Esta playa artificial de Canarias es buena para los turistas... y los tiburones

angelote camuflado en la arena
Las Islas Canarias son un punto caliente para los angelotes (Squatina squatina), en peligro crítico de extinción, quizás atraídos por las playas artificiales que brindan refugio seguro a los juveniles. Foto de Sergio Hanquet/Minden Pictures

Los angelotes en peligro de extinción y los turistas europeos se sienten atraídos por el mismo hábitat

En el Océano Atlántico, a unos 100 kilómetros de la costa noroeste de África, se encuentra un archipiélago conocido como las Islas Canarias, creado hace millones de años por una intensa actividad volcánica.

La isla más grande y poblada, Tenerife, se eleva desde el fondo del océano hasta una serie de picos, uno de los cuales es el tercer volcán más grande del mundo. Las tierras altas del interior de Tenerife son un paisaje lunar, mientras que su costa de roca de lava y escarpados acantilados está golpeada por el oleaje.

En contraste con la mayor parte de la agreste geología de la isla, al norte de la capital de la isla, Santa Cruz, hay una larga playa en forma de media luna de suave arena amarilla, con arboledas de palmeras y una tranquila bahía creada por un largo rompeolas. Esta es la Playa de Las Teresitas, un imán para los turistas del norte de Europa que anhelan el sol invernal.

Pero la mayoría de las personas que toman el sol en Las Teresitas probablemente no sean conscientes de lo que se esconde en las aguas poco profundas que bañan la costa. La bahía, diseñada y situada a menos de 10 kilómetros de la segunda ciudad más grande de Canarias, es un sorprendente refugio para las crías de uno de los peces en mayor peligro de extinción del mundo: el angelote (Squatina squatina).

Cuando los españoles tomaron el control de Canarias en el siglo XV, comenzaron a plantar cultivos comerciales: cochinilla y caña de azúcar al principio, y luego agregaron plátanos, tomates y otros valiosos productos. Durante siglos, la economía de las islas prosperó, pero era una riqueza frágil. A lo largo de los años, los medios de vida se vieron amenazados por ciclos de enfermedades de los cultivos, la competencia de mercados más baratos y flujos de lava que arrasaron las cosechas y convirtieron buenas tierras agrícolas en terrenos áridos.

En la década de 1950, el boom de los paquetes turísticos se mostró prometedor como nuevo crecimiento comercial. Pero si bien las islas tenían el sol, el cálido clima y la facilidad de acceso desde Europa necesarios para esta nueva industria, les faltaba un elemento vital: playas de arena de postal.

Esto se debe a los planificadores de Tenerife, quienes idearon un audaz plan para renovar una de las playas expuestas de roca de lava de la isla. Eligieron un tramo de costa cercano a Santa Cruz y expropiaron las fincas de aguacate y otras pequeñas propiedades. Las excavadoras nivelaron la playa y la zona intermareal y construyeron un rompeolas de más de un kilómetro de largo. Y luego, desde el Sahara Occidental, en la costa noroeste de África, enviaron la pieza de resistencia: 240.000 toneladas de arena.

En 1973, este gigantesco proyecto, ambientalmente cuestionable desde el punto de vista actual, estaba completo. Como era de esperar, llegaron los turistas. Lo inesperado fue lo que su presencia le dio a una de las especies de peces más amenazadas del mundo: visibilidad. Quizás los angelotes siempre se reunieron aquí, pero hasta hace poco nadie lo sabía realmente.

Playa de Las Teresitas

Imagen: Para atraer a los turistas, los promotores inmobiliarios de Tenerife, en las Islas Canarias, crearon la Playa de Las Teresitas, una popular playa entre turistas, lugareños y, en aguas poco profundas, angelotes. Foto de Mike Workman/Shutterstock

A lo largo de la Playa de las Teresitas, filas y filas de turistas descansan en sillas de playa bajo sombrillas o caminan sobre la suave arena para refrescarse en el agua. La brisa crea pequeñas olas con puntas de zafiro en la superficie del agua, una cobertura mágica para lo que hay debajo: un vivero de angelotes.

Las hembras de angelote migran regularmente a estas aguas idealmente protegidas para dar a luz a entre ocho y 25 crías vivas, que permanecen en aguas poco profundas durante aproximadamente un año. Se alimentan de sepias y otras pequeñas presas y crecen hasta unos 50 centímetros, aproximadamente la misma longitud que un bebé recién nacido. Luego desaparecen durante años hasta que maduran. Adónde van es un misterio.

Vídeo: Los angelotes se mezclan con el fondo marino y se abalanzan sobre sus sorprendidas presas. Vídeo de elodieturpin/Pond5

Durante siglos, los angelotes habían sido comunes a lo largo de la costa atlántica del norte de África y Europa, así como en el Mediterráneo. Los antiguos griegos los pescaban; Plinio el Viejo describió el uso de su piel para pulir la madera y el marfil. En las Islas Británicas, se les llamaba monkfish (peces monje) por su parecido con la túnica con capucha de un monje.

Con la llegada de la pesca industrial de arrastre de fondo a finales del siglo XIX, se capturaron fácilmente y se convirtieron en un pez comestible común. En la década de 1960, la agresiva pesca de angelotes, junto con su tasa de reproducción extremadamente baja, provocó una dramática disminución de sus poblaciones. Apuntarlos finalmente se volvió comercialmente inviable y el nombre de peces monje quedó relegado a otra especie, el rape (anglerfish en inglés).

Pero los angelotes todavía eran una captura incidental en otras pesquerías, y a principios de la década de 1970, cuando los desarrolladores transportaron arena del Sahara a Tenerife, los peces estuvieron al borde de la extinción en la mayor parte del Atlántico Norte y el Mediterráneo.

angelote nadando

Imagen: Los biólogos de las Islas Canarias sólo se dieron cuenta de la robusta población de angelotes de las islas hace aproximadamente una década. Foto de Mike Sealey

En la Unión Europea y el Reino Unido se ha vuelto ilegal pescar o retener angelotes. Si uno es capturado accidentalmente, los pescadores deben devolverlo vivo al mar. Pero la principal amenaza para los angelotes sigue siendo la poderosa industria de la pesca de arrastre de fondo, que representa más del 30 por ciento del pescado desembarcado en la Unión Europea.

La historia en las Islas Canarias es ligeramente diferente. Michael Sealey, biólogo marino del Angel Shark Project (ASP) en Tenerife, dice que la pesca de arrastre de fondo nunca ha sido tan viable en Canarias como en la mayor parte de Europa y el Mediterráneo. El lecho marino es en su mayor parte demasiado profundo, explica, y la topografía submarina está plagada de irregulares montes submarinos y arrecifes donde los aparejos de pesca pueden quedar enganchados. Además, la Comisión Europea ha suspendido toda pesca de arrastre en Canarias desde 2005.

Pero los biólogos sólo se dieron cuenta hace una década de que Canarias alberga una población de angelotes. Posteriormente, en 2014, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el Museo Koenig Bonn y la Sociedad Zoológica de Londres colaboraron para establecer ASP. El objetivo del proyecto: recopilar datos sobre hábitats críticos, patrones de movimiento y biología reproductiva de los angelotes, y trabajar con comunidades y funcionarios locales para proteger a los peces. La información sobre el ciclo de vida es crucial para desarrollar efectivas estrategias de conservación y proteger hábitats valiosos, aunque improbables, como la Playa de Las Teresitas.

Recientemente se ha publicado un estudio (enlace al final del artículo) sobre la distribución espaciotemporal y segregación sexual del angelote Squatina squatina, en peligro crítico de extinción, en la mayor reserva marina de España, en La Isla Graciosa. Desde 2018, un equipo de expertos del Angel Shark Project: Canary Islands ha estado utilizando la telemetría acústica para estudiar a los angelotes adultos en la Reserva Marina de La Graciosa, recopilando datos detallados a largo plazo sobre sus movimientos y el uso de su hábitat. Hasta el momento, los estudios han revelado una segregación social y espacial según el sexo y la profundidad. También se ha destacado una alta variabilidad diaria, con un pico de actividad durante la noche. Abajo un vídeo explicativo de como se ha desarrollado el trabajo en la Reserva Marina:

Pero los angelotes no son los sujetos de investigación más fáciles. Son maestros del disfraz, por lo que detectarlos es un desafío. Tienen una peculiar forma aplanada y pasan la mayor parte del tiempo tumbados en el fondo del océano parcialmente cubiertos por arena. Su coloración, rojiza o marrón verdosa salpicada de pequeñas manchas blancas, les ayuda a mezclarse con el fondo marino.

angelote camuflado en la arena

Imagen: La mayoría de los angelotes se mantienen alejados de los nadadores en playas concurridas, como la Playa de las Teresitas. Foto de Mike Sealey

Recopilar datos sobre animales tan esquivos, con bajas densidades de población repartidos en un área enorme, requiere mucha mano de obra. La ayuda ha llegado en forma de ciencia ciudadana: en todas partes de las Islas Canarias, los buceadores y pescadores recreativos están invitados a realizar informes en línea sobre cualquier avistamiento o captura accidental de angelotes. A través de una iniciativa ASP, los operadores de buceo llevan a cabo competiciones amistosas para ver qué empresa puede registrar la mayor cantidad de avistamientos, aumentando así la recopilación de datos, particularmente de científicos ciudadanos.

Rubén Martínez, instructor de buceo en Lanzarote, la isla más oriental de Canarias, es un entusiasta defensor de los angelotes y regularmente se ofrece como voluntario para los estudios de la ASP. Ayuda con procedimientos como marcar los peces con etiquetas tipo espagueti (un lazo de plástico que se coloca fácilmente) o etiquetas acústicas. Ambas se realizan en el acto sin tener que pescar el pez ni sacarlo del agua.

"Trabajamos en equipo y practicamos de antemano", dice Martínez. Después de detectar un angelote en la arena, el equipo coloca sobre el animal una malla sujeta a un marco resistente. Toman una pequeña muestra de aleta para analizar el ADN y colocan una etiqueta en la base de la aleta dorsal. Todo el procedimiento, cuando se realiza correctamente, lleva menos de un minuto.

marcado de un angelote

Imagen: Un programa de marcado iniciado por el Programa Angel Shark en las Islas Canarias ha generado una gran cantidad de datos. Foto de Mike Sealey

Las encuestas han demostrado que otras playas de las Islas Canarias también son potenciales lugares de cría. Curiosamente, la mayoría de ellas han sido modificadas, como Teresitas, para hacerlas más atractivas para la gente. En Lanzarote, Playa Chica cuenta con otra larga extensión de arena importada. Es un imán para los buceadores, además de un sitio espectacular y de fácil acceso, por lo que el número de avistamientos de angelotes adultos frente a esta costa es uno de los más altos de todo el archipiélago.

¿Cómo reaccionan los tiburones ante estas figuras humanas vestidas con trajes de neopreno? Alba Esteban Pacheco, bióloga y ex instructora de buceo de Euro Divers Lanzarote, admite que si bien ha habido casos de buzos que se han acercado demasiado a los tiburones, la mayoría de las empresas de buceo son sensibles a este respecto e informan bien a sus clientes. No tienen muchas opciones: en 2019, España introdujo una legislación en Canarias que convertía la molestia a los tiburones o el daño a su hábitat y zonas de reproducción en un acto criminal sujeto a grandes multas.

Pacheco tiene muy claro que mantiene a sus clientes de buceo al menos a la distancia recomendada de un metro de cualquier angelote que encuentren escondido en la arena. "Además", dice, "hoy en día, cuando todo el mundo graba todo en vídeo y lo publica en las redes sociales, es difícil para los buzos pasarse de la raya".

¿Pero es esto suficiente? Eva Meyers, cofundadora de ASP, reconoce que la comunidad de buceadores desempeña un papel crucial en la conservación de la especie. Pero añade que es necesario hacer mucho más para garantizar la supervivencia a largo plazo de los angelotes en zonas como Playa Chica.

buzo observa a un angeloteImagen derecha: Los angelotes se han convertido en un imán para los buceadores recreativos de todo el mundo. Foto de Frank Schneider/imageBROKER/Alamy Foto de stock

Un plan de recuperación de la ASP desarrollado con las autoridades locales se encuentra en las etapas finales. Incluirá medidas como la señalización en costas sensibles y el establecimiento de un código de conducta para los buceadores en toda Canarias.

Entre las comunidades internacionales de buceo, se corre la voz sobre la posibilidad de ver angelotes adultos en Canarias, y esto es una parte creciente del sector turístico. De hecho, el buceo con tiburones en todo el mundo es una bendición para las economías. Genera más de 24 millones de dólares al año en Canarias. A nivel mundial, el turismo de buceo con tiburones genera más de 300 millones de dólares al año, y las comunidades locales se benefician mucho más del buceo con tiburones que de la pesca de tiburones. En algunos casos, esto ha llevado a la creación de reservas marinas, como en Fiji, que también ayudan a otras especies marinas.

Es posible que muchos buceadores ahora sean conscientes de la fragilidad de la población de angelotes, pero ¿Qué pasa con todas esas personas chapoteando y nadando en las importantes áreas de cría justo al lado de las playas? Sealey cree que la actividad humana en las zonas de cría poco profundas influye en el comportamiento del angelote. En playas concurridas como Las Teresitas, los juveniles normalmente se retiran a aguas más profundas durante el día cuando hay mucha gente alrededor.

Durante la pandemia de COVID-19, las restricciones mantuvieron a la gente alejada de la playa. Después de casi dos años de paz, los angelotes no parecían estar preparados para la gente que regresaba al agua, ya que los nadadores informaron de un número inusual de mordeduras poco después de que se levantaron las restricciones. Los peces dependen de su camuflaje para protegerse, pero cuando los pisan, pueden salir de su escondite y morder, aunque por lo general se alejan nadando.

Conocidas localmente como "gomos (gummings en inglés)", las mordeduras no son graves y rara vez hacen sangrar. Pero el aumento de engomados fue una indicación de que los juveniles se habían adaptado a permanecer escondidos en aguas poco profundas las 24 horas del día, los 7 días de la semana para conservar energía. Después de la pandemia, los angelotes se han adaptado nuevamente, dirigiéndose a aguas más profundas más temprano en el día y evitando interacciones con humanos, al igual que muchas otras especies de vida silvestre urbana.

En la década de 1970, ¿Se adaptaron también los angelotes a los precipitados esfuerzos de Canarias por rediseñarse para los turistas? Es intrigante pensar que los proyectos masivos y ambientalmente disruptivos para rehacer las playas podrían haber mejorado accidentalmente el hábitat de una de las especies de peces raras del mundo.

Pero lo que está claro es que después que se construyó el rompeolas y llegó la arena, la gente los siguió y en las aguas tranquilas y poco profundas comenzaron a ver crías de angelote. Y a diferencia de cuántas asociaciones entre humanos y vida silvestre terminan en conflictos y animales muertos, esta vez condujo a la conservación.

La investigación fue publicada en Endangered Species Research: Spatiotemporal distribution and sexual segregation in the Critically Endangered angelshark Squatina squatina in Spain’s largest marine reserve

Etiquetas: PlayaCanariasTuristaTiburón angelote

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo