Tiburón gigante, posiblemente un megalodon, se dio un festín con una ballena hace 15 millones de años

megalodon se alimenta de una ballena

El tiburón, agitando su cabeza, hundió sus dientes en la aleta de la ballena

Un voraz tiburón, posiblemente un megalodon (Otodus megalodon), el tiburón más grande que jamás haya existido, hundió sus dientes en una ballena barbada hace unos 15 millones de años en lo que hoy es Maryland, según un nuevo estudio del hueso de la aleta de la ballena.

Sin embargo, la ballena probablemente ya estaba muerta y flotando en la superficie del agua, según indicó un análisis de las marcas de mordedura en su radio, o hueso de la aleta. Entonces, el megalodon o algún otro tiburón gigante probablemente estaba devorando a la criatura muerta, mordiendo la aleta de la ballena y moviendo su cabeza hacia adelante y hacia atrás para arrancar su carne.

"Estos rastros de mordeduras que consisten en surcos arqueados delgados y poco profundos en el radio probablemente indiquen carroñeo en lugar de depredación activa", dijo el investigador principal del estudio, Stephen Godfrey, curador de paleontología en el Museo Marino Calvert en Solomons, Maryland.

El coleccionista de fósiles de Maryland William (Douggie) Douglass descubrió el hueso de ballena, que data de la época del Mioceno (hace 23 millones a 5,3 millones de años), en la playa cerca de los acantilados de Calvert, en erosión natural, un área conocida por sus extraordinarios fósiles marinos. Durante el Mioceno, el Océano Atlántico inundó intermitentemente lo que ahora es el área de Chesapeake en Maryland. Los sedimentos marinos llenos de fósiles que ahora forman los acantilados se depositaron hace entre 20 y 9 millones de años, dijo Godfrey.

Por lo general, Douglass vende sus fósiles en el arcén de la carretera, pero en este caso, donó el hueso de ballena al Museo Marino de Calvert. "Él notó los rastros de mordeduras de tiburón y me lo trajo al museo, sospechando que estaría interesado en este hallazgo inusual", dijo Godfrey.

El hueso de la aleta de casi 11 pulgadas de largo (27,5 centímetros) está algo aplanado y tiene una forma ligeramente curvada, características que son indicativas de una ballena barbada o que se alimenta por filtración. El hueso es muy similar a la extinta ballena local Diorocetus hiatus, señaló Godfrey, quien hizo la investigación con la ex pasante de verano de paleontología Annie Lowry.

Encontraron marcas de mordeduras y sacudidas de tiburón a ambos lados del hueso de la aleta de la ballena.

"El tiburón habría apretado firmemente la aleta y luego habría sacudido vigorosamente la cabeza en un intento de cortar el hueso (sin éxito) o simplemente quitarle la carne", dijo Godfrey. "Después de haber quitado un poco de carne, volvió a morder la aleta para quitar más carne".

huesos mordidos de la ballena barbada

Imagen: Dos vistas del radio de la ballena barbada del Mioceno (hueso de la aleta). (Crédito de la imagen: Stephen Godfrey / CMM)

Afortunadamente, la ballena probablemente estaba muerta y flotando en la superficie del agua cuando el tiburón la atacó.

"Cuando una ballena muere, se invierte y flota en la superficie del agua debido a la acumulación de gases abdominales por descomposición", dijo Godfrey. Los tiburones carroñeros se alimentan con frecuencia en la superficie del agua, a veces levantando la cabeza fuera del océano, por lo que la aleta de la ballena habría sido un objetivo fácil para los grandes peces.

Al igual que otros rastros de fósiles, evidencia de animales, en lugar de los animales mismos, a este se le dio un nombre científico: Linichnus bromleyi, dijo Godfrey.

Entonces, ¿Qué tiburón mordió a la ballena? Es difícil de decir, dijo Godfrey.

Los sospechosos incluyen (en orden alfabético): Alopias grandis, Alopias palatasi, Carcharhinus, Carcharodon hastalis, Galeocerdo aduncus, Hemipristis serra, un juvenil de O. megalodon, Physogaleus contortus y Sphyrna laevissima.

Las marcas de mordida no muestran claramente si el tiburón tenía dientes serrados, pero si las marcas fueron hechas por un diente no serrado, entonces el "candidato más probable sería Carcharodon hastalis, el antepasado del actual gran tiburón blanco", dijo Godfrey.

La investigación, que se publicó en línea el 24 de octubre en la revista Carnets Geol., y se presentó en línea el viernes (5 de noviembre) en la conferencia anual de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados, que es virtual este año debido a la pandemia de COVID-19.

Referencia: The ichnospecies Linichnus bromleyi on a Miocene baleen whale radius preserving multiple shark bite-shake traces suggests scavenging

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar