updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Los tiburones muertos en el fondo marino no son muy apetitosos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

cadáver de tiburón ballena

La carne de los elasmobranquios es poco agradable, difícil de masticar y con un fuerte olor a orina

La mayoría de la fauna en el alta mar depende de una llovizna de partículas de animales en descomposición y heces. Esta nieve marina es de baja calidad alimentaria como se podría esperar que sean los muertos y las heces. De vez en cuando, en aguas profundas se encuentra comida en forma de una gran caída de alimentos, un cadáver casi completo. Grandes caídas de alimentos ocurren con la muerte de una ballena. Pero estos grandes alimentos naturales se encuentran raramente. Sólo se han documentado nueve cadáveres de vertebrados en el fondo marino.

Frente a la costa africana de Angola, los investigadores Nicholas Higgs, Andrew Gates, y Daniel Jones han documentado recientemente el cadáver de un tiburón ballena y tres cadáveres de rayas a 1.200 metros bajo el fondo marino. Esta es la primera vez que han sido documentados alguno de ellos como caídas de alimentos en alta mar e incluso sólo recientemente han documentado que los tiburones ballena viven en aguas de Angola.

cadáveres de elasmobranquios

A pesar de que uno de los cadáveres estaba rodeado por 24 grandes anguilas, todavía existía sobre los cuerpos muertos una cantidad considerable de carne.

[De estudios anteriores] Cuando se presentó carnada de elasmobranquio y atún en una cámara trampa con cebo, los carroñeros intentaron concentrarse en el atún y sólo consumieron el elasmobranquio una vez que el atún se había acabado... experimentos repetidos en esta región utilizando peces [óseos] como cebo mostraron que las velocidades de eliminación aumentaron 10 veces en comparación que cuando se utilizó elasmobranquios.

¿Entonces por qué en un desierto de alimentos como el mar profundo la carne fresca no se consume rápidamente? Al parecer, la carne de los elasmobranquios, es decir, tiburones y rayas, es poco agradable y difícil de masticar. La dura piel como el papel de lija puede resultar una barrera formidable para las mandíbulas carroñeras. El alto contenido de amoníaco de la carne de elasmobranquios también puede ser, por decir lo menos, poco apetecible. Los cadáveres también pueden oler a muerte y disuadir a otros elasmobranquios a acercarse.

Han sido probados otros productos químicos no caracterizados que se encuentran en la carne podrida de elasmobranquios (necromones) para disuadir fuertemente a los tiburones e invocar una respuesta de alarma, incluso entre diferentes especies de elasmobranquios. Si este fenómeno se extiende a los elasmobranquios depuradores de aguas profundas, se puede suponer que el cazón portugués, Centroscymnus coelolepis, habría sido disuadido de acercarse a los cadáveres de los elasmobranquios. Esto ha obstaculizado gravemente la utilización de los cadáveres de otras especies, ya que el C. coelolepis es un carroñero dominante cerca del margen de Angola.



Sin embargo, a pesar del olor a muerte y a orina, un elasmobranquio muerto todavía proporciona un alimento esencial en las profundidades del mar. Los investigadores estiman que estos elasmobranquios representan en aguas de Angola el 4 % de la cantidad total de alimentos que se hunde al fondo del mar en forma de nieve marina.

Artículo científico: Fish Food in the Deep Sea: Revisiting the Role of Large Food-Falls