Rémoras filmadas sobre ballenas azules en las primeras imágenes submarinas del mundo

rémora adherida a una ballena azul

Eligen los sitios del cuerpo de la ballena con menos resistencia al arrastre

Famosas por su capacidad para aferrarse a animales marinos más grandes a través de potentes ventosas en la cabeza, las rémoras son pequeños peces que han fascinado a los científicos por las formas en que buscan transporte y protección.

Un nuevo estudio ha profundizado en este comportamiento con un detalle sin precedentes, produciendo las primeras grabaciones continuas de estos llamados peces ventosa en acción, mostrando cómo surfean, se alimentan e incluso socializan en la superficie de una ballena azul.

Aunque los científicos han estudiado las rémoras durante algún tiempo y han hecho descubrimientos que podrían conducir a ventosas y adhesivos avanzados, nuestro conocimiento de su comportamiento bajo el agua se ha visto limitado por, bueno, el hecho de que tiene lugar bajo el agua. Han surgido imágenes fijas y evidencia anecdótica del comportamiento adhesivo único del pez, que a menudo implica aferrarse a los tiburones para un viaje gratis, y la posibilidad de algunas migajas sobrantes, pero ahora un equipo de investigación internacional ha ido para verlo mucho más de cerca.

Vídeo: Rémora rozando mientras se mueve a una posición más anterolateral en la ballena.

Los investigadores en realidad estaban estudiando la dinámica de fluidos de las ballenas azules frente a la costa de California utilizando etiquetas biosensibles y cámaras duales, que se unieron a los mamíferos marinos con un conjunto de discos de succión. Estas etiquetas se usaron para recopilar información sobre las presiones de la superficie y las fuerzas de los fluidos a medida que las ballenas se movían por el agua, junto con cosas como su ubicación GPS y velocidades de viaje, mientras que las cámaras grababan toda la acción a una resolución de 720p. Entonces las rémoras se subieron a dar un paseo.

"A través de una afortunada coincidencia, nuestras grabaciones capturaron cómo las rémoras interactúan en este entorno y son capaces de utilizar en su beneficio las distintas dinámicas de flujo de estas ballenas", dice Brooke Flammang del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey y coautora del estudio. "Es increíble porque realmente no sabemos casi nada sobre cómo se comportan en la naturaleza las rémoras en sus anfitriones durante un período prolongado de tiempo".

Vídeo: Rémora alimentándose y rozando el cuerpo de la ballena.

El equipo terminó con la primera grabación continua de las rémoras adhiriéndose a un organismo anfitrión, en este caso una ballena azul de más de 30 veces su tamaño. Su análisis mostró que los peces son inteligentes acerca de dónde se ubican en el anfitrión, eligiendo sitios con menos resistencia, como detrás del orificio de la ballena donde la resistencia se reduce hasta en un 84 por ciento.

El trabajo del equipo grabó 27 rémoras en 61 ubicaciones diferentes de las ballenas, pero reveló que la mayor parte del tiempo viajaban entre tres puntos favorables para la resistencia al arrastre; detrás del espiráculo, al lado o detrás de la aleta dorsal, y el flanco por encima de la aleta pectoral. Las razones para moverse incluyen alimentarse e incluso socializar, según el equipo.

ubicación preferida de las rémoras en la ballena azul

Imagen: Ubicaciones de los accesorios de las rémoras en una ballena azul de 26 m según lo observado por la grabación continua a través de la etiqueta de la cámara CATS. Los círculos azules indican la posición donde se observó al menos una rémora; el círculo amarillo relleno de magenta indica un sitio de alta densidad (más de tres rémoras a la vez).

Además, las rémoras viajaron por este entorno "surfeando" dentro de una fina capa de líquido alrededor del cuerpo de la ballena, donde la fuerza de arrastre se reduce hasta en un 72 por ciento. Esto les permite deslizarse por la superficie de la ballena usando muy poca energía y sin separarse por completo de su anfitrión, incluso mientras la ballena se mueve hasta siete veces su velocidad.

"Aprendimos que el disco de succión de la rémora es tan fuerte que pueden pegarse en cualquier lugar, incluso en la aleta de la cola donde se midió la resistencia más fuerte, pero les gusta ir por el camino fácil", dice Erik Anderson. "Esto les ahorra energía y les hace la vida menos costosa mientras hacen autostop y se deslizan sobre la superficie de la ballena como una sonda de la NASA sobre un asteroide o algún mini-mundo".

La investigación fue publicada en el Journal of Experimental Biology: Remoras pick where they stick on blue whales

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.