Loading...
updated 11:30 PM CET, Nov 21, 2017

Primeros ataques de tiburones en Estados Unidos: Un siglo de terror

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Primeros ataques de tiburones en Estados Unidos: Un siglo de terror - 5.0 out of 5 based on 1 vote

boca de tiburón blanco

4 muertos en 2 Semanas, Nueva Jersey 1916

Hace cien años una rápida sucesión de ataques de tiburones en Nueva Jersey creó una impresión aterradora que condujo a que la cultura crease representaciones tales como la película Tiburón.

En el crepúsculo del 1 de julio de 1916 Charles Vansant, de 25 años de edad, se desangró en un hotel de playa en Nueva Jersey. Varios hombres habían sacado su cuerpo mutilado del agua.

Cinco días más tarde, el botones Charles Bruder, de 27 años, murió durante una tarde de natación a lo largo de la costa de Jersey. Los bañistas se reunieron alrededor de sus restos sin piernas.

La semana siguiente Lester Stilwell, de 10 años de edad, estaba nadando en Matawan Creek (también en Nueva Jersey) con sus amigos cuando fue comido vivo. Desnudos y cubiertos de barro, los chicos corrieron aterrorizados por la calle gritando que había un tiburón en el agua.

Pero la gente era escéptica. Pensaron que Stilwell, que era epiléptico, se había ahogado. Algunos habían sido desdeñosos de los informes de prensa que indicaban que los tiburones habían matado a bañistas en la costa, porque los estadounidenses en este momento estaban bastante seguros de que los tiburones no mordían a las personas.

La gente sabía que los tiburones comían carne de otras criaturas del océano, pero no hubo controversia sobre si podrían o no podrían matar a un humano. Pero después de los ataques en Nueva Jersey en 1916, los que se creía que esencialmente eran benignos animales se convirtieron en depredadores devoradores de hombres. Esta nueva actitud nos trajo Tiburón y Sharknado, y se ha visto en la respuesta a los ataques de tiburones en la vida real, como los reportados en Carolina del Norte en junio. Pero tuvieron que pasar los ataques de Nueva Jersey hace casi un siglo para recordar a los seres humanos que se encuentran en su cadena alimentaria.

Cuando Watson Fisher, un sastre, entró en el agua a buscar a Stilwell, también fue atacado. Más tarde murió de pérdida de sangre. Treinta minutos más tarde un tiburón mordió la pierna a Joseph Dunn, de 14 años de edad. El hermano de Dunn y un capitán de barco local, lo sacaron a la seguridad.

portada del Philadelphia Inquirer 15 julio de 1916

Esa noche, algunos de los hombres de la localidad se defendieron. Lanzaron cartuchos de dinamita al agua.

El día que se encontró el cuerpo de Stilwell el presidente Woodrow Wilson hizo una reunión del gabinete. La Casa Blanca aceptó dar ayuda federal para "ahuyentar a los feroces tiburones antropófagos que han estado haciendo presa de los bañistas", según un informe del 14 de julio de 1916 en un artículo del Philadelphia Inquirer.

Con el tiempo, fue sacado de las aguas de Nueva Jersey un juvenil de gran tiburón blanco de dos metros de largo. Su estómago contenía restos humanos.

tiburón muerto en Nueva Jersey en 1916

La forma en que se solía pensar de los tiburones

El millonario y atleta Hermann Oelrichs estaba seguro de que ningún tiburón nunca había mordido a un ser humano.

Estaba tan seguro de ello que en 1891 Oelrichs ofreció $ 500 ($ 12.000 en dólares de hoy) a cualquiera que pudiera probar que estaba equivocado. Estaba tan seguro de que una vez, cuando era el anfitrión de una fiesta en su casa junto al mar, se metió en el agua con un tiburón por una apuesta de $ 250 con sus clientes, de acuerdo con un artículo de 1891 del Pittsburg Dispatch.

Algunos asistentes a la fiesta gritaron y se taparon los ojos. Otros pidieron ayuda. Pero el pez continuó nadando posiblemente asustado por el chapoteo. Oelrichs más tarde repitió este truco en su yate.

No fue el único. Muchos, aunque no todos, de los científicos de aquella época creían que los tiburones eran inofensivos. Los informes de ataques americanos de tiburones fueron a menudo descartados como cuentos de pescadores.

tiburón oceánico

Según el libro de Michael Capuzzo de 2001 sobre los ataques: Close to Shore: The Terrifying Shark Attacks of 1916, los científicos del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York citaban a Oelrichs como evidencia científica de que no existían tiburones antropófagos.

Cuando John Treadwell Nichols, reciente curador asistente del Departamento de Peces en el museo, examinó el cuerpo de Charles Bruder, el botones muerto en Nueva Jersey, declaró que lo había matado una orca o ballena asesina, no un tiburón, escribe Capuzzo. Un prominente ictiólogo (científico de peces), Nichols no creía que un tiburón podría matar a un ser humano.

Algunos sugirieron que fue una enorme tortuga marina, o un cardumen de tortugas marinas quienes mataron a Bruder y Vansant, dice George Burgess, director del Programa de Florida para la Investigación de Tiburones y comisario para el Archivo Internacional de Ataques de Tiburón.

Los científicos no tenían una mínima comprensión del comportamiento del tiburón.

"Había todo tipo de ideas falsas", dice Burgess. "Por lo menos en ese momento una escuela de pensamiento era que toda la materia eran rumores y mentiras".

El 2 de agosto de 1915 un editorial del New York Times decía: "Vamos a hacer justicia a los tiburones", incluido en Close to Shore, los editores escribieron: "A día de hoy no hay nada que diga que una multitud de bañistas sale corriendo rápidamente en nuestras playas ante la visión de la aleta de un tiburón, que los tiburones puedan llamarse peligrosos, en esta parte del mundo, es aparentemente falso".

Burgess dice que los mordiscos continuaron, y con el tiempo se hizo evidente que los tiburones estaban atacando.

tiburón tigre

El océano es todavía salvaje

Ataques atribuidos a un solo tiburón son extremadamente infrecuentes.

Burgess dice que sabe de sólo un puñado de otros ejemplos, tales como una serie de ataques en 2010 cerca de la localidad Sharm el-Sheikh en el Mar Rojo de Egipto, cuando un turista murió y tres resultaron gravemente heridos por un tiburón oceánico.

Hay cierto debate si un tiburón toro era el responsable de la muerte en Matawan Creek, ya que se sabe que habitan en aguas dulces y salobres. Sin embargo, Burgess dice que la evidencia apunta a un tiburón blanco juvenil.

Los ataques de tiburones de Nueva Jersey envíaron un mensaje a los ciudadanos de los Estados Unidos. Se dijo que el océano era todavía salvaje. Nadar en el mar era relativamente una nueva forma de entretenimiento en 1916. Cuando los estadounidenses se acercaron a las playas, dieron su primer paso en el mundo de los tiburones. El choque cultural era natural, dice Burgess.

"Fue una situación única, pero claramente no importa donde y cuando se produce", dice Burgess. "Siempre que una comunidad se encuentra con una serie de incidentes en un corto período de tiempo, la comunidad reacciona más o menos lo mismo... El orden habitual de las cosas es por lo general temor, seguido de negación, seguido por venganza, y luego seguido por una aproximación al problema científica o racional. Es una reacción atemporal y cultural".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar