updated 1:43 AM CET, Feb 22, 2017

Las antiguas culturas y el tiburón: ¿Cómo conectamos con los tiburones?

la cultura y el tiburón

Podemos mirar a los tiburones como peligrosos y extraños, pero no siempre fue así

Este es un extracto de "Demon Fish: Un viaje por el mundo oculto de los Tiburones", por Juliet Eilperin. Como reportera nacional de medioambiente para el Washington Post, los trabajos de Eilperin la han llevado a través de la tundra ártica y a las cuevas de Tennessee en busca de raros insectos, pero ella es más feliz bajo el agua. En "Demon Fish" ofrece una visión global de las formas, a menudo sorprendentes e inexplicables, en que se relacionan e involucran pueblos y culturas con el depredador del océano.

Juliet EilperinEn nuestra época actual, cuando los tiburones son vistos como "el otro", es importante reconocer que en anteriores períodos de la civilización humana fueron vistos como más íntimamente relacionados con nosotros. Aunque algunas comunidades simplemente los han visto como una parte a observar del mundo natural, varias sociedades costeras los veían jugando un papel fundamental en su creación o para servir como árbitros de los los conflictos y las actividades humanas. Uno de los aspectos notables del papel del tiburón en Papúa Nueva Guinea es que han conservado este tipo de visión del mundo a día de hoy, donde otras tradiciones se han perdido. Pero en el contexto general de la historia humana, Karasimbe y sus cohortes no son únicos.

Desde los primeros momentos en que los humanos desarrollaron el lenguaje, el arte y otras formas de comunicación, empezaron a hacer la crónica de la presencia de tiburones en sus alrededores. Cerámica fenicia que data de 3000 aC muestra imágenes de tiburones, mientras que un vaso del 725 aC, descubierto en Ischia, Italia, muestra cómo un pez parecido a un tiburón ataca a un hombre. Los antiguos griegos escribieron y pintaron imágenes de Ketea, una criatura parecida a un tiburón que el poeta griego Opiano describió como una especie que "pelea por la comida con frenesí incesante, estando siempre hambrienta y nunca disminuye la gula de sus fauces terribles, ¿qué comida será suficiente para llenar el vacío de su vientre o lo suficiente para satisfacer y dar un respiro a sus fauces insaciables?

Continuar leyendo después de la publicidad...

Unos cientos de años más tarde, el escritor romano Plinio el Viejo hizo su propia contribución duradera a la concepción popular científica de los tiburones cuando describió sus ataques a los buscadores de perlas y los nombró, como grupo, "cazón". Este término - que comenzó como una etiqueta genérica para los tiburones - persistió en Europa y América durante cientos de años en un ejemplo clásico de cómo definen los seres humanos su relación con los tiburones. Ahora, sin embargo, cazón se refiere a un conjunto específico de especies.

Aunque la mayoría de los pensadores antiguos siempre escribieron cuentos antropocéntricos de los tiburones, griegos como Aristóteles estudiaron también los animales y sus parientes cercanos por sí mismos. Aristóteles los llamó, colectivamente, selache, un nombre que todavía define a estos animales más de dos mil años más tarde. En uno de sus relatos más vívidos de comportamiento de los tiburones, Aristóteles describió sus ritos de apareamiento: en la cópula los peces cartilaginosos "pasan el rato juntos, a la manera de los perros... los de cola larga montan unos sobre los otros, a menos que estos últimos tengan una gruesa cola para prevenirlo cuando se juntan vientre contra vientre".

El mundo islámico ha ofrecido su historia seminal de los tiburones en 1270, cuando el juez iraquí Qazwini Zakariya compiló un compendio ilustrado titulado "Las maravillas de la creación y las rarezas de la existencia". El libro, que fue lectura popular durante cientos de años, describe cómo algunos residentes vivían con el miedo a los tiburones de agua dulce que nadaban en el río Tigris.

Si bien estos primeros informes científicos de griegos, romanos, e iraquíes, detallan las interacciones del mundo real entre los tiburones y otras especies, muchas antiguas islas y otros lugares y culturas costeras se centraron en los aspectos más míticos del tiburón. Ellos construyeron complejos y abstractos sistemas de creencias en las que los animales representaban diferentes valores centrales: tiburones y rayas simbolizaban la ley y la justicia para las tribus y los clanes en Australia, Papua Nueva Guinea y África central, mientras que encarnaban la fertilidad acuática y la guerra en la península de Yucatán.

Demon fishEstas historias retrataron los tiburones con una mayor complejidad y ayudaron a entender a la gente en el mundo en que vivían. Mientras que los aborígenes australianos desarrollaron creencias muy diferentes sobre los tiburones en comparación con los mayas, hawaianos nativos y los hombres y mujeres que viven en el delta del Níger, todas estas sociedades vieron sus vidas muy íntimamente conectadas con los tiburones y sus parientes cercanos, las rayas.

Del libro DEMON FISH de Juliet Eilperin
© 2011 Juliet Eilperin
Reproducido con el permiso del Pantheon Books, un sello de Knopf Doubleday Publishing Group, una división de Random House, Inc.
Comprar "Demon Fish" en Amazon.com | IndieBound | Barnes & Noble

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar