¿Por qué algunos peces son realmente malos nadando?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
¿Por qué algunos peces son realmente malos nadando? - 5.0 out of 5 based on 1 vote

pez murciélago de Galápagos (Ogcocephalus darwini)

No todos pueden nadar como un pez, ni siquiera entre los peces

Los caballitos de mar, los peces sapo y otros viven la vida acuática con poca natación

"Los peces tienen que nadar, los pájaros tienen que volar", escribió Jerome Kern en una canción de amor de Broadway, pero aunque es dulce como letra, no es del todo cierto.

No solo hay un montón de increíbles aves que no pueden volar, como avestruces y pingüinos, sino que muchos peces no nadan tan bien como uno cree. Eso nos hizo preguntarnos: ¿por qué algunos peces no ejercitan la natación?

Resulta que todos tienen sus razones para invertir su energía en otra parte.

Lento pero seguro

Cuando se trata de peces, "los nadadores lentos tienden a ser aquellos que no necesitan nadar de manera rápida o eficiente", dice Selina Heppell, jefa del departamento de pesca y vida silvestre de la Universidad Estatal de Oregón. Esto incluye a los depredadores emboscados que saltan a la presa sin desplazarse demasiado.

caballito de mar

La forma única del cuerpo de los caballitos de mar los convierte en algunos de los peces más lentos del mar, por ejemplo, pero son depredadores increíblemente rápidos siempre que las aguas que los rodean estén quietas. Comen copépodos, pequeños crustáceos que pueden huir en tan solo dos milisegundos. Pero incluso eso no es lo suficientemente rápido: un caballito de mar puede atacar en un milisegundo.

Otros peces son maestros en camuflarse. El pez piedra se camufla perfectamente en el lecho marino y, a veces, incluso cultiva algas en su cuerpo. Esto perfecciona su camuflaje y también puede ayudar a atraer a los peces a su perdición.

pez piedra

Cuando un pez deambula buscando una comida de algas, un pez piedra lo atrapa entre sus enormes mandíbulas, a menudo tragando entera a su presa. Esto también evita que las algas se coman, ya que en su lugar se comen los peces.

Y como están cubiertos de espinas tan venenosas que pueden matar a un humano en menos de una hora, el pez piedra no necesita velocidad.

Otros peces en la dieta de comida lenta son depredadores de aguas profundas que "flotan en la oscuridad esperando una presa y no tienen mucha masa muscular", dice Heppell.

Los chabolito o cabeza gorda (Psychrolutes phrictus), viven en la costa australiana a una profundidad de 4.000 pies (1.200 metros). Estos peces no tienen ninguna masa muscular, lo que los hace menos densos que las aguas profundas en las que viven y, por lo tanto, son capaces de sobrevivir al aguantar las presiones de los fondos marinos. Su otro truco es quedarse quietos y comer los cangrejos, moluscos y otros animales que pasan por el fondo marino.

pez cabeza gorda (Psychrolutes phrictus)

Caminaré por la comida

El pez golondrina (Dactylopterus volitans), un pez que vive en el fondo, puede nadar, pero ciertamente no marcará ningún récord de velocidad, dice Scott Heppell, profesor asociado de pesca en la Universidad Estatal de Oregón. Los golondrinas son un tipo de petirrojo marino (familia Triglidae), peces conocidos por sus aletas pectorales en forma de alas que utilizan para atraer a las hembras.

pez golondrina (Dactylopterus volitans)

Son uno de los pocos peces que eligen caminar sobre el lecho marino en lugar de nadar, porque la velocidad no es tan importante para ellos. En lugar de perseguir a la presa, se asoman lentamente a por ella.

Sus aletas pélvicas no son palmeadas en los extremos, por lo que pueden escarbar en la arena para encontrar comida con unos radios de aleta que funcionan como dedos.

Otro caminante marino es el pez mano moteado de Australia y Tasmania (Brachionichthys hirsutus), que casi se extinguió a mediados de los años noventa. La contaminación y la depredación de sus huevos están entre las causas de la difícil situación del pez mano, pero los científicos australianos han iniciado un programa de cría para ayudarles.

pez mano moteado (Brachionichthys hirsutus)

Pero el pez "caminante" más raro de todos es probablemente el pez murciélago de labios rojos (Ogcocephalus darwini), que recorre el mundo submarino de las Galápagos.

pez murciélago de Galápagos (Ogcocephalus darwini)

Un último pez que no se preocupa por la vida en el carril rápido es el pez globo (familia Tetraodontidae). Si se le persigue, simplemente traga mucha agua y se infla para que sea tan grande y, en algunos casos, tan puntiagudo, que no se pueda comer.

pez globo

Los peces globo son también lo suficientemente tóxicos como para matar a 30 humanos, sin antídoto conocido.

Así que ten cuidado de que nunca te oigan llamarlos malos nadadores...

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar