Increíbles y enigmáticos invertebrados: el animal diente de león

sifonóforo diente de león

Los sifonóforos diente de león se anclan al fondo marino con sus tentáculos

Una de las partes emocionantes de participar en las inmersiones de la expedición del barco Okeanos Explorer de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (NOAA) en las profundidades del mar es la oportunidad de ver extraños e inusuales animales que viven en su hábitat natural. Entre los más inusuales se encuentra el llamado "animal diente de león".

En las raras ocasiones en que nos encontramos con estos invertebrados, aparecen desde la distancia como una bola pulsante, ligeramente brillante, de color amarillo anaranjado que parece flotar justo por encima del fondo. Pero a medida que se acercan el vehículo operado a distancia (ROV) y su cámara, obtenemos una mejor vista. Podemos ver que no está flotando exactamente. Aparece atado al fondo por cables de sujeción, como un globo de aire caliente que se infla antes del despegue. ¿Qué es esta criatura?

Este tipo de animal fue descubierto originalmente por geólogos durante una expedición de 1977; sin estar seguros de qué era, se refirieron a él como un "diente de león". Los científicos ahora saben que es un sifonóforo, un pariente de la carabela portuguesa. Los sifonóforos diente de león pertenecen al orden Siphonophorae y al suborden Physonectae y se clasifican además en la familia Rhodaliidae, que son sifonóforos inusuales y únicos porque en lugar de nadar en la columna de agua como otros sifonóforos, se anclan al fondo marino con sus tentáculos.

sifonóforo diente de león

Imagen: Este sifonóforo diente de león se encontró a aproximadamente 2.530 metros (8.300 pies) de profundidad, podemos ver los tentáculos de alimentación extendidos alrededor del animal como una telaraña, así como los nectóforos pulsantes, que se encuentran justo debajo y alrededor del "flotador", lo que le ayuda a mantener el cuerpo suspendido.

Aquellos de ustedes que vean regularmente las transmisiones de vídeo en vivo de Okeanos Explorer estarán familiarizados con los hidrozoos. Son un tipo de cnidario, por lo que están estrechamente relacionados con los corales, las anémonas de mar y las medusas.

Los hidrozoos tienen una gran diversidad de morfologías y estilos de vida. Algunos son solitarios, como la Hidra de agua dulce que se estudia comúnmente en laboratorios y aulas. Otras que comúnmente vemos durante los transectos de aguas intermedias parecen medusas muy pequeñas. Muchos forman colonias. Algunas colonias parecen abanicos ramificados, muchas como pequeños arbustos y otras crecen como pelusa en las conchas de los cangrejos ermitaños (Snail Fur, Hydractinia echinata).

sifonóforo de aguas profundas

Imagen: Este sifonóforo de aguas profundas intacto se observó durante la expedición "Discovering the Deep: Explorando las áreas remotas marinas protegidas del Pacífico". Aunque pueden parecer un solo organismo, estos sifonóforos gigantes en realidad están compuestos por una colonia de hidrozoos individuales, cada uno especializado para diferentes funciones como nadar, alimentarse y reproducirse.

El Orden Siphonophorae son hidrozoos coloniales que están especializados para vivir en la columna de agua. Este orden se divide en tres subórdenes: Calycophorae, Cystonectae y Physonectae. Probablemente el ejemplo más conocido de un sifonóforo es un Cystonectae, la carabela portuguesa, Physalia physalis.

El animal diente de león está en un suborden diferente: Physonectae. El animal del diente de león se clasifica además en la familia Rhodaliidae, que son sifonóforos inusuales y únicos porque se anclan al fondo marino con sus tentáculos. En el vídeo a continuación, puedes ver un "típico" sifonóforo Physonectae nadando en la columna de agua. Esta colonia tiene las mismas características que los rodaliidos, pero es mucho más alargada.

Una forma de comprender la morfología (forma física) de los sifonóforos Physonectae, incluido el animal diente de león, es observar cómo se desarrollan. Del huevo sale una larva que puede describirse simplemente como un largo saco ovalado que tiene una boca en un extremo. Esta larva continuará alargándose a medida que crece. Hasta ahora esto es similar al desarrollo de una Hidra. Sin embargo, un extremo de la Hidra se adherirá a una superficie y el extremo opuesto de la boca quedará rodeado de tentáculos.

A medida que se alarga la larva del animal diente de león, el extremo alejado de la boca se doblará sobre sí mismo y formará un flotador lleno de gas, o neumatóforo, en el extremo superior de la colonia (la esfera superior blanquecina en las imágenes). El resto de la larva forma una especie de tallo del que surge la colonia. En la región debajo del neumatóforo, el tallo comenzará a brotar zooides. Estos se convertirán en nectóforos, que son pequeñas medusas (como medusas adheridas) que impulsan a toda la colonia a través del agua (los sifonóforos Cystonectae no tienen estas estructuras). En el vídeo a continuación, puedes ver los nectóforos pulsantes en acción.

Más allá de los nectóforos, el tallo da lugar a una variedad de zooides, algunos especializados para la alimentación, otros para la reproducción y otros para la defensa. En el vídeo a continuación, las estructuras marrones más largas que parecen gusanos retorcidos son los gastrozooides que se alimentan (un zooide con boca y cavidad digestiva). De las bases ocultas de los gastrozooides surgen tentáculos que sirven tanto para anclar la colonia al fondo marino como para capturar presas. Los gastrozooides pueden alargarse mucho. Se cree que se extienden para presionar la boca sobre los tentáculos tendidos para ingerir la presa capturada, en lugar de enrollar los tentáculos como lo hacen las colonias pelágicas.

El nombre "animal diente de león" se asocia en realidad con una especie específica de Rhodaliidae, Thermopalia taraxaca, que es una especie de sifonóforo descubierta viviendo cerca de respiraderos hidrotermales de aguas profundas. Para los primeros biólogos que las vieron, esparcidas sobre el fondo marino en agregaciones de colonias individuales, las esferas suspendidas de las colonias les recordaron las cabezas gastadas de la flor diente de león común.

sifonóforo diente de león

Imagen: Un notable sifonóforo bentónico de color rojo anaranjado que se ve en la parte inferior de una gran roca de basalto.

La etimología de Thermopalia taraxaca es esencialmente “diente de león del orificio de ventilación del mar caliente” (el nombre científico de la flor de diente de león común es Taraxacum officinale). Cabe señalar que hay al menos quince especies conocidas de sifonóforos de Rhodaliidae. Por lo tanto, es posible que no estemos viendo el animal diente de león Thermopalia taraxaca, sino quizás una especie diferente o incluso no descrita.

Puedes obtener más información sobre los increíbles sifonóforos en Siphonophores

Imágenes y vídeos cortesía de la Oficina de Exploración e Investigación Oceánica de la NOAA, Expedición 2017 Laulima O Ka Moana

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.