updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Vídeo impactante: Aletas de tiburón en las calles de Sheung Wan

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Aletas de tiburón en las calles de Sheung Wan

España fue el primer país de la UE en adoptar una prohibición de aleteo de tiburones

No hay discusión de que este vídeo de Gary Stokes es difícil de digerir... las imágenes nos llevan en un paseo por las calles de Sheung Wan (un área del noroeste de Hong Kong), donde ha llegado desde España un cargamento de aletas de tiburón.

El vídeo (de hace sólo tres días) es un gran ejemplo de la sorprendente escala en que opera el comercio de aletas - pero es también un recordatorio para ahondar un poco más profundo: montañas de aletas en un vídeo no siempre son prueba del aleteo de tiburón o delitos de vida silvestre.

Hay una gran diferencia entre el aleteo de tiburones y la pesca de tiburones (echa un vistazo a una excelente explicación de David Shiffman sobre esto - en inglés). Aunque España está entre los países pesqueros de tiburones más importantes del mundo, fue el primer país de la UE en adoptar una prohibición de aleteo de tiburones (ejecutada en 2002). La cantidad de aletas en el vídeo es alucinante... pero es posible que estos tiburones se pescasen de forma sostenible (es decir, que se utilizó también el resto de la carne).

identificación de aletas de tiburon

Aprender acerca de la pesca de tiburones no es la única cosa que podemos hacer para evitar el comercio ilegal de aletas... esta guía para la identificación de aletas de tiburón (PDF) enseña a los lectores cómo identificar las aletas de especies de tiburón amenazadas incluidas en la CITES. Mirando las fotos en la guía se puede observar que las aletas en este vídeo no provenían de una especie que todavía esté particularmente amenazada.

Todas estas cosas son cruciales a tener en cuenta cuando compartimos historias con el público... el etiquetado incorrecto, operaciones de pesca ilegal, aleteo o delito en los mensajes de Facebook o tweets pueden trabajar en contra de los esfuerzos de conservación.