Las mantarrayas de arrecife forman complejas y duraderas relaciones sociales

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

grupo de mantarrayas

Comprender las conexiones sociales podría ayudar a los trabajos de conservación

Un estudio de cinco años en aguas indonesias ha confirmado que las mantarrayas de arrecife (Manta alfredi) deambulan salvajemente forman lazos selectivos con otros rayas, proporcionando evidencia de relaciones sociales estructuradas.

Para los enanos humanos que tienen la suerte de nadar cerca de ellas, las mantas son las rayas más grandes del océano, con dos especies reconocidas: la manta de arrecife y la manta gigante (Manta birostris).

Las mantas de arrecife nadan en sitios de alimentación y limpieza de aguas poco profundas, y su atractivo para los buzos está empezando a alterar su comportamiento natural. Combinado con el cambio climático, la contaminación plástica, las redes de pesca y las pesquerías que las capturan por sus branquias, muy apreciadas en la medicina tradicional china, esto amenaza la supervivencia de la especie.

Robert Perryman, de la Universidad Macquarie, Australia, y sus colegas buscaron comprender la estructura social de las rayas para ayudar a predecir sus movimientos, patrones de apareamiento y respuesta a los humanos para informar a la conservación y el ecoturismo.

"Las relaciones sociales son algo que los turistas humanos pueden perturbar fácilmente, aunque tengan buenas intenciones, pero que pueden interrumpir inadvertidamente los comportamientos sociales naturales", explica Perryman.

Habiendo recopilado previamente datos sobre ellas en el sitio del estudio, el hábitat rico en biodiversidad en el Parque Marino Raja Ampat, observó que las mantas gregarias exhibían comportamientos grupales durante la alimentación y el cortejo.

Pero no estaba claro si eso reflejaba preferencias sociales activas u ocurrió por casualidad debido a las agregaciones de alimentación, las preferencias de hábitat y las migraciones estacionales, y se sabe poco sobre sus relaciones sociales en comparación con otros animales terrestres y marinos.

La tranquila ubicación proporcionó una oportunidad ideal para estudiar la estructura social y el comportamiento de las mantas, con sus aguas poco profundas que facilitan la observación de grupos enteros de ellas.

El equipo recopiló datos mientras buceaba o practicaba snorkel en estaciones de recolección o áreas de alimentación.

Identificaron individualmente cada mantarraya por su patrón de manchas en el vientre. Al igual que las huellas dactilares humanas, las manchas son únicas y permanecen iguales durante toda su vida, lo que hace que sean fáciles de distinguir entre sí.

"Y son muy curiosas y tolerantes con los humanos", dice Perryman, "por lo que generalmente es posible identificar a todas los individuos dentro de un grupo durante una inmersión de 60 minutos".

De 500 muestreos registraron alrededor de 3.400 encuentros y, al hacer coincidir cada foto con los avistamientos anteriores, crearon una base de datos.

Esto les permitió construir una red social de relaciones entre las rayas que se vieron al menos 10 veces, sumado a los avistamientos grabados de fotografías cargadas en un sitio web de ciencia ciudadana (que comprende el 10% de los datos generales).

relaciones sociales de las mantarrayas

Los avistamientos fueron tomados de seis sitios que abarcan un área de 25 kilómetros.

Para identificar las estructuras sociales, los investigadores analizaron si las mantas individuales eran más propensas a ser vistas juntas en diferentes momentos y lugares de lo que se esperaría al azar, diferenciando las asociaciones sociales de las no sociales.

Encontraron afiliaciones no aleatorias que segregaron las rayos en dos comunidades sociales distintas dentro de un área muy pequeña que abarca unos 15 kilómetros. Una comprendía principalmente rayas femeninas maduras y la otra una mezcla de machos, hembras y juveniles, con poca interacción entre ellos.

Las hembras formaron asociaciones a largo plazo, reuniéndose juntas durante semanas e incluso meses. Los machos tienden a formar relaciones más casuales, con juveniles y machos maduros que se mantienen alejados el uno del otro.

Perryman esperaba encontrar evidencia de estructuras sociales. "De sus grandes cerebros esperamos que sean animales razonablemente inteligentes", dice.

Pero se sorprendió "por la fina escala espacial en la que esto parece operar en la naturaleza" a pesar de ser animales de gran alcance, como lo demuestran los distintos grupos sociales con fuertes preferencias de ubicación que parecían ser utilizados como puntos de encuentro.

Al comprender su comportamiento, los investigadores esperan lograr el equilibrio correcto entre la preservación de las especies y el ecoturismo.

"Es importante saber cómo interactúan las mantas, particularmente en áreas donde es susceptible de aumentar el turismo de buceo", dice Andrea Marshall, cofundadora y científica principal de la Marine Megafauna Foundation.

"El creciente número de botes y buzos alrededor de las mantas de arrecife en Raja Ampat, particularmente en las estaciones de limpieza, podría romper sus estructuras sociales y tener un impacto en su reproducción".

Perryman espera informar a los esfuerzos de conservación al tomar medidas para evitar perturbar su reproducción e inculcar un mayor respeto y compasión por las elegantes criaturas marinas.

El artículo se publica en la revista Behavioral Ecology and Sociobiology: Social preferences and network structure in a population of reef manta rays

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar