Los increíbles peces que 'caminan' por el fondo del mar

pez sapo rosado

Extraordinarias imágenes de aguas profundas capturan peces con "patas" caminando a través del fondo del océano

Las profundidades de los océanos de la Tierra representan una gran cantidad de territorio aún inexplorado. Como tal, es emocionante, desconcertante e impresionante para la comunidad científica cuando aparecen nuevas curiosas criaturas y son filmadas por la cámara.

Una de esas criaturas, un pez de aguas profundas grabado en 2016 por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA), continúa asombrando a la audiencia en línea con su método único de atravesar el fondo del océano.

Como parte de la exploración Océano Profundo de la NOAA, el barco de investigación Okeanos Explorer recibió el encargo de recopilar datos críticos de áreas de aguas profundas poco exploradas que rodean a Puerto Rico. Mientras recolectaban datos del Cañón de Mona, las cámaras del barco filmaron el extraño fenómeno de un pez de las profundidades "caminando" a lo largo del fondo del océano.

El pez fue originalmente identificado como un pez sapo rosado o bostezador (Chaunax pictus), un tipo de rape que usa aletas modificadas para "caminar" a través del fondo del océano.

En sorprendentes imágenes grabadas por la NOAA, se muestra al pez atravesando el suelo oceánico de grava con apéndices parecidos a cuatro patas que se extienden desde la parte inferior de su cuerpo.

El pez sapo rosado come camarones, que atrae al extender un apéndice adicional de su cabeza. El pez habita en un rango de profundidad de entre 200 y 978 metros bajo el nivel del mar e históricamente se ha registrado tanto en el Océano Atlántico como en el Mar Mediterráneo.

El avistamiento en 2016 del pez caminante no fue la primera vez que se vio a esta curiosa criatura. En 2001 la NOAA vio un espécimen de aspecto similar frente a la costa este de América del Norte en un área conocida como The Charleston Bump, una isla de arrecife profunda en la Corriente del Golfo.

El pez fue fotografiado elevándose sobre sus "aletas pélvicas" con forma de patas para protegerse de su depredador percibido, el buque de investigación de aguas profundas de NOAA, el Johnson Sea-Link. En esta ocasión, los científicos identificaron al pez como una especie diferente de rape conocido como ojo rojo (Chaunax stigmaeus).

Increíblemente, el pez sapo rosado y el ojo rojo no son los únicos peces de aguas profundas que caminan. Otro escurridizo habitante de las profundidades marinas apareció en Florida el 19 de noviembre de 2019.

Las imágenes del pez caminante, conocido como rape leopardo (Sladenia shaefersi), se están extendiendo como incendios forestales desde que la Oficina de Exploración del Océano de la NOAA filmó al pez en cámara y compartió el metraje en línea.

Según el New York Post, los buceadores de la NOAA descubrieron el leopardo, más comúnmente conocido como rape de Schaefer, asentado perfectamente quieto en una roca sobresaliente esperando emboscar su próxima comida. “Desde la distancia, pensamos que era una roca”, explicaron los oceanógrafos, "e imaginen si fuera un pez, un pez pequeño; ni siquiera lo sabrías".

El camuflado cazador es capaz de "comer cosas casi el doble de su tamaño", agregaron los oceanógrafos, y además de apoyarse en las rocas para esperar a la presa, también puede caminar en el fondo del océano con "aletas traseras modificadas".

El rape leopardo fue descubierto a 3.100 pies bajo el agua frente a un grupo de islas conocido como Dry Tortugas, a 70 millas al oeste de los Cayos de Florida.

Mirando hacia el futuro, el proyecto Océano Profundo de la NOAA planea continuar explorando el Océano Atlántico Norte y el Mar Caribe. Los científicos no solo buscan nuevas especies, sino que también esperan obtener una comprensión cada vez más completa y compleja del ecosistema.

La exploración en aguas profundas "desempeña un papel fundamental para la humanidad", explican los científicos de NOAA en su sitio web oficial, "proporcionando una miríada de servicios ecosistémicos, como la seguridad alimentaria, protección contra riesgos, comercio, turismo y recreación, que colectivamente brindan oportunidades de empleo y medios de vida para millones de personas".

A medida que la exploración marina se adentra cada vez más en las profundidades más oscuras y profundas del océano, las especies como el sapo rosado, el ojo rojo y el ganso se vuelven cada vez más conocidas por la ciencia. Cuanto más sabemos, más extraordinaria se revela la biodiversidad de la tierra.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar