updated 7:53 PM CEST, Sep 22, 2017

Seis raros tiburones que viven en el mar profundo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

tiburón anguila

Arrojamos luz sobre la misteriosa vida de estos habitantes de las profundidades

Si merecen o no su notoria reputación, los tiburones son una fuente común de miedo. Sin embargo, los amantes de la playa no deben preocuparse de encontrarse cara a cara con estos espeluznantes especímenes, todos viven por lo menos a 1000 pies por debajo de la superficie del océano. Desde el tiburón fantasma al tiburón duende, aquí arrojamos luz sobre la misteriosa vida de estos habitantes del mar profundo.

1. Tiburón de Groenlandia

La primera parte del nombre científico del tiburón de Groenlandia, Somniosus microcephalus, significa "sueño", un guiño a su inactivo estilo de vida. El segundo tiburón depredador más grande del océano se mueve a un ritmo muy lento de una milla por hora. El nombre somnoliento también tiene sentido en el contexto del efecto que el tiburón de Groenlandia tiene en los que lo comen. Su carne contiene la sustancia tóxica óxido de trimetilamina, y la ingestión puede causar vómitos, diarrea, convulsiones y la aparición de embriaguez (por eso los nativos de Groenlandia llaman a alguien que ha bebido demasiado "enfermo de tiburón"). Este tiburón también es capaz de tener vidas anormalmente largas. En 2016, los investigadores encontraron un espécimen que había nadado por las profundidades del Ártico durante los últimos 392 años.

2. Tibueón duende

El  tiburón duende (Mitsukurina owstoni) no es conocido por su deslumbrante buena apariencia. Su rasgo definitorio es una boca repleta de dientes que se vuelve aún más pronunciada cuando se lanza hacia delante desde el cráneo para agarrar a su presa. Afortunadamente para cualquier persona preocupada por su aspecto, el tiburón duende habita a profundidades de hasta 4.265 pies donde las miradas no son una prioridad.

Un tema mucho más importante en la agenda evolutiva de la especie es encontrar sustento. La comida es difícil de encontrar por debajo de la superficie, por lo que las especies se adaptaron mediante el desarrollo de una boca relativamente grande para atrapar calamares, peces y crustáceos. Durante mucho tiempo han sido conocidos por los pescadores japoneses (que originalmente los llamaron tengu-zame recordando a un duende de larga nariz de los cuentos populares), pero todavía sigue siendo un misterio para los científicos mucho acerca de estos tiburones.

3. Tiburón gato demonio

tiburón gato demonio (Apristurus laurissoni)

Existen al menos 32 especies de tiburones gato demonio incluyendo la pintarroja blanca fantasma (Apristurus aphyodes), la pintarroja de ojos grandes, pejegato puerco o colayo miope (Apristurus microps), y la pintarroja islándica (Galeus murinus) [arriba], pero los científicos todavía saben muy poco acerca de sus vidas en el fondo del Atlántico Noreste. Las criaturas de lento movimiento crecen hasta 70 cm de largo y se alimentan de calamares y crustáceos hasta 7.000 pies bajo el mar. Sus cabezas planas y brillantes, y sus ojos rasgados se ganaron su demoníaco nombre. Otra característica distintiva del género Apristurus son las dos aletas dorsales sin espinas que sobresalen hacia arriba desde la parte posterior del cuerpo [PDF].

4. Tiburón inflado

tiburón inflado biofluerescente (Cephaloscyllium ventriosum)

No hay mucha luz que alcance el agua a 1.640 pies bajo de la superficie del océano, pero el tiburón inflado biofluorescente o pejegato hinchado (Cephaloscyllium ventriosum) han desarrollado una forma única para captar la atención de los demás. Su piel absorbe la poca luz azul que hay en el fondo del mar y la transforma en brillante luz verde biofluorescente. Los tiburones inflados tienen un fotorreceptor en sus ojos que les permite detectar el resplandor, mientras que los humanos no pueden.

Hace un par de años, un equipo de investigadores analizó esto mediante la construcción de una cámara con un filtro amarillo que bloqueaba la luz azul. Esto les permitió explorar los entornos subacuáticos con "visión de tiburón". Los científicos no están del todo seguro a qué función sirve la biofluorescencia, pero sospechan que se utiliza como una forma de comunicación entre los tiburones. El tiburón inflado tiene un poder súper diferente para tratar con los enemigos: cuando está amenazado adsorbe grandes tragos de agua, hinchándose hasta el doble de su tamaño (de ahí el nombre).

5. Tiburón cortador de galletas

tiburón cortador de galletas (Isistius brasiliensis)

Este tiburón consiguió su cursi nombre de un comportamiento bastante espantoso: Al alimentarse, el depredador de 16 a 22 pulgadas, se agarra a las presas con sus labios en forma de ventosa y gira para tallar medallones de carne. Las heridas que dejan atrás son muy similares a cucharadas en forma de galletas, y las infligen a animales más grandes como el marlin, atún, wahoo, delfines y ballenas. Pueden ser encontrados a 3.200 pies de profundidad durante el día, pero vagan hacia arriba por la noche para cazar, lo que ha producido a por lo menos un ataque a un nadador humano. Aunque un encuentro con un tiburón cortador de galletas probablemente no sería mortal, su espeluznante "sonrisa" llena de dientes no es algo que te gustaría ver en un baño de medianoche.

6. Tiburón anguila

El tiburón anguila, tiburón de gorgera o clámide (Chlamydoselachus anguineus) han vivido desde hace alrededor de 80 millones de años, un hecho que es más fácil de procesar una vez que se le echa un vistazo. Al final de sus cuerpos prehistóricos hay una boca llena de 300 dientes a lo largo de 25 hileras que brillan de blanco para atraer a las presas.

El tiburón lleva el nombre (en inglés frilled shark - tiburón con volantes) por sus seis pares de branquias, cada una recortada con "volantes" rojos. En 2007, un grupo de pescadores hizo historia al detectar un tiburón anguila en aguas poco profundas frente a la costa de Japón. El pez fue llevado al Parque Marino Awashima en Shizuoka donde fue trasladado a una piscina de agua marina. Después que fueron tomadas algunas fotografías increíblemente raras, el tiburón tristemente murió unas horas más tarde.

Bonus: Tiburón fantasma

En 2009 científicos del Monterey Bay Aquarium Research Institute grabaron en vídeo a una extraña criatura a 6.700 pies de profundidad en el Golfo de California. Tenía una larga nariz, una piel grumosa gris y ojos como platos que miraban inexpresivamente al abismo circundante. Siete años más tarde, un equipo de expertos identificó a la criatura como una quimera azul de nariz puntiaguda, una especie de tiburón fantasma nunca antes capturado vivo en vídeo.

A pesar de su nombre, el tiburón fantasma no es técnicamente un tiburón. Las quimeras son parientes cercanos que también usan cartílagos flexibles en lugar de hueso sólido. Poco se sabe sobre el grupo, pero los investigadores sospechan que las líneas de puntos de hoyuelos en sus hocicos son utilizadas para detectar las presas. Los machos también son notables por el uso de órganos sexuales retráctiles en sus frentes.


Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar