updated 1:39 PM CEST, Sep 28, 2016

La terrorífica boca del tiburón anguila

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Boca y dientes del tiburón anguila

Un tiburón de pesadilla que engulle a las víctimas con sus evolucionados dientes

Abajo, en las profundidades, son difíciles de encontrar compañeros, por lo tanto el rape macho muerde a la hembra para sujetarse a su cuerpo, viviendo el resto de su fastidiosa vida como una gónada. Ver en la oscuridad es casi imposible, incluso con los enormes ojos de, digamos, el calamar gigante. Y realmente nunca se sabe cuándo tendrás tu próxima comida, por lo que harías bien en tener una boca descomunal para recoger al instante lo que aparezca.

Asimismo, no pierdes nada con tener fila tras fila de dientes en forma de aguja - cientos y cientos de ellos, cada uno bifurcado en tres desagradables puntas. Tal es la grotesca boca del tiburón anguila (Chlamydoselachus anguineus), sin duda uno de los tiburones más extraños en el mar. Y es una boca de la que el biólogo David A. Ebert, director del Centro de Investigación de Tiburones del Pacífico, sabe mucho al respeto.

"Les puedo decir que si mis dedos se enganchan en los dientes, sólo podría sacarlos de una manera, metiéndolos hacia la boca y luego hacia fuera", dijo. "No me sentiría muy bien, solo le puedo decir eso".

La ciencia ha sabido sobre el tiburón anguila desde el siglo XIX, pero fue Ebert quien primero describió una segunda especie en 2009, unos 20 años después de que lo descubriera frente a las costas del sur de África. ("Pasó mucho tiempo", dijo con indiferencia de la demora. "Usted se queda atascado tratando de pasar por el proceso de publicación"). Tenía 3 pies de largo (1 metro aproximadamente), que es alrededor de la mitad de la longitud de las especies previamente conocidas, pero no menos bien equipada con desagradables dientes.

Perfectos, dice Ebert, porque no sólo enganchan a los calamares, sino que los atraen. En contraste con la piel de color marrón o grisáceo oscura del tiburón, "los brillantes dientes pueden servir casi como un señuelo para atraer presas que ven este color de luz", dijo. "Y en el momento en que se dan cuenta, ¡Oh, eso son los dientes de un tiburón!, están demasiado cerca y en ese momento el tiburón es capaz de tenderlos una emboscada".

"Es casi como cuando se conduce fuera de la salida de un estacionamiento y están los pinchos que salen que dicen, 'No puedes salir sin pagar'", agregó. "Es algo que sucede cuando estos tiburones atrapan a sus presas".

Como si eso no fuera suficiente hay espinas adicionales que recubren su boca, lo que se conocen como dentículos dérmicos. Son escamas que han sido modificadas en pseudo-dientes y, de hecho, todos los dientes de tiburón son escamas.

Dentículos dérmicos

Aunque parezca increíble, en el transcurso de su evolución los tiburones han convertido sus escamas en todo tipo de maravillosas dentaduras, desde los dientes de 6 pulgadas del megalodon a las nacaradas puntas blancas del tiburón anguila o la boca en forma de barbacoa del tiburón cortador de galletas.

Es posible que también hayas notado que la forma de la boca del tiburón anguila es un poco peculiar, más parecida a la de una serpiente que a la de un tiburón. Esto no es casual. Es probable que sea una adaptación que permita al tiburón un mordisco mucho más amplio que la de un tiburón con una boca de orientación típica (vale la pena señalar que el primo de aguas profundas del tiburón anguila, el tiburón duende, tiene su propia encantadora adaptación bucal: Mandíbulas que dispara hacia adelante y que se ven como si estuvieran tratando de escapar de su cara).

Boca del Chlamydoselachus anguineus

Debido a que tiene esas increíble fauces, el tiburón anguila puede capturar presas hasta la mitad de la longitud de su propio cuerpo, incluyendo otros tiburones (que es como si comiese la longitud de una persona y media, si estabas buscando una analogía). Una vez más, el mejor adaptado para capturar presas de todos los tamaños en un entorno desolado es el que está mejor equipado para sobrevivir. "Es una especie de contraste de, por ejemplo, los tiburones blancos, que a veces muerden y escupen las cosas", dijo Ebert. "Pero, cuando están a la caza probablemente tienen una mejor oportunidad de encontrarse con algo nuevo". Los tiburones blancos volverán a lugares donde la caza es buena y, mientras que los tiburones anguila no pueden hacer lo mismo, no hay duda de que sus motivos son diferentes en un entorno menos productivo que un ecosistema de arrecife.

El tiburón anguila es llamado así por sus branquias rojas con volantes que pueden ayudarle a prosperar en ambientes carentes de oxígeno. En las profundidades, ya ves, a veces hay suficiente oxígeno a causa de las buenas corrientes y el agua fría que hacen más fácil absorber el gas caliente, pero a menudo hay zonas donde floraciones de bacterias consumen todo el oxígeno. Ebert advierte, sin embargo, que no hay suficientes datos sobre los tiburones anguila para confirmar que sus branquias con volantes son una adaptación para hacer frente a los bajos niveles de oxígeno.

También hay desconocimiento sobre el ciclo de vida del tiburón. Los habitantes de las profundidades tienden a crecer lentamente para conservar la energía, debido a la relativa falta de alimentos. Y el tiburón anguila no es una excepción. Es vivíparo, es decir, sus crías se desarrollan dentro de la madre y, de acuerdo con Ebert, esto puede llevarle unos increíbles dos años, por lo que su gestación está entre las más largas del reino animal (la del elefante también dura unos dos años).

ejemplar de tiburón anguila

Este prolongado embarazo es una excelente estrategia (si se mira más allá de los dos años de extraños antojos por los encurtidos y el dolor de espalda), porque los bebés nacen muy desarrollados. Tantos como una docena de ellos están más preparados para enfrentarse a su mundo. "Así que tienen jóvenes más grandes que son capaces de valerse por sí mismos cuando nacen", dijo Ebert. "Muchos de los peces óseos, como el salmón y otros parecidos, ponen millones de huevos, y tal vez sobrevivirán dos de cada millón. Mientras que los tiburones y las rayas tienen un porcentaje mucho mayor de supervivencia".

La épica vida del tiburón anguila estaba muy bien hasta que aparecieron los humanos. Debido a que muchas criaturas de aguas profundas como el tiburón anguila necesitan tanto tiempo para desarrollarse, y porque tienen pocas crías en su vida, la pesca supone una enorme presión sobre sus poblaciones. Mientras que los pescadores no se están dirigiendo necesariamente a capturar al tiburón anguila, las criaturas se enredan en los arrastreros como captura accesoria. En consecuencia, la UICN la ha incluido como una especie casi amenazada.

Pero tenemos la esperanza de que podamos ponernos las pilas y empezar en serio la lucha contra el problema de la sobrepesca antes de que los tiburones se defiendan evolucionando a caminar sobre la tierra. Quiero decir, ¿alguna vez vistes "Street Sharks, los tiburones de la calle"? Cualquier cosa es posible si hubiera sucedido en una horrible serie de dibujos animados de la era de los 90.