updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Cine de horror en la vida real, demasiado miedo para la TV

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
tiburón sin aletas en el fondo del mar

Espeluznante video-clip muestra en 45 segundos estremecedoras imágenes del aleteo de tiburones

Bite-Back ha elegido Halloween para lanzar una impactante película de terror en la vida real que expone la verdad sobre la sangrienta industria de la pesca del tiburón y la controvertida práctica de quitar las aletas a los tiburones vivos en el mar.

Con una magnífica banda sonora, el vídeo de 45 segundos en blanco y negro, desarrollado por la agencia de publicidad de Londres, Ogilvy & Mather, ha sido creado para dar a conocer esta práctica cruel y bárbara que contribuye a la muerte de más de 36 millones de tiburones cada año.

La película, considerada "demasiado gráfica" para la televisión ha recibido una calificación de 18 en el certificado cinematográfico, pero se puede ver en YouTube a través del sitio web www.bite-back.com (donde puedes obtener más información sobre la misma).

El director de campaña de Bite-Back, Graham Buckingham, dijo: "Tal vez esta es la cosa más espantosa que nadie haya visto en este Halloween, pero el mundo debe ser consciente de esta atrocidad en el mundo marino".

Con un valor de mercado de alrededor de 250€ por kilo, las aletas de tiburón se han convertido en uno de los elementos marinos más lucrativos del mundo. Como resultado, los pescadores sin escrúpulos están motivados para cortar sistemáticamente las aletas de los tiburones vivos antes de tirar por la borda los cadáveres. No pudiendo nadar, los tiburones soportan una muerte lenta en el fondo del mar.

tiburón sin aletasLos cuerpos, con un valor en el mercado menor que las aletas, se descartan porque pueden contaminar otras capturas y ocupan un valioso espacio en la bodega.

El auge de la demanda de sopa de aleta de tiburón es culpado por el rápido aumento en el número de tiburones que son objeto de caza. Una vez exclusiva de los emperadores chinos, la sopa de aleta de tiburón se consume ahora en todo el mundo.

Se estima que el 90% de los grandes tiburones del mundo han desaparecido en los últimos 60 años y que 20 especies de tiburones podrían extinguirse para el 2017. La eliminación implacable de un depredador del océano ha sido descrita como un elaborado y gigante juego de Jenga. Si los tiburones son lo suficientemente eliminados de la red alimentaria marina todo se derrumbará.

El director de la Campaña de Bite-Back, Graham Buckingham, dijo: "Los restaurantes que continúan vendiendo sopa de aleta de tiburón están endosando un genocidio bajo el agua cada vez mayor. Las poblaciones de tiburón no pueden esperar a la intervención del gobierno, tenemos que implementar el cambio por razones morales. Si podemos acabar con la venta de sopa de aleta de tiburón en el Reino Unido enviaremos una señal clara a seguir al resto del mundo y se reducirá drásticamente la necesidad de cazar tiburones por sus aletas".

Hasta ahora, el grupo activista ha logrado detener la venta de sopa de aleta de tiburón en más de 20 restaurantes del Reino Unido incluyendo el único restaurante chino del país con estrellas Michelin, Hakkasan.