Un raro calamar con tentáculos en forma de codo desconcierta a los científicos en nuevas y espeluznantes imágenes

calamar Bigfin

Los tentáculos del calamar son más largos que un humano promedio, pero su cuerpo es pequeño como un billete de 5 Euros

Parece un extraterrestre: cabeza empequeñecida por enormes aletas revoloteando, cuerpo manchado a través del agua oscura, delgados tentáculos azules fluyendo detrás de él en una maraña de espaguetis de neón.

Pero a pesar de su apariencia de otro mundo, el escurridizo cefalópodo conocido simplemente como el calamar Bigfin (Magnapinnidae) puede ser más común en los océanos profundos de la Tierra de lo que los científicos jamás hubieran imaginado.

En los 113 años transcurridos desde su descubrimiento, el calamar Bigfin ha sido visto en estado salvaje solo 12 veces en todo el mundo. Ahora, un estudio publicado el miércoles (11 de noviembre) en la revista PLOS ONE, agrega cinco nuevos avistamientos al recuento, todos ellos observados miles de pies bajo la superficie de la Gran Bahía Australiana en el sur de Australia.

ROV en el RV InvestigatorLos avistamientos no solo marcan la primera vez que se ven calamares Bigfin en aguas australianas, sino que también es la primera vez que cinco de ellos han sido observados juntos en un solo lugar. El metraje resultante, filmado por cámaras submarinas que se arrastran detrás de un gran barco de investigación, proporciona una mirada sin precedentes a la anatomía y el comportamiento del extraño cefalópodo, dijo la autora principal del estudio, Deborah Osterhage.

"Me quedé atónita y emocionada cuando vi por primera vez el calamar Bigfin en una foto recopilada por nuestra cámara", dijo Osterhage, investigadora marina de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (o CSIRO, la agencia científica gubernamental de Australia). "Lo reconocí de inmediato, con sus distintivas aletas grandes y brazos y tentáculos extremadamente largos y delgados".


Vídeo cortesía de Deborah Osterhage / Great Australian Bight Deepwater Marine Program

Los científicos identificaron el primer espécimen de calamar de Bigfin o de aleta grande, que fue capturado por pescadores cerca de Portugal, en 1907. Pasaron más de 80 años antes de que alguien viera uno en estado salvaje, nadando 15.535 pies (4.735 metros) bajo el agua frente a la costa de Brasil en 1988. El calamar es distinto, con aletas gigantes que sobresalen de su cuerpo como las orejas del elefante Dumbo. Estas aletas son tan anchas como la parte superior del cuerpo (o manto) del calamar es larga, dijo Osterhage, y los Bigfins se impulsan a través del agua agitándolas como alas.

calamar Bigfin

Eso no es nada nuevo para los cefalópodos (solo pregúntale al adorable pulpo Dumbo), pero lo que realmente distingue al calamar Bigfin de sus otros primos de aguas profundas son los increíblemente largos y fibrosos tentáculos. Ahora, los investigadores tienen una mejor idea de cuán largos y fibrosos pueden llegar a ser.

En el nuevo estudio, que culmina con más de 40 horas de observaciones submarinas a profundidades de entre 3.100 y 7.900 pies (950 a 2.400 m) bajo la superficie, el equipo no solo avistó a la manada de grandes aletas nadando durante la noche, sino que incluso midió a uno de ellos con métodos más precisos que nunca.

"Pudimos medir [una muestra] con láseres, la primera vez, ya que las mediciones anteriores son estimaciones basadas en objetos cercanos", dijo Osterhage. "Medía 5,9 pies (1,8 m) de largo. El manto del espécimen medía alrededor de 6 pulgadas (15 centímetros), y los 5,9 pies [1,8 m] restantes estaban formados por esos largos brazos y tentáculos".

Piensa, una parte superior del cuerpo tan larga como un billete de 5 Euros, con tentáculos tan largos como la campeona de tenis estadounidense Serena Williams. Y eso puede ser incluso pequeño. Según Osterhage, estudios previos han estimado que el calamar puede crecer hasta 22 pies (7 m) de largo.

calamar Bigfin

Más extraño todavía puede ser cómo los calamares sostienen esos tentáculos. A diferencia de la mayoría de los cefalópodos, cuyos tentáculos cuelgan debajo de sus cuerpos, los apéndices del calamar Bigfin sobresalen en ángulos perpendiculares a sus mantos antes de doblarse y rizarse, haciendo que cada tentáculo parezca un "codo", dijo Osterhage.

Durante uno de los avistamientos del equipo, un Bigfin sorprendió a los investigadores al levantar un largo brazo por encima de su cuerpo y mantenerlo allí, un comportamiento desconcertante nunca antes visto en los calamares, escribieron los investigadores. La postura podría tener algo que ver con la alimentación por filtración, especulan, pero la verdad es que nadie lo sabe con certeza. Encontrar la respuesta a eso (y muchas otras preguntas pendientes sobre el raro calamar) requerirá muchos más encuentros en la naturaleza.

calamar Bigfin

"Hay mucho que aprender sobre el calamar Bigfin; todavía se desconocen cuestiones básicas como de qué se alimenta, cómo se reproduce, etc.", dijo Osterhage. "Pero una cosa interesante acerca de nuestro artículo es que los cinco especímenes se encontraron agrupados en estrecha proximidad espacial y temporal entre sí, lo que nunca antes se había visto".

Por qué se agruparon juntos es otra pregunta sin respuesta, pero este comportamiento a menudo se asocia con oportunidades de supervivencia o apareamiento, dijo Osterhage. Los futuros avistamientos ayudarán a determinar las necesidades específicas del calamar, agregó, pero por ahora, tal vez sea más seguro decir que los extraterrestres de una pluma (o tentáculo) se mantienen unidos.

La investigación ha sido publicada en la revista PLOS ONE: Multiple observations of Bigfin Squid (Magnapinna sp.) in the Great Australian Bight reveal distribution patterns, morphological characteristics, and rarely seen behaviour

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.