Morena gigante trata de comerse a un tiburón, pero las cosas no le salen según lo deseado

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Morena gigante trata de comerse a un tiburón, pero las cosas no le salen según lo deseado - 5.0 out of 5 based on 2 votes

morena gigante ataca tiburón

Son cazadores de emboscada que pueden alcanzar una longitud de tres metros

En el profundo mar azul siempre hay un pez más grande - y eso es algo que aprendió este tiburón de arrecife de puntas blancas de la manera más difícil. Puede ser que sean temibles depredadores, pero los tiburones no están siempre en la parte superior de la cadena alimenticia.

Esta pelea de una morena con un tiburón reapareció en los medios sociales hace poco, pero el clip fue filmado realmente por el YouTuber DIVE.in en 2014.

Las morenas gigantes son cazadores de emboscada que pueden alcanzar una longitud de diez pies (unos 3 metros) de largo y pesar hasta 66 libras (30 kg). Se alimentan de casi cualquier cosa que nade cerca de sus guaridas, desde peces y cefalópodos a moluscos y crustáceos.

Y cuando se trata de atrapar a la presa la morena está mejor equipada que la mayoría gracias a un segundo conjunto de mandíbulas "alienígenas" llamadas mandíbulas faríngeas. Situadas en la parte posterior de la garganta, trabajan en conjunto con las mandíbulas primarias de la anguila. Una vez que la resbaladiza presa ha sido mordida, las mandíbulas faríngeas se afianzan para introducir los alimentos en el tracto digestivo.

Por supuesto, si has visto toda esta batalla sabes que hay un giro: justo cuando todo parece haber terminado, la "serpiente marina" escupe de repente al tiburón. Ya sea que la morena lo soltó de nuevo para un segundo ataque sigue siendo un misterio, pero el lema bajo las olas es "la basura no se quiere". Y con dos juegos de mordazas para la captura de alimentos, la anguila sin duda podría haber logrado la hazaña.

Debido a que la batalla se llevó a cabo durante el día - y las morenas son nocturnas - sospechamos que fue el tiburón de arrecife el que realmente inició el duelo, y simplemente perdió el control. Pero hemos visto que las probabilidades pueden girar también en la dirección opuesta:

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar