse de sus antepasados - dentro de los últimos cien años. También ha estado intercambiando genes con especies afines de cachorrito de manantiales cercanos, a pesar del caliente y seco desierto que los separa.

Esto puede haber ocurrido durante las inundaciones o que peces, o sus huevos, puedan haber sido llevados entre las charcas por las aves o seres humanos, dice Christopher Martin de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, cuyo equipo analizó en la zona el ADN de especies de cachorrito.

Esta nueva imagen genética puede cambiar la forma en que los conservacionistas gestionan las especies de cachorrito en peligro de extinción del Valle de la Muerte.

El Agujero del Diablo es una fisura en la roca sólo 22 metros de largo y 3,5 metros de ancho que conduce a una vasta caverna inundada cuyo fondo no se ha encontrado todavía. Dentro de sus cálidas y oscuras aguas, pobres en oxígeno, viven el cachorrito C. diabolis, cuyos números fluctúan de unas pocas docenas a unos pocos cientos, convirtiéndose en uno de los vertebrados más amenazados del planeta.

Devils Hole - Agujero del Diablo

Hábitat ridículo

"El Agujero del Diablo (Devil’s Hole) es uno de los hábitats de peces más ridículos que he visto", dice Martin. "La temperatura del agua mataría a la mayoría de los peces en cuestión de horas".

La existencia continuada del pez desconcertó a los científicos, porque la teoría genética predice que tales poblaciones pequeñas deben extinguirse dentro de unos pocos cientos de años a causa de la endogamia o mala suerte.

Para entender la historia del pez, él y sus colegas secuenciaron muestras de ADN tomadas de C. diabolis que habían muerto por causas naturales, y compararon las muestras de ADN con otras archivadas de otras especies de cachorrito que viven en el Valle de la Muerte.

Usando las tasas de mutación estimadas a partir de especies de cachorrito en otros lugares, el equipo calculó el tiempo que los cachorritos del Valle de la Muerte deben haber estado aislados unos de otros.

El equipo encontró que todos los cachorritos del Valle de la Muerte descienden de un antepasado común hace unos 10.000 años, lo que encaja con el secado postglacial del valle.

Pero los cachorritos del Agujero del Diablo son mucho más jóvenes, con un origen estimado de hace tan sólo 255 años - mucho después de la última vez que el valle estuvo totalmente inundado. Sin embargo, en ese corto tiempo, la población ha divergido lo suficiente como para ser considerada una especie separada.

cachorritos del Agujero del Diablo )Cyprinodon diabolis)

Preservación de procesos

Un estudio anterior, basado en unas pocas secuencias de ADN, había sugerido también un origen muy reciente del cachorrito del Agujero del Diablo, pero Martin es el primero en confirmar esto con amplias muestras genéticas. Por otra parte, ha tenido lugar un poco de intercambio genético más o menos una vez cada siglo entre los cachorritos del Valle de la Muerte desde que desaparecieron los glaciares.

Así que el Agujero del Diablo pudo haber sido el hogar de otras especies de cachorrito en el pasado, con pequeñas poblaciones que llegaron y se extingieron antes de que el proceso se repitiese.

Si es así, el objetivo principal de los conservacionistas debería ser preservar este proceso, en lugar de a las especies que hay ahora, dice Andrew Martin, un biólogo conservacionista de la Universidad de Colorado en Boulder.

El estudio sugiere que la protección de la conectividad de esta región será esencial para que continue este ciclo de renacimiento.

Diario de referencia: Diabolical survival in Death Valley: recent pupfish colonization, gene flow and genetic assimilation in the smallest species range on earth