updated 11:37 PM CET, Dec 6, 2016

Las manta rayas gigantes en riesgo por el boom turístico en las Maldivas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

manta raya gigante en las Maldivas

Ejemplo del impacto negativo del turismo

Hanifaru Bay ha triplicado en dos años su comercio turístico al pasar a ser área Marina Protegida

mantas raya se alimentan de un banco de peces Las manta rayas gigantes podrían ser expulsados de un sitio de alimentación de fama mundial en cinco años debido a su desmantelamiento de la industria turística, advierte un biólogo marino

A pesar de su condición reciente como un área Marina Protegida (AMP), un popular destino turístico en las Maldivas se enfrenta a una caída masiva en la fauna silvestre y el turismo a menos que se ponga una gestión adecuada.

Desde que se otorgó la condición de AMP en 2009 a Hanifaru Bay, en el atolón de Baa, ha sido objeto de un interés creciente de los medios y ha visto triplicar su comercio turístico.

Pero Guy Stevens, director del proyecto Maldivas Manta Ray, advierte que sin una gestión adecuada del área "no se puede continuar", y sugiere que en apenas "cinco años vamos a ver una disminución masiva del número de animales que vendrán a Hanifaru".

Stevens dice que la zona no es "un área Marina Protegida, sin gestión o control del cumplimiento de la normativa y no ha sido una prioridad para el gobierno de Maldivas, es sólo un "parque de papel". Y añade que hay que presionar a las autoridades para que lo solucionen antes del inicio de la próxima temporada de manta raya.

Aunque el área principal es sólo del tamaño de un campo de fútbol, Hanifaru es un sitio de alimentación de fama mundial con capacidad para 250 manta rayas, que tienen una envergadura media de 3 metros (algunas pueden llegar a 7 metros).

manta raya gigante de las Maldivas y buzo

Stevens explica que el problema es el "gran volumen de personas en el agua" (ha visto hasta 13 barcos y casi 200 personas a la vez), causando molestias en su alimentación: "los animales físicamente no pueden nadar en el agua para alimentarse de plancton... El contacto de la gente, tocando, golpeando a los animales, altera su comportamiento alimenticio".

La seguridad es también un gran problema: "Hemos tenido animales afectados por las hélices, es sólo cuestión de tiempo antes de que alguien vaya a conseguir ser alcanzado por una hélice... barcos golpean a otros barcos, la gente es golpeada por los barcos, es sólo una receta para el desastre".

manta raya gigante de las Maldivas
Hanifaru es también el hogar de los tiburones ballena. Stevens advierte que ambas especies es probable que "inicien la búsqueda de alimentos en otras zonas".

El impacto negativo del turismo

Rupert Ormond, científico en jefe de la Fundación Save Our Seas, dice que el turismo generado por los animales es un arma de doble filo.


"Se puede dar una justificación económica para la protección de las especies, pero a menos que el número de turistas y el comportamiento estén controlados, no sólo va a degradar la experiencia del visitante, también el comportamiento de alimentación de los animales se interrumpirá y se trasladarán en otro lugar, o incluso el resultado será una disminución general de la población".

Aunque los reglamentos existen, parece que no se aplican, permitiendo que el número de barcos "safari" sin licencia reglamentada que entran en la bahía haya aumentado cuatro veces desde 2009. Guy Stevens ha visto a muchos de estos barcos, que pueden llevar hasta 30 personas de lugares cercanos o del continente. Dice que van demasiado veloces y maniobran en este lugar y alrededores, encima de los animales.


Stevens insiste en que se necesita una estrategia de gestión que pueda hacer cumplir los reglamentos con urgencia para detener la degradación de Hanifaru por un "exceso de turismo": Gestión de terceros, sanciones para los transgresores de las normas, prohibición de buceo en el sitio de alimentación, una cuota para entrar en el parque marino, que puede ser invertida de nuevo en la comunidad local, y una mayor conciencia de las directrices y reglamentos son sólo algunas de las medidas que han presentado él y su equipo con el fin de proteger a los animales y crear una industria turística sostenible.

"Pero a menos que tenga un sello del gobierno y la aprobación de la forma en que el sitio es administrado legalmente, nada de esto va a pasar", dice.

manta raya gigante, Maldivas, y buzos Rupert Ormond está de acuerdo: "Es vital la vigilancia de las autoridades a todos los operadores menos responsables que descuidan o se niegan a respetar las directrices de observación de las manta rayas".

Un portavoz del Ministerio del Medio Ambiente de Maldivas admitió que hubo problemas de gestión y falta de cumplimiento de la regulación por los usuarios. Sin embargo, él dijo que había "directrices claras sobre cómo utilizar el sitio y el número de personas,  el número de barcos, los límites de velocidad y el tamaño de los buques".

Enlaces útiles: Gobierno de Maldivas - Proyecto de Conservación de los Ecosistemas del Atolón  Save Our Seas

Original: Emily Shelton, The Ecologist