updated 11:21 AM CET, Dec 9, 2016

Pescador lucha con un tiburón... dentro del estómago del pez

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
pescador apuñala tiburón desde dentro de su estómago

La foto cuelga en un hotel en la región de Gippsland de Victoria, Australia

Es una foto que nunca deja de sorprender a nuevos visitantes a un pub australiano.

Un hombre tragado por un tiburón ha logrado sacar el brazo a través de las branquias de la criatura y la apuñala desesperadamente.

Es de suponer que sigue vivo en el interior del estómago del tiburón, ya que es capaz de hundir el cuchillo en la cabeza en una lucha desesperada por la supervivencia.

De hecho, la foto ha resultado que revuelve bastante el estómago para todos los que la ven por primera vez cuando entran en el hotel Metung, en la región de Gippsland de Victoria, Australia.

Pero no todo es como parece.

El pescador no identificado cogió el tiburón y se metió en su estómago.

Pero antes de meterse se aseguró primero de que el tiburón estaba bien muerto y luego se arrastró dentro de su cuerpo para preparar una foto de broma que sería tomada por uno de sus amigos.

La parte más espectacular fue cuando sacó su brazo tatuado a través de las branquias del tiburón y fingió estar luchando por su vida apuñalando al pez en la cabeza.

Los locales, dijo el locutor de radio John Burns, de Melbourne 3AW, que recibió una copia de la foto, se refieren al pescador como el "asesino de tiburones".

"Este hombre ha decidido hacer una broma saliendo del interior del tiburón con un cuchillo, sacó su mano a través de las branquias del tiburón y fingió apuñalarle entre los ojos", dijo a sus oyentes el señor Burns.

Luego pasó a describir la reacción de un par de visitas.

"Una pareja de americanos alojados en el Hotel Metung vieron esta foto (en la pared) y la pregunta inmediata de la esposa ¿Sobrevivió?", dijo el señor Burns.

En ese momento el pescador estaba de pie detrás de la pareja.

Aunque no se conoce la respuesta, los americanos podrían haberse llevado el susto de su vida si hubiera dicho: "¡Sí, lo hice!"

tiburón con gran boca abierta