Vídeo muestra la inusual muerte de un polluelo ahogado por un pez

nido de gorrión costero

En un encuentro mortal "pájaros contra peces", el pez salió ganador

Cuando el nido de un gorrión se inundó durante la marea alta en la costa de Georgia, un pez aprovechó la oportunidad de comer a un polluelo recién nacido, y la cámara de video de un científico captó una primera vista de todo el mortal encuentro.

Las imágenes muestran a un pequeño pez llamado fúndulo o pez momia (Fundulus heteroclitus) saltando a un nido inundado y atacando a un gorrión o chingolo costero (Ammospiza maritima), demostrando que los gorriones bebés en este hábitat enfrentan una amenaza previamente desconocida para los científicos.

Corina Newsome, ornitóloga del Hunter Lab de la Georgia Southern University en Statesboro, colocó cámaras en los nidos de las aves para conocer los riesgos que representan los depredadores. En este caso, el depredador procedía de un lugar inesperado: el agua.

"Muchas preguntas estaban dando vueltas en mi mente después de ver eso", dijo Newsome.

Las marismas de marea en Georgia son el hogar de muchos tipos de aves, y se sabe que los gorriones costeros que viven allí construyen sus nidos en lugares propensos a inundarse cuando sube la marea. Esto puede ser peligroso para los polluelos jóvenes, aunque a menudo sobreviven a inundaciones menores, según el estudio.

Ammodramus maritimus o gorrión costeroPero elegir un sitio de anidación más seco que esté más arriba puede dejar a las crías más expuestas a una serie de depredadores, dijo Newsome. Las aves más grandes, como los cuervos o los zarcillos, encuentran deliciosos los gorriones bebés, al igual que los mapaches, las ratas arroceras de los pantanos y los visones americanos; y los polluelos de gorrión tienden a estar más seguros en nidos que están más cerca del suelo, ya que esto les proporciona una cubierta protectora.

Las marismas saladas también están habitadas por el robusto fúndulo. Estos peces miden hasta 3 pulgadas (9 centímetros) de largo, son altamente tolerantes a condiciones adversas, como bajos niveles de oxígeno y cambios drásticos de temperatura, y se deleitan con una variedad de pequeños animales acuáticos, incluidos caracoles, almejas y otros peces, escribieron los investigadores en el estudio.

Fundulus heteroclitus

Una amenaza desde abajo

El 5 de junio de 2019, una de las cámaras de Newsome registró una actividad inusual en un nido de gorriones inundado durante la marea alta. El nido tenía dos huevos y un polluelo que había eclosionado ese mismo día.

"En el vídeo, se puede ver el agua subiendo gradualmente en el nido, y el polluelo está flotando sobre el agua", dijo Newsome. De repente, un pez aparece sobre el borde del nido, descansando brevemente junto a la cría flotante, y luego ataca. El fúndulo tiró del polluelo bajo el agua y "golpeó al polluelo en su boca" hasta que el polluelo se ahogó, según el estudio.

Un nido inundado no es necesariamente una sentencia de muerte automática para los gorriones bebés: si pueden mantener la cabeza fuera del agua y el agua disminuye antes de bajar demasiado la temperatura corporal, incluso un pajarito recién nacido puede sobrevivir a una inmersión.

"Pero si los depredadores acceden al nido con el agua, eso presenta una amenaza completamente nueva", dijo Newsome. Los científicos no habían informado previamente de nada como esto, agregó.

marismas de Brunswick

El encuentro pudo haber llenado el estómago del fúndulo, pero dejó a los investigadores hambrientos de respuestas sobre este peligro nunca antes visto. Por ejemplo, preguntó Newsome, ¿Cómo varía la amenaza de depredación de nidos entre depredadores acuáticos y terrestres? ¿Los gorriones construyen sus nidos para optimizar su protección contra un tipo de depredador, solo para terminar siendo más vulnerables a otros? ¿Son los peces los únicos carnívoros acuáticos que se aprovechan de los nidos inundados, o las tortugas de los pantanos también comen a las crías durante la marea alta?

"Se han realizado muchas investigaciones para mostrar que la depredación de nidos aumenta cuando aumenta la altura del nido del suelo", explicó Newsome. "Pero esto agrega una capa de complicación a cómo se ve realmente la amenaza de depredación para esta especie".

Newsome y sus coautores informan del suceso el 5 de febrero en The Wilson Journal of Ornithology: Birds versus fish: Nest flooding introduces predator–prey interactions in Georgia's coastal marshes

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: