updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

La pesca de tiburones en Japón, un negocio salpicado de sangre

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

tiburones para la subasta y despiece en kesennuma

El puerto de Kesennuma representa el 90% del comercio japonés de aleta de tiburón

Algunos dicen que la pesca de tiburones equivale al "genocidio de una especie"

descarga de tiburones puerto de Kesennuma, Japón Queda todavía una hora para la salida del sol cuando el primer grupo de tiburones flácidos y sin vida son izados a tierra por el lado de babor en el puerto de Kesennuma, un pueblo de pescadores en la costa noreste del Pacífico de Japón.

Cuando la luz del día arroja por primera vez sus sombras en el muelle, los trabajadores de la lonja comenzarán destripar a los tiburones antes de cortar las aletas con afilados cuchillos. Se trata de un sucio negocio salpicado de sangre, y un estudio de la eficiencia industrial.

Las aletas son arrojadas a cubos de plástico, y lo que queda de los animales es recogido por una carretilla elevadora y cargados en un camión. Al contrario que al marlin, pez espada y atún rojo, que comparten los 1.000 metros de la bahía, se les concede en el puerto un tratamiento casi reverencial.

 


Kesennuma tiene un lucrativo negocio con los alimentos básicos de la cocina japonesa: el atún, lenguado, pulpo, cangrejo, bonito, paparda del Pacífico, algas y calamares.

Pero el comercio de aletas de tiburón es su elemento vital. El puerto, a 250 kilómetros al norte de Tokio, comercia el 90% de las aletas de tiburón de Japón y con la promesa de comer la mejor sopa de aleta de tiburón del país recibe autobuses llenos de turistas todos los días en verano.

museo del tiburón, Kesennuma, Japón En 2009, Kesennuma comercializó casi 14.000 toneladas de tiburón, por valor de poco más de 2.4 billones de yenes (£ 17.9m, libras esterlinas): una aleta de cola de buen tamaño puede alcanzar hasta Â¥ 10,000 (yenes).

Los tiburones, que representan una mínima amenaza para los seres humanos, es el tema principal del museo del tiburón de la ciudad, mientras que los puestos en el mercado del puerto venden todo lo que el animal tiene que dar: albóndigas, carne seca, bolsas de piel de tiburón y accesorios, y en un local la especialidad son los "salmones del tiburón", su corazón, que se comen crudos.

corazones curdos de tiburón en una pescaderia de Kesennuma, Japón

Pocas personas fuera de Japón conocen la contribución de Kesennuma en el comercio mundial de aletas de tiburón. Y muchos de los 2.000 trabajadores de la pesca en la ciudad prefieren que siga siendo así como descubrió "The Guardian" durante una reciente visita. A los periodistas se les pidió a abandonar un pórtico en el puerto y la película de reservada para los turistas, mientras que los funcionarios locales rechazaron las solicitudes de comentarios.

aleteo de tiburones en la lonja de Kesennuma, Japón Los trabajadores, en naves con temperaturas cerca del punto de congelación y ruidosas aves hambrientas volando en círculos encima, se mueven rápidamente a lo largo de las líneas de los tiburones para cortar sus aletas. Charcos de sangre se limpian con mangueras tan rápido como se forman.

La mayoría de las aletas de tiburón que se manejan en Kesennuma son llevados a una zona cercana para su secado - cuya ubicación es un secreto celosamente guardado - y se venden a restaurantes de lujo en Tokio y otras grandes ciudades. Una cantidad mucho más pequeña se exporta a Hong Kong y China, donde los ricos recientemente han adquirido el gusto por la aleta de tiburón de Kesennuma.

barcos palangreros de tiburón en el puerto de kesennuma, Japón Los pescadores van a lugares lejanos para perseguir a sus presas. La mayor parte de la flota de 130 buques de la ciudad pasan hasta 50 días en el mar, lanzando líneas cebadas de varias millas de longitud a lo largo de un tramo de mar entre Japón y Hawai.

Pero la creciente demanda de aletas de tiburón, junto con métodos de pesca modernos, ha provocado una rápida disminución de las poblaciones de tiburones en todo el mundo, de acuerdo con los grupos conservacionistas. Muchas de las naciones informan sus capturas en un número mucho menor, en violación de las normas internacionales.

En un informe publicado que coincidió con una reunión de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y  Alimentación el mes pasado, Pew Environment Group, con sede en Washington, dijo que al menos 73 millones de tiburones son asesinados cada año, principalmente por sus aletas.

"Los tiburones desempeñan un papel crítico en el medio ambiente marino", dijo el director de conservación de los tiburones de Pew Global, Jill Hepp. "Cuando las poblaciones de tiburones están sanas, la vida marina prospera. Pero donde han sido objeto de sobrepesca, decaen los ecosistemas marinos.

réplica en plástico de un plato de sopa de aleta de tiburón "Los países pescadores de tiburones tienen que cumplir sus promesas y actuar ahora para conservar y proteger estos animales".

El movimiento para convertir la sopa de aleta de tiburón en un paria culinario está cobrando impulso. El famoso chef británico, Gordon Ramsay, puso de relieve la crueldad involucrada en el aleteo - la práctica de cercenar las aletas y desechar el cuerpo - en un reciente documental de Channel 4, mientras que varios restaurantes chinos en Londres han quitado la sopa de sus menús.

Los tiburones azules (Prionace glauca) que representan el 80% de la captura de tiburón en Kesennuma se enumera como especie "casi amenazada" por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza . Sus hábitos migratorios hacen que sea difícil medir la población exacta, pero no hay duda de que las capturas están en declive.

Japón que capturaba cerca de 65.000 toneladas anuales de tiburones hace poco más de 40 años, según la agencia de pesca del país, en el año 2009 se había reducido a la mitad casi a 35.000 toneladas.

latas de sopa de alerta de tiburón
"El número de tiburones es definitivamente ha caído", dice Kokichi Takeyama, un experto en la industria pesquera de Kesennuma  quién lleva a cabo las visitas por el puerto. "En los viejos tiempos los pescadores los tiraban a la basura como captura incidental, pero ahora reconocen su valor comercial".

La industria japonesa de los tiburones utiliza todas las partes del animal en contra de los países que las capturas sólo por sus aletas, argumenta Takeyama.

Pero eso no hace nada para proteger a las poblaciones de tiburones, dice Mayumi Takeda, co-fundadora de PangeaSeed, un grupo de conservación de los tiburones en Tokio.

"Independientemente de si los consumidores utilizan todas las partes del tiburón no les protege contra la extinción", dice. "Sólo hay que pasar a través de las enormes pilas de tiburones juveniles en Kesennuma y la imagen se vuelve bastante clara: este es el genocidio de una especie".

tiburones apilados en la lonja de Kesennuma, Japón Al igual que otros miembros de la especie, el tiburón azul es lento en madurar y produce pocas crías. "¿Debemos esperar para proteger una especie una vez que esté al borde de la extinción, o actuar de forma responsable, mientras que todavía tenemos la oportunidad?" pide Takeda.

Varios países, incluida España, han adoptado medidas para conservar las poblaciones de tiburones, pero tiene pocas esperanzas de que Japón haga lo mismo. "Muchos japoneses a su vez hacen la vista gorda ante el problema de la conservación del mar y parece que lo pasan por alto aquí", dice ella.

"Y gracias a los esfuerzos de los conservacionistas en el océano del sur y Taiji, los medios de comunicación japoneses han mostrado estas cuestiones como si las acciones fueran de eco-terroristas".

La gente de Kesennuma, por su parte, teme que la cobertura mediática de las industrias de la caza de ballenas y delfines de Japón los coloque dentro de un examen más detenido. "Hemos visto lo que pasó con el tema de la caza de ballenas, y no queremos la atención", dijo un residente, que pidió no ser identificado. "Sólo queremos que nos dejen seguir adelante con nuestro trabajo".

tiburones en la lonja de Kesennuma, Japón

La pesca de tiburones en todo el mundo

20 países representan el 80% de la captura mundial de tiburones, de acuerdo con el Pew Environment Group. La principal nación en capturas es Indonesia, seguido por la India, España y Taiwán. Japón se encuentra en el 9º lugar, con una captura promedio anual de casi 25.000 toneladas.

La lista roja de la UICN muestra que el 30% de todas las especies de tiburones están amenazadas o casi amenazadas de extinción, y un plan acordado internacionalmente para la conservación de los tiburones alcanzado hace 10 años ha tenido poco efecto.

La historia anterior se reproduce (con adaptaciones personales) de los materiales proporcionados por: The Guardian

Crédito imágenes: Jeremy Sutton-Hibbert