Biólogos descubren misteriosas larvas marinas y no saben quienes son sus padres

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

larva foronida

Los foronídeos son cococidos comunmente como gusanos de herradura

Los científicos han encontrado un grupo de microscópicas criaturas que podrían ser totalmente nuevas para la ciencia, pero es un excepcional desafío determinar quién es quién cuando las pequeñas cosas que has descubierto son en realidad las larvas de animales que se ven completamente diferentes en su etapa adulta.

Los animales poco conocidos en cuestión se llaman foronídeos (Phoronida), o gusanos de herradura. Los adultos se anclan en sedimentos, en rocas o corales, construyendo un tubo de quitina para proteger sus blandos cuerpos, mientras que sus cabezas están coronadas con tentáculos que se agitan en la corriente para colar pequeñas partículas de alimentos del agua para la alimentación por filtración.

No viven muy profundo, desde la zona intermareal hasta la parte superior de la zona mesopelágica, a unos 400 metros (1.320 pies) o así, y se pueden encontrar en la mayoría de los océanos del mundo. La mayoría de los adultos oscilan entre los 2 centímetros y los 20 centímetros de longitud.

Así que, completamente desarrollados, no son difíciles de encontrar: el primer foronídeo se describió en 1856.

¿Pero emparejarlos a sus crías? Eso es un poco más difícil. Las primeras larvas de foronídeo se describieron en realidad antes que los adultos, en 1846, pero se ven tan diferentes que se colocaron en un género completamente distinto, Actinotrocha. Es por eso que hoy, se llaman actinotroca.

La categorización se ha revisado desde entonces, pero aún queda mucho trabajo por hacer para determinar qué bebé va con qué padres, y cuántas especies puede haber realmente.

"La diversidad global de animales marinos pequeños y raros, como los foronídeos, está muy subestimada", dijo la bióloga marina Rachel Collin, del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales. "No sabemos qué animales hay por ahí, y sabemos aún menos sobre cuál podría ser su papel en los océanos del mundo".

Entonces, para tratar de arrojar más luz sobre el asunto, Collin y su equipo recolectaron un montón de larvas de foronídeo.

larvas de foronida

Ahora, estos pequeños no se parecen mucho a sus padres adultos. Son flotantes, microscópicas, con un anillo de tentáculos rematados por una capucha abovedada. Algunas tienen manchas amarillas. Otras son tan claras que son visibles sus fluidos internos.

Con el tiempo, se hundirán, se anclarán y crecerán en los gusanos que agitan sus frondas en la corriente. Pero ¿qué gusanos? El método más confiable para averiguarlo es comparando su ADN con el de las foronídeos adultos, de modo que esto es lo que el equipo se propuso hacer.

Recolectaron 23 larvas de foronídeos de la Bahía de Panamá en la costa del Pacífico, y 29 de Bocas del Toro en la costa del Caribe, secuenciaron su ADN y lo compararon con la información de foronídeos adultos almacenada en la base de datos de ADN GenBank.

dibujo de una larva de foronida

Pudieron distinguir tres foronídeos distintos de la Bahía de Panamá y cuatro de Bocas del Toro. Estas siete tenían un ADN diferente a cualquier otro en GenBan, que contiene el ADN del 75 por ciento de las especies de foronídeos adultos reconocidas.

La secuenciación de ADN para una larva falló, lo que significa que también podría ser una especie desconocida, lo que eleva a ocho el total de nuevas especies potenciales recolectadas por el equipo.

Pero no hay muchos científicos que estén buscando o estudiando foronídeos, por lo que 'desconocidas' es la forma en que estas criaturas podrían permanecer, anotaron los investigadores.

"Debido a los crípticos estilos de vida de los foronídeos, no se pueden encontrar los gusanos adultos", dijo el biólogo Michael Boyle de la Estación Marina del Smithsonian. "sin embargo, la presencia de sus formas larvales en el plancton confirma que están aquí, establecidas y reproduciéndose".

larva de foronida

Sin embargo, para ser honestos, hay algo reconfortante en el pensamiento de criaturas desconocidas que viven sus vidas secretas, sin preocuparse por los acontecimientos de los primates bípedos muy por encima en la superficie.

Es un hermoso mundo en el que vivimos, y esperamos que siempre nos siga sorprendiendo.

La investigación ha sido publicada en Invertebrate Biology: Documenting neotropical diversity of phoronids with DNA barcoding of planktonic larvae [PDF]

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar