Loading...
updated 2:35 PM CET, Feb 19, 2018

El terremoto de Alaska pudo afectar al pez cachorrito en peligro de extinción

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

cachorrito del Hoyo del Diablo (Cyprinodon diabolis)

Vive en una remota charca (el Hoyo del Diablo) del desierto del Valle de la Muerte

Para uno de los peces más raros del mundo 2018 tuvo un comienzo inestable. Poco después que un fuerte terremoto azotara el Golfo de Alaska a fines del mes pasado, comenzaron a circular noticias de que la actividad sísmica había provocado que el cachorrito del Hoyo del Diablo (Cyprinodon diabolis), en peligro crítico, apareciera fuera de temporada - a miles de millas de distancia de su hogar cerca del Valle de la Muerte de Nevada. Sin embargo, los expertos locales dicen que han sido mal entendidos ciertos detalles sobre esa historia.

El cachorrito del Hoyo del Diablo ha sido aislado en un solo estanque alimentado por acuíferos en el norte del desierto de Mojave, ya que el hielo en retroceso afectó a los animales allí hace más de 10.000 años. Y en ese charco de agua caliente, salada, de 150 metros de profundidad, los peces han permanecido durante milenios, fuera de la vista y en su mayoría fuera de la mente, mientras el mundo se iluminaba.

La vida en el Hoyo o Agujero del Diablo no es fácil. A alrededor de 90 grados Fahrenheit (32°C), el agua en la charca es más caliente de lo que la mayoría de los peces marinos puede tolerar. A la vez, los niveles de oxígeno pueden alcanzar mínimos letales, y la comida a menudo es escasa. Y, sin embargo, el cachorrito sobrevive en este alucinante microecosistema, uno de los rangos naturales más pequeños conocidos para cualquier vertebrado.

A pesar de que reina sobre estos desafíos, en los últimos años el cachorrito del Hoyo del Diablo va hacia la extinción: un clima cambiante, el bombeo de aguas subterráneas para el riego y los impactos aún no claros de otras actividades humanas han cobrado su precio. Cuando en 1972 comenzó el conteo de la población, la población de cachorros era aproximadamente de unos 550; solo 30 años después, ese número había disminuido a 38. Hoy, la especie se considera en peligro crítico con 110 a 130 individuos observados.

Para tener un poco de perspectiva, el escritor de ciencia Jason Bittel señala que se puede colocar cómodamente a toda la población de cachorros en una nevera portátil. "Probablemente aún te quede espacio para una caja de cerveza", escribió en un artículo de 2014 para la Revista OnEarth (que es una lectura obligada para cualquier persona interesada en aprender más sobre estos raros peces, y por qué los científicos quieren salvarlos).

Para una población tan pequeña, cualquier cambio ambiental repentino puede ser devastador, por lo que no es sorprendente que las noticias del reciente "desove temprano" del cachorrito llamaron la atención de los escritores de conservación y ciencia. Una búsqueda rápida en Google nos dirá que el cachorrito del Hoyo del Diablo aparece en otoño y primavera, pero el ecologista acuático del Parque Nacional del Valle de la Muerte, el Dr. Kevin Wilson, explica que no es del todo exacto.

Wilson señala que los peces aparecen realmente durante todo el año; los meses de primavera y otoño, por su parte, son típicamente los períodos más ocupados de "estar desovando". Eso significa que al menos algunos de los cachorros ya estaban reproduciéndose antes de la agitación sísmica de enero.

"La idea errónea es que el terremoto 'comenzó' el desove", aclara Wilson. "Esto es incorrecto. Los eventos de perturbación como los terremotos y las inundaciones aumentan el comportamiento de desove del cachorrito del Hoyo del Diablo". Los miembros masculinos de la especie adquieren un impresionante tono azul durante el desove, y el personal del parque está viendo ahora un número superior al promedio de machos zafiro tras el terremoto.

situación del Hoyo Diablo, Nevada

Si te estás preguntando cómo un terremoto en Alaska podría impulsar la cría de peces en un remoto agujero en el desierto a unas 2.000 millas de distancia, la respuesta está en las profundidades. Cuando ocurre un terremoto se extienden desde su epicentro oleadas de energía. Estas ondas sísmicas se mueven a través de la superficie y las capas internas de la Tierra, y cuando pasan a través de un cuerpo de agua aislado como el Hoyo del Diablo, causan un "chapoteo". (Esto es comparable a cómo las olas impulsadas por la energía pueden viajar grandes distancias para formar tsunamis, aunque estas últimas son causadas por movimientos ascendentes y descendentes del lecho marino).

El terremoto de Alaska provocó que el nivel del agua en el Hoyo del Diablo subiera y bajara aproximadamente un pie, un fenómeno conocido como un seiche sísmico, y ese cambio en su entorno provocó que se reprodujeran más peces. Sin embargo, son incorrectas las sugerencias de que el agua en ascenso "engañó" al cachorrito para que pensara que había llegado la primavera. El nivel del agua en el Hoyo del Diablo permanece relativamente estable durante todo el año, lo que tiene sentido ya que el Valle de la Muerte recibe solo alrededor de 60 mm de lluvia anual. El agujero tiene dos pequeños picos y valles cada 24 horas, muy parecido a las mareas oceánicas. Estos cambios diarios provocan un aumento o una caída en el nivel del agua de solo seis a ocho pulgadas, por lo que es probable que el aumento en el desove esté relacionado con la repentina y temblorosa perturbación causada por el terremoto, en lugar de un nivel de agua específico.

"Los peces son curiosos y una reacción innata a las perturbaciones es aumentar el comportamiento de desove", dice. "Este comportamiento se puede ver en otras especies después de grandes inundaciones en los ríos".

Algunos científicos especulan que el desove posterior a la inundación tiene que ver con las mayores probabilidades de supervivencia para la descendencia. Las inundaciones pueden aumentar el hábitat disponible para los alevines de peces, además de aportar a los sistemas fluviales nutrientes importantes como nitrógeno y fósforo, lo que a su vez puede hacer que las presas planctónicas sean más abundantes.

cachorrito del Hoyo del Diablo (Cyprinodon diabolis)

Otros expertos tienen una visión diferente. El desove durante una inundación no parece valer la pena el esfuerzo, argumentan, ya que los huevos y las nuevas crías pueden quedar varados con bastante facilidad cuando los niveles de agua vuelven a la normalidad. En cambio, ven estos eventos de desove relacionados con las perturbaciones como el último esfuerzo de la población para reproducirse frente al peligro. (Si existe la posibilidad de una muerte inminente, también podría enviar una contribución genética para garantizar que su línea sobreviva).

Wilson, sin embargo, no cree que el Hoyo del Diablo vea ningún tipo de impacto duradero del seiche. Los aumentos de desove pueden seguir incluso a perturbaciones de hábitat más pequeñas, como cuando los científicos toman muestras del sustrato durante controles ambientales de rutina.

A veces, sin embargo, un poco de "turbulencia" en el hábitat puede ser bueno para los habitantes del Hoyo del Diablo. En 2012, un terremoto cerca de Oaxaca, México causó un "gorgoteo" extremo en la charca. Las ondas de seiche resultantes se filtraron sobre el estante superior de roca, el saliente en el que la mayoría de los cachorritos ponen sus huevos y se congregan para alimentarse de sabrosas algas, con la fuerza suficiente para despejarlo.

Si bien tales eventos pueden limitar temporalmente la comida disponible para el cachorrito, y tirar algunos de sus huevos a las turbias profundidades, Wilson los considera algo así como un "reinicio" ecológico. En una entrevista con Scientific American luego del terremoto de Oaxaca, hizo notar que disturbios raros como estos seiches pueden mejorar la salud general del grupo con el tiempo.

En este punto, es demasiado pronto para decir si la mayor actividad de desove conducirá a un aumento en el número de cachorros en el Hoyo del Diablo, pero esto parece poco probable. De hecho, cuando la comida escasea después de una perturbación en la charca, el cachorrito de vez en cuando recurre a sus propios huevos o crías para su sustento. Cualquier "extras" que eclosione en los próximos meses, por lo tanto, podrían engullirse antes de que los niveles de algas tengan la oportunidad de estabilizarse. Tendremos que esperar y ver.

"Ha caminado más gente en la luna que haber sido testigo de los efectos de un terremoto en el Hoyo del Diablo", dice Wilson.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar