Confirman especies gelatinosas completamente nuevas en el mar profundo y oscuro

ctenóforo Duobrachium sparksae

Duobrachium sparksae ha sido descrita completamente con vídeos de alta definición

Por primera vez, los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) han identificado formalmente una nueva especie de criatura submarina basándose únicamente en imágenes de vídeo de alta definición filmadas en el fondo del océano.

¿Y qué criatura submarina es?. La han llamado Duobrachium sparksae, una extraña y gelatinosa especie de ctenóforo, encontrada por el vehículo operado por control remoto (ROV) Deep Discoverer durante una inmersión en la costa de Puerto Rico.

Ese encuentro tuvo lugar en 2015, pero cuando afirmas haber descubierto una especie completamente nueva, basada únicamente en evidencia de vídeo, para el caso, sin especímenes físicos para ayudar a defender tu caso, necesitas hacer tu debida diligencia.

Afortunadamente, las cámaras del Deep Discoverer, cuyas imágenes se pueden ver aquí, estuvieron a la altura del trabajo, capaces de captar sutiles detalles en el cuerpo de D. sparksae de menos de un milímetro de largo.

El análisis posterior del organismo, ahora detallado en un nuevo artículo, indica que se distingue fácilmente de todas las demás especies de ctenóforos conocidas, dicen los investigadores.

"Es único porque pudimos describir una nueva especie basada completamente con vídeos de alta definición", explica el biólogo marino de la NOAA Allen Collins. "No tenemos los mismos microscopios que tendríamos en un laboratorio, pero el vídeo puede darnos suficiente información para comprender la morfología en detalle, como la ubicación de sus partes reproductivas y otros aspectos".

Esos aspectos son múltiples. Desde la distancia, la característica más notable de D. sparksae es su cuerpo bulboso en forma de globo, pero también presenta dos prominentes brazos tentaculados.

En total fueron filmados por el ROV tres individuos diferentes a profundidades de alrededor de 3.900 metros (casi 2.5 millas de profundidad), y uno de los animales parece estar usando sus tentáculos para anclarse al lecho marino.

"Era un organismo hermoso y único", dice el oceanógrafo Mike Ford.

"Se movía como un globo de aire caliente adherido al fondo marino en dos líneas, manteniendo una altitud específica sobre el fondo marino. Si está pegado al fondo marino, no estamos seguros. No observamos apego directo durante la inmersión, pero parece que el organismo toca el lecho marino".

morfología de Duobrachium sparksae

Es posible que los otros especímenes no hayan estado tocando el lecho marino, pero los tres animales fueron vistos a dos metros de él, en una característica llamada Anfiteatro de Arecibo, que se encuentra dentro de una fosa submarina conocida como el Cañón de Guajataca.

Es en estas partes muy profundas del océano donde se encuentran los ctenóforos, pero la profundidad extrema de su hábitat natural significa que no nos encontramos con estos misteriosos animales, y mucho menos con nuevas especies, muy a menudo.

Los ctenóforos tienen varios nombres comunes, muchos de los cuales parecen casi cómicos: medusas peine (llamadas así por sus 'peines' de finos cilios) son las más populares, pero también se las conoce como grosellas de mar, nueces de mar y fajas de Venus.

Si bien los animales pueden parecerse superficialmente a las medusas, no están estrechamente relacionados. Los ctenóforos, que son carnívoros, subsisten a base de pequeños artrópodos y varios tipos de larvas.

Hasta la fecha se han descrito alrededor de 200 especies, con aproximadamente una nueva especie que se encuentra cada año en promedio, y la mayoría de los descubrimientos se basan en métodos de captura de vídeo para la base de las descripciones físicas, dadas las dificultades de recolectar especímenes.

Duobrachium sparksae

"Esto presenta un enigma porque la taxonomía depende en gran medida de especímenes de tipo físico conservados en museos para servir como referencias con las que se puede comparar otro material", explican los investigadores en su artículo.

"De hecho, la idea de utilizar evidencia fotográfica para establecer nuevas especies ha sido muy polémica en las últimas décadas".

Afortunadamente, dadas las imágenes de alta definición que obtuvo el equipo de estos tres excelentes especímenes de D. sparksae, los investigadores dicen que no recibieron "ningún rechazo" sobre el descubrimiento de su especie.

Si bien el equipo espera recolectar especímenes en inmersiones futuras para análisis físico, dicen que podrían pasar décadas antes de que tengan la oportunidad de encontrarse nuevamente con la medusa peine.

Por el bien de D. sparksae, eso podría ser lo mejor: llevar un globo gelatinoso hasta el nivel del mar, cuando normalmente reside a unos 4 kilómetros bajo la superficie del océano, puede ser un asunto complicado.

"Incluso si tuviéramos el equipo, habría habido muy poco tiempo para procesar el animal porque los animales gelatinosos no se conservan muy bien", dice Collins. "Los ctenóforos son incluso peores que las medusas en este sentido".

La nueva especie de ctenóforo ha sido descrita en la revista Plankton and Benthos Research: Duobrachium sparksae (incertae sedis Ctenophora Tentaculata Cydippida): A new genus and species of benthopelagic ctenophore seen at 3,910 m depth off the coast of Puerto Rico

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: