updated 10:33 PM CEST, Aug 15, 2018

El pez de los, malos, sueños

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

pez de los sueños (Sarpa salpa)

Comer este pez podría producirte tres días de desagradables alucinaciones similares al LSD

Este pequeño y poco llamativo pez tiene un desagradable secreto: su cabeza está plagada de sustancias alucinógenas que producen en la gente días de vívidas y espeluznantes alucinaciones similares a las del LSD.

Una historia sospechosa

La pequeña dorada rayada vive en todo el Mediterráneo, ojo, alrededor de España, y en la costa este de África, aunque se ha visto tan al norte como Gran Bretaña. También se llama pez de los sueños, salema o salpa (Sarpa salpa), se encuentra desde cerca de la superficie hasta una profundidad de 70 m (230 pies).

No se conoce mucho científicamente sobre la toxicidad de este pez, pero hay informes de que los antiguos romanos lo trataron como una droga recreativa, empleando sus poderes psicodélicos durante las ceremonias. En árabe el nombre del pez se traduce como "el pez que hace los sueños", por lo que probablemente también conocían sus propiedades alucinógenas.

Sin embargo, el cuerpo del pez no es tóxico o peligroso en absoluto; de hecho, el pescado se sirve como un plato tradicional mediterráneo, con romero y pimienta. Pero si también se consume la cabeza, entonces las cosas comienzan a ponerse un poco desagradables.

El ictiotoxismo (ichthyoallyeinotoxism), o embriaguez alucinógena por peces, proviene del consumo de ciertas especies de peces, generalmente de la zona de los trópicos. El ictiotoxismo por lo general se asocia con alucinaciones extremadamente fuertes y vívidas, y puede ser bastante peligroso. No está claro si los peces en sí contienen toxinas o si de alguna manera las recogen a través de su dieta, y el salema no es una excepción.

El pez recibió una fama significativa después de un estudio de 2006 que examinó dos casos de hombres que comieron salema en la Riviera francesa. Ambos tenían desagradables alucinaciones, y los autores señalaron que un hombre tenía alucinaciones auditivas de "gritos humanos y chillidos de pájaros", mientras que el otro "no podía conducir más, ya que estaba viendo artrópodos gigantes alrededor de su automóvil".

salema (Sarpa salpa)

Los estudios de casos se han recogido y discutido varias veces. Por ejemplo, el caso de una persona de 40 años que consumió el pescado durante las vacaciones se describe de la siguiente manera:

"Con efectos secundarios como visión obscurecida, debilidad muscular y náuseas aguantando y disminuyendo todo el día siguiente, suspendió su excursión y montó al automóvil, solo para reconocer a mitad del viaje que no podía conducir con todas las criaturas gritando desviándolo. La perturbación y el desconcierto lo llevaron a buscar ayuda médica (no estaba listo para conducir más ya que estaba viendo artrópodos gigantes alrededor de su automóvil)".

Pero los médicos no estaban seguros de qué hacer con su caso, ya que no mostraba síntomas obvios aparte de las alucinaciones. El examen físico no mostró anomalías llamativas: sin fiebre, sin indicación de centralización o déficit sensorial-motor. El hombre ingresó una clínica donde se recuperó 36 horas después. Para hacer las cosas aún más extrañas, no podía recordar una sola cosa de esta experiencia.

El otro caso, también extraño, proviene de un hombre de 90 años. Después de consumir el pescado, comenzó a experimentar vuelos mentales de gritos y chillidos de animales alados. A diferencia del otro caso, él no se lo contó a nadie, sino que se quedó dentro de su casa y aguantó. Afortunadamente, las alucinaciones se desvanecieron después de "solo" dos días.

Otro caso bastante famoso (que no ha sido científicamente documentado) es el de Joe Roberts, fotógrafo de National Geographic. Roberts quería probar el pez de los sueños, por lo que hizo que un chef lo asara y lo comió guisado con calabaza. También experimentó alucinaciones, aunque no fueron tan vívidas, y no eran realmente negativas en su naturaleza. Roberts quedó bastante contento con la experiencia.

"Fue pura ciencia ficción", dijo. "Vi un nuevo tipo de automóvil, dirigido con un palo como un avión. Y luego estaba tomando fotos de un monumento para marcar el primer viaje del hombre al espacio".

Dando sentido a todo

posidonia oceánicaNo es nada sencillo comprender qué hace que el pez sea tan alucinógeno. Como no todos los peces exhiben la toxicidad, y los niveles de toxicidad parecen tener una variación estacional, parece probable que los "trippis" no provengan del pescado en sí, sino de sus fuentes alimenticias. Algunos autores han relacionado esto con el fitoplancton que se desarrolla en el pasto marino Posidonia oceanica, pero el origen de la dieta no ha sido confirmado (abajo un vídeo de Greenpeace sobre la importancia de la posidonia).

Para complicar aún más las cosas, solo una parte de la cabeza del salema presenta toxicidad.

Parece que aún no hay suficiente investigación sobre los agentes que podrían causar ictiotoxismo en los peces, pero una cosa es segura: si comes este pez y luego te encuentras viendo artrópodos gigantes o escuchando chillidos a tu alrededor... probablemente te lleves unos días desagradables.

Artículo científico: Toxicity assessment of dreamfish Sarpa salpa from the Gulf of Gabes (Tunisia, Eastern Mediterranean Sea)

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar