updated 10:04 AM CEST, Sep 23, 2017

Descubre nueva especie de pez luna gigante, la primera en 130 años

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Marianne Nyegaard con un pez luna gigante

El extraño pez bascula a diario entre el océano profundo y las soleadas aguas superficiales

Marianne Nyegaard tenía seis años la primera vez que vio un pez luna - una de las más extrañas y elusivas de todas las criaturas del océano - en un museo danés. "Desde entonces me enganché", dice. La fascinación de la niña la llevó a una carrera científica, y al descubrimiento de una nueva especie del pez luna gigante - la primera en ser identificada en 130 años.

La búsqueda de la nueva especie tomó más de cuatro años, por lo que Nyegaard y sus colegas han nombrado a la nueva especie pez luna Hoodwinker, que se puede traducir por campana, (nombre científico: Mola tecta, del latín tectus, que significa disfrazado u oculto).

El pez luna moteado es particularmente difícil de observar debido a su naturaleza (son tipos solitarios), hábitat (el océano profundo) y enorme tamaño (creciendo a más de 3 metros en longitud y pesando hasta 2 toneladas). Su tamaño significa que los pescadores raramente conservan los especímenes, incluso cuando los peces son capturados. Es un trabajo demasiado duro transportarlos a bordo (y su sabor no está de acuerdo con paladares occidentales).

Durante años, las únicas pistas que Nyegaard y sus colegas tenían de que existía esta nueva especie provenían de pequeñas muestras de piel y algunas fotos indistintas tomadas por pescadores. La secuenciación genética de aquellas muestras de piel de pez luna capturados apuntaba a una especie aún no registrada, pero al no tener idea real de cómo era exactamente la nueva especie la caza parecía complicada.

"Encontrar estos peces y almacenar especímenes para los estudios fue una pesadilla logística debido a su naturaleza elusiva y su enorme tamaño, por lo que la investigación del pez luna es difícil en el mejor de los casos", relata Nyegaard. "Al principio, cuando me preguntaron si llevaría mi propia grúa para subir un espécimen, sabía que estaba en una aventura desafiante, pero impresionante".

pez luna Mola tectaEl gran adelanto del caso llegó en mayo de 2014, cuando cuatro peces luna aparecieron varados en tierra en una playa de Nueva Zelanda, en Birdling's Flat, al sur de Christchurch. La noticia llegó a Nyegaard, que estaba afincada en la Universidad de Murdoch en Perth, Australia Occidental, y finalmente tuvo su oportunidad de observar por si misma a la nueva especie.

Pero eso fue sólo el final del clomienzo. Para confirmar el estatus de la nueva especie, Nyegaard y su colegas del Museo de Nueva Zelanda Te Papa Tongarewa, La Universidad de Otago, la Universidad de Hiroshima y la Universidad de Tokio, recogieron un total de 27 ejemplares completos, y una reseña académica que incluía publicaciones de consulta desde el siglo XVI", algunas de las cuales - dice Nyegaard - también incluían descripciones de sirenas y monstruos marinos fantásticos.

Mola tecta se puede distinguir de sus dos especies hermanas, Mola mola y Mola ramsayi, por una forma más esbelta y delgada en la edad adulta. No desarrolla un hocico sobresaliente, ni los bultos y protuberancias de otros peces luna. Su clavo - la parte posterior de su cuerpo, donde otros peces óseos tienen cola y aleta caudal - es distintivo al estar dividido por un pequeño pliegue de lo que se llama la "banda lisa". Hay otras diferencias, dice Nyegaard, pero sólo esas características serían notables en el "pez luna friki".

Entonces, ¿por qué los peces luna tienen esa forma? "Hay algunas especulaciones acerca de esto", dice Nyegaard, pero la mejor suposición es que sus extraños cuerpos truncados son una adaptación evolutiva para sobrevivir en aguas profundas.

Un pez luna (Mola mola), dice ella, es básicamente lo que obtienes cuando el diseño de un pez óseo imita el diseño de un tiburón. A lo largo de su evolución, el esqueleto del pez luna ha deosificado el cartílago, como el de un tiburón, desarrollando algo como un exoesqueleto compensatorio, una piel rígida que Nyegaard describe como "parecida a una maleta". Al carecer de la flexibilidad de "retorcerse" como un medio de propulsión como otros peces, el solitario pez utiliza en su lugar sus aletas dorsales y anales casi simétricas para ganar rapidez y velocidad.

pez luna Mola tecta

La aparición del pez luna como una "cabeza nadando", habiendo perdido con el tiempo la mitad trasera de su cuerpo, se supone que está ligada a minimizar su esqueleto, permitiendo que el pez crezca muy grande sin llegar a ser demasiado pesado. Ser ligero es importante, ya que el pez luna también ha eliminado la vejiga natatoria que utilizan otros peces para mantener la flotabilidad. Le ayudan a su capacidad de buceo "yo-yo" a grandes profundidades donde se alimenta, regresando a la superficie del océano para calentarse - con su hábito de "baño de sol" es por eso que se llama un pez sol (sunfish en inglés y no moonfish como debería ser pez luna).

Su gran tamaño, por su parte, probablemente ha evolucionado tanto como un mecanismo de defensa como para evitar ser comido por nada más que los depredadores más grandes del océano (como orcas y tiburones), y para mantener la temperatura corporal al bucear a profundidades extremadamente frías para alimentarse - una masa más grande significa que el calor se pierde menos rápidamente.

"El pez luna puede parecer prehistórico a algunas personas, pero en realidad son muy modernos en términos evolutivos", dice Nyegaard. "Probablemente evolucionaron de un pez de arrecife, como el pez globo, y son nadadores asombrosos. Su diseño del cuerpo es realmente ingenioso".

Marianne Nyegaard, de la Facultad de Ciencias Veterinarias y de la Vida de la Universidad de Murdoch, descubrió la nueva especie mientras investigaba la genética de las poblaciones de los peces luna del océano en la región Indo-pacífica.

El artículo de la Sra. Nyegaard sobre la nueva especie de pez luna ha sido publicado en el Zoological Journal de la Linnean Society y puede leerse aquí: Hiding in broad daylight: molecular and morphological data reveal a new ocean sunfish species (Tetraodontiformes: Molidae) that has eluded recognition


Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar