El acuario de Okinawa se convierte el primero del mundo en exhibir una mantarraya oceánica gigante

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

mantarraya gigante en el acuario de Okinawa

Es la especie de raya más grande del mundo y mide 4,6 metros de envergadura

En el acuario de Okinawa Churaumi, en Japón, se puede ver una gigantesca manta oceánica deslizándose sin esfuerzo a través del gran acuario oceánico de la atracción del Mar de Kuroshio, que provoca en los espectadores exclamaciones de deleite.

Por primera vez en el mundo, el acuario de Motobu, en la prefectura de Okinawa, anunció recientemente la creación de un programa de cría y exhibición para la denominada en japonés oniitomakiei, la mantarraya oceánica gigante (Manta birostris), que generó una entusiasta respuesta de los visitantes.

Desde el 28 de noviembre, la instalación también ha estado ofreciendo presentaciones para los visitantes del acuario que muestran su nueva atracción estrella.

La mantarraya oceánica gigante es la especie de raya más grande del mundo y mide 4,6 metros de envergadura, alrededor de un metro más ancha que la nanyōmanta (mantarraya de arrecife o Manta alfredi) que el acuario ya había estado reproduciendo.

"No se puede ver esto en un acuario en ningún otro lugar del mundo", dijo con orgullo la guía de 31 años de edad, Yukari Baba, después de completar la semana pasada la primera presentación.

La mantarraya gigante, que fue atrapada accidentalmente en una red fija a principios de este año, fue transportada el 15 de noviembre a la instalación desde una caja de peces vivos frente a la costa de Motobu, pero el acuario retrasó su anuncio para observar cuidadosamente la salud de la manta.

"Este es el día que he estado esperando", dijo Baba. "Estoy muy feliz de poder finalmente contárselo a nuestros visitantes", agregó con una sonrisa.

Reto de seis meses

El innovador programa de reproducción y exhibición de mantas se enfrentó a una serie de obstáculos, y los dos acuaristas del Acuario Okinawa Churaumi que los superaron fueron fundamentales para el esfuerzo. Durante seis meses a partir de fines de mayo, Yusaku Kanaya, de 36 años de edad, mantuvo una vigilancia cuidadosa de la raya en una caja de peces vivos en la superficie del océano, mientras ideaba formas de alentar al enorme pez a acostumbrarse a ser alimentado por los humanos.

Mientras tanto, Rui Matsumoto, de 40 años de edad, responsable del gran acuario oceánico en la atracción del Mar de Kuroshio, emprendió el liderazgo del proyecto para transportar en barco la manta desde el lugar de observación.

Un espléndido gigante en riesgo

mantarraya gigante en el acuario de OkinawaLa iniciativa comenzó en serio el 29 de mayo, cuando el acuario recibió una llamada de asistencia de la cooperativa pesquera en la aldea de Okinawa en Yomitan, diciendo que habían encontrado una gran manta atrapada en una red fija.

Matsumoto y sus colegas se apresuraron a llegar al pueblo y confirmaron que la captura era de hecho una mantarraya oceánica gigante.

Las mantarrayas gigantes mueven sus aletas en un movimiento similar a unas alas para hacer circular la sangre a través de sus cuerpos. Si una manta deja de moverse, entrará rápidamente en un estado peligroso.

El viaje desde la red fija en el mar desde Yomitan hasta una caja de peces vivos en el mar en la ciudad de Motobu normalmente implicaría levantar al inmenso pez temporalmente en tierra firme y transportarlo en un camión. Pero para reducir el tiempo de tránsito, el equipo optó por hacer el viaje completamente por mar.

El hecho de que el acuario ya había hecho preparativos para la posibilidad de una captura accidental de mantas pronto dio sus frutos, ya que el plan podría ponerse en práctica de inmediato al día siguiente.

El siguiente obstáculo sería si el pez podrían ser obligado a comer o no. Kanaya, quien era responsable de supervisar la caja de peces vivos, nadó con la manta y probó diferentes métodos para dispersar los alimentos: se concentró en un área pequeña o se extendió por una más amplia.

A través de prueba y error, finalmente logró que el pez comiera después de 13 días.

El desafío final fue transportar la manta de forma segura al acuario.

Si lo hacían en verano, cuando el agua está caliente y aumenta el consumo de oxígeno de la raya, se incrementarían los riesgos. El equipo esperó hasta octubre, pero luego un tifón causó un retraso adicional. Finalmente continuaron con el plan el 15 de noviembre.

Para evitar poner la manta a través de la prueba de ser levantada y bajada con una grúa hasta un barco, se transfirió a una caja de peces vivos de 25 metros de ancho recién instalada que luego fue remolcada por un barco.

Debido a que el tanque de peces hecho a medida para usar en el camión era demasiado grande para ser transportado durante el día, el equipo esperó hasta después de la medianoche para llevar la manta al acuario con un remolque de gran tamaño.

Para mover la manta por mar, el acuario movilizó a un equipo de alrededor de 60 personas que incluía a investigadores designados de la Fundación Okinawa Churashima.

"A través de nuestros esfuerzos combinados, pudimos transportar al pez de una manera que no tenía parangón", dijo Kamiya, reflexionando sobre su trabajo.

mantarraya gigante en el acuario de Okinawa

Averiguar cosas

"Nadie sabe cómo criar mantarrayas gigantes", dijo Matsumoto, quien tiene una gran experiencia en el campo y fue la primera persona en extraer sangre de un tiburón ballena.

Kanaya "trabajó duro para resolver las cosas", agregó, y elogió los esfuerzos de su colega por llevar la manta al cautiverio de manera segura.

Después de transportar con éxito la mantarraya, la pareja pasó la noche frente al gran acuario oceánico del Mar de Kuroshio.

"Estábamos preocupados acerca de si la manta estaría bien o no, pero también estábamos muy felices", dijo sonriendo.

"Me gustaría que mucha gente viera qué tan grande es, y me gustaría que sepan que hay criaturas increíbles viviendo en el mar", dijo Matsumoto.

Mientras visitaba el acuario con su esposo, Yoko Hashimoto, de 65 años y de la prefectura de Nara, dijo que "la cara de la manta es linda y tiene hermosas curvas". "Me gustaría viviera por mucho tiempo", agregó.

"Tengo tanta suerte de poder visitar la única exposición de este tipo en el mundo", dijo con alegría Yosuke Inagaki, de 32 años, de la Prefectura de Mie.

recuerdos de mantarraya gigante en el acuario de OkinawaEn la tienda de la instalación el día del lanzamiento, se pusieron a la venta productos de manta, incluidos juguetes de peluche y camisetas. Se espera que la nueva llegada sea promovida agresivamente como la pieza central de la colección del acuario.

Hasta hace poco, se pensaba que las dos especies de mantarraya comúnmente conocidas como "manta" eran solo una especie, conocida como en Japón como oniitomakiei.

Sin embargo, en 2009 se confirmó que existen de hecho dos variedades distintas. En ese momento, se decidió que el nombre oniitomakiei se usaría para referirse solo a la variedad más grande, mientras que el más pequeño se llamaría nanyōmanta.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar