Gigantesco 'gusano marino' filmado en la costa de Nueva Zelanda

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

pirosoma filmado en Nueva Zelanda

Pirosoma. Cuerpo de fuego. Cucaracha marina. Estas extrañas y brillantes criaturas pueden medir 8 metros o más

Cuando el 25 de octubre del pasado año el videógrafo Steve Hathaway estaba filmando una promoción de turismo en una isla frente a la costa de Nueva Zelanda, su amigo Andrew Buttle lo llamó para ver algo extraño.

"Tienes que estar bromeando", dice Hathaway que pensó al escuchar lo que encontró Buttle. Se puso su equipo de buceo y se sumergió. Era una criatura similar a un gusano translúcido de 8 metros de largo que se parecía a una gigantesca manga de viento (anemoscopio en lenguaje técnico). Era un pirosoma, lo suficientemente grande para que él pudiera nadar a través de él, y había estado esperando poder verlo durante años.

Nadar a su alrededor "fue bastante increíble", dice Buttle. "De cerca, podíamos ver cientos de miles de pequeñas criaturas".

Esto se debe a que un pirosoma no es un solo animal, es una colonia de cientos o miles de organismos individuales llamados zooides. Los mismos zooides son pequeñas criaturas multicelulares que se alimentan por filtración bombeando agua a través de sus cuerpos y capturando fitoplancton, bacterias, partículas de caca de animales y cualquier otra cosa que puedan limpiar.

Este proceso de bombeo de agua en un sifón y en otro hace que formen parte de un grupo conocido como tunicados, "chorros marinos" o ascidias (Ascidiacea). ¿Otro apodo? "Cucarachas marinas", por su capacidad de tamizar alimentos incluso en los entornos menos hospitalarios.

El pirosoma y su primo, la salpa, son "enormemente importantes y súper abundantes" como fuente de alimento en las aguas principalmente tropicales, dice Andrew Jeffs, profesor de ciencias marinas en la Universidad de Auckland. Ambos son alimento para criaturas marinas, incluyendo tortugas y, la especialidad de Jeffs, langostas espinosas. Los depredadores pueden aferrarse a los tubos y alimenarse durante semanas.

"Es como si los humanos colgáramos un elefante y lo comiéramos", dice. "Pueden darse el lujo de tomarse tiempo y comer lo suficiente para obtener lo mejor de ellos". Sin embargo, los animales a menudo mueren por comer bolsas de plástico que se parecen a ellos y otros organismos gelatinosos como las medusas.

Para alimentarse, los pirosomas nadan verticalmente hacia la superficie del océano durante la noche para capturar el fitoplancton y luego regresan a las profundidades cuando llega la luz del día, tal vez para evitar a los depredadores que se alimentan durante el día.

pirosoma filmado en Nueva ZelandaEstos cuerpos gelatinosos y tubulares brillan a causa de la bioluminiscencia natural, que es la forma en que obtuvieron el nombre de pirosoma, que proviene del griego para "fuego" y "cuerpo". Pueden ser tan pequeños como un centímetro o tan grandes como (o más grandes) que el del vídeo.

Ese proceso de construcción incluye la reproducción sexual y asexual, dice Moira Decima, ecologista del zooplancton en el Instituto Nacional de Investigación del Agua y la Atmósfera en Wellington. Crecen rápidamente, aunque lo difícil es precisarlo con exactitud. Hay más investigación sobre las salpas, que están hechas de zooides y son más comunes que los pirosomas.

Eso puede cambiar, sin embargo. Decima señala una enorme floración de pirosomas en la costa oeste de los Estados Unidos en 2017 y dice que se están haciendo más esfuerzos para comprender a estas criaturas.

Buttle y Hathaway, ambos experimentados buceadores, lograron detectar este pirosoma en particular durante la temporada cálida en Nueva Zelanda. La isla de Whakaari, que Buttle heredó de su abuelo, se encuentra a unas 30 millas del continente. También conocida como la Isla Blanca, es una atracción turística conocida por su estratovolcán activo.

Las temperaturas más altas de la temporada de verano invitan a la vida diferente del océano. "Siempre se ve algo nuevo en esta época", dice Hathaway. Ya había visto suficiente vida en el océano tras una carrera de videografía de 11 años de duración, incluidas mantarrayas y ballenas. Esta vez, él y Buttle terminaron nadando alrededor del pirosoma durante unos cuarenta minutos.

Una cosa que quiere sacar de esta experiencia, dice, es agregarla a su plataforma de entretenimiento educativo para niños, Young Ocean Explorers. "Sé que a los niños les encantará", dice. “Para ellos, parece un gusano gigante. A veces, se necesita algo extraño para detener a las personas en su camino".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar