Clicky

Fósiles 'verdaderamente notables' son una rara evidencia de antiguos ataques de tiburón contra tiburón

(0 Votes)

ataque entre tiburones

Estos fósiles son raros porque el cartílago de tiburón rara vez se fosiliza

Durante la era del megalodon, los tiburones cazaban todo tipo de criaturas, incluidos otros tiburones, según un nuevo estudio basado en cuatro raros fósiles.

En cuatro hallazgos separados, investigadores y cazadores de fósiles aficionados descubrieron las antiguas vértebras de tiburones ahora extintos; las cuatro vértebras están cubiertas de marcas de mordeduras de tiburón, y dos todavía tienen dientes puntiagudos de tiburón que sobresalen de ellas. Estos hallazgos son extraordinarios, ya que los esqueletos de tiburones están hechos de cartílago, que no se fosiliza bien, dijeron los investigadores.

Los descubrimientos muestran que hace millones de años, los antiguos tiburones devoraban a otros tiburones en lo que ahora es la costa este de Estados Unidos. "Los tiburones se han estado atacando unos a otros durante millones de años, sin embargo, estas interacciones rara vez se informan debido al escaso potencial de conservación del cartílago", dijo el co-investigador del estudio Víctor Pérez, curador asistente de paleontología en el Museo Marino Calvert en Solomons, Maryland.

Los investigadores han sabido durante décadas sobre la depredación de tiburones sobre tiburones e incluso el canibalismo. Es un comportamiento que se observa en los tiburones vivos, incluidos muchos lamniformes, un icónico grupo que incluye duendes, de boca ancha, peregrinos, mako y grandes tiburones blancos, que, como fetos, a veces devoran a sus hermanos en el útero, dijeron los investigadores.

Los antiguos tiburones han dejado sus marcas de mordeduras en innumerables paleo criaturas, incluidos huesos de mamíferos marinos, peces con aletas radiadas y reptiles, incluso pterosaurios, reptiles voladores que vivieron durante la era de los dinosaurios, encontraron dos estudios.

marcas de mordeduras en huesos de tiburón

Imagen: Centrum de Carcharhinidae indet. (CMM-V-7012) de la Formación Calvert del Mioceno cerca de Prince Frederick, MD, EE. UU., en vistas articular (A1), dorsal (A2), ventral (A3) y lateral (A4). Las flechas marcan la ubicación de los rastros de mordeduras.

Sin embargo, la evidencia de antiguos ataques de tiburón contra tiburón es algo rara. La evidencia más antigua de depredación de tiburón contra tiburón se remonta al período Devónico (hace 419,2 millones a 358,9 millones de años), cuando un tiburón Cladoselache engulló otro tiburón, cuyos restos estaban fosilizados en su contenido intestinal.

En el nuevo estudio, los investigadores examinaron tres fósiles de tiburones encontrados en Calvert Cliffs en la costa de Maryland entre 2002 y 2016, y un cuarto descubierto en una mina de fosfato en Carolina del Norte en la década de 1980. Todos los fósiles datan del período Neógeno (hace 23,03 millones a 2,58 millones de años), una época en la que acechaba los mares el megalodon (Otodus megalodon), el tiburón registrado más grande del mundo (Sin embargo, el megalodon no participó en estos cuatro ataques).

A diferencia del resistente hueso, el cartílago de tiburón es un tejido blando hecho de pequeños prismas hexagonales, que se rompen rápidamente después de que el animal muere, dijo Pérez. "Entonces, encontrar elementos cartilaginosos del esqueleto de un tiburón ya es raro, pero encontrar estos elementos esqueléticos con rastros de mordeduras es verdaderamente notable", dijo. "Es necesario que existan circunstancias excepcionales para que esta interacción depredadora se conserve durante millones de años y sea recuperada por alguien que reconozca su importancia".

fósiles de tiburón con mordeduras

Imagen: Diferentes vistas de una vértebra de un antiguo tiburón encontrado en Maryland. Observa los dos dientes de tiburón incrustados en el fósil. Las barras de escala equivalen a 1 centímetro. (Crédito de la imagen: Pérez, V.J. et al. Acta Palaeontological (2021); CC BY 4.0)

Entonces, ¿Cómo sobrevivieron estos cuatro fósiles? Todos son centros o vértebras que forman la columna vertebral. "Los centros están compuestos por un cartílago calcificado más denso que se conserva mejor que otras partes del esqueleto", anotó Pérez. De hecho, estos cuatro fósiles son los primeros centros de tiburones antiguos documentados con marcas de mordeduras de tiburón en ellos, dijo el equipo de investigación.

No está claro si estas mordeduras, conocidas como rastros de fósiles, que son restos fosilizados de animales que no son partes de sus cuerpos, como huellas, marcas de mordeduras o incluso caca, se realizaron durante un ataque activo o un evento de recolección, dijo Pérez. Sin embargo, al menos uno puede provenir de un ataque; un fósil de Maryland que todavía tenía dos dientes de casi 1,5 pulgadas de largo (4 centímetros) que sobresalían muestra signos de curación, lo que indica que el tiburón sobrevivió al encuentro.

dientes de tiburón incrustadosImagen derecha: Tomografía computarizada aislando dos dientes de un Carcharhinidae indet. que están incrustados en el centro de un Carcharhinus (CMM-V-2700) de la Formación Calvert del Mioceno en Chesapeake Beach, MD, EE. UU.

Un análisis óseo reveló que las víctimas eran condrictios, una clase con 282 especies vivas en la actualidad, incluidos tiburones toro, tiburones tigre y tiburones martillo. "No podemos identificar las especies exactas involucradas en estos encuentros, pero podemos reducirlo a algunos posibles culpables", dijo Pérez.

Según su forma, el fósil con dos dientes de tiburón incrustados pertenece a la familia Carcharhinidae, en uno de dos géneros: Carcharhinus o Negaprion, dijeron los investigadores. Los dientes incrustados también pueden ser de un tiburón Carcharhinus o Negaprion, encontraron los investigadores.

Otro espécimen de Maryland, que también parece ser de la familia Carcharhinidae, tenía marcas de mordeduras de varios atacantes, posiblemente tiburones condrictios, tiburones lamnidos o peces óseos. El tercer espécimen de Maryland podría pertenecer al género Galeocerdo, cuya única especie sobreviviente es el tiburón tigre (G. cuvier).

Los dientes incrustados y una marca de gubia en las muestras, "sugieren que estos centros fueron mordidos con mucha fuerza", escribieron los investigadores en el estudio.

Dos de los especímenes están expuestos ahora en el Museo Marino de Calvert en la nueva exhibición "Sharks! Sink your teeth in!".

El estudio aparece en la edición en línea del 7 de diciembre de 2021 de la revista Acta Palaeontologica Polonica: Rare evidence of shark-on-shark trophic interactions in the fossil record

Etiquetas: FósilesMordeduraAtaqueTiburón

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: