updated 12:21 AM CEST, Aug 17, 2018

El tiburón más grande que ha existido condenado por su gusto por las ballenas enanas

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
El tiburón más grande que ha existido condenado por su gusto por las ballenas enanas - 5.0 out of 5 based on 1 vote

megalodon atacando a una ballena enana

El Carcharocles megalodon llegaba a los 16 metros de longitud

Con una mandíbula de hasta 3 metros de ancho que tenía el poder de aplastar un coche pequeño, el megalodon tenía una mordida formidable.

Pero parece que el tiburón más grande que jamás ha vivido prefirió comer "aperitivos" en lugar de presas más sustanciales - y podría haber sido su condena.

Se cree que el Carcharocles megalodon de 16 metros de longitud rondó los océanos del mundo durante unos 14 millones de años antes de desaparecer hace unos 2,6 millones de años.

El análisis de los fósiles de mamíferos marinos que vivieron en los océanos hace aproximadamente 7 millones de años ha proporcionado la visión más detallada sobre el tipo de presa a que se dirigía. Distintivos rasguños y heridas dejadas en los huesos por los enormes y serrados dientes del tiburón sugieren que prefería la caza de ballenas enanas y focas ahora extintas.

"La desaparición del último tiburón de dientes gigantes podría haber sido provocada por el declive y la caída de varias dinastías de ballenas de tamaño pequeño a mediano a favor de las modernas y gigantescas ballenas", dice Alberto Collareta, paleontólogo de la Universidad de Pisa en Italia y autor principal de un nuevo estudio.

Clima helado

Los investigadores creen que el enfriamiento del clima, que causó una caída en los niveles del mar mientras el agua estaba encerrada en las capas polares de hielo y los glaciares, llevó a cambios rápidos en los ambientes costeros donde vivían las pequeñas ballenas. Esto causó que cayera el número de estas ballenas más pequeñas mientras que los cambios favorecieron a las ballenas más grandes del océano abierto que eran demasiado grandes para que las atacara el megalodon.

El clima cambiante también trajo booms estacionales de comida alrededor de los polos, que ayudaron a conducir la evolución de ballenas más grandes - como la jorobada gigante y las ballenas azules de hoy - capaces de hacer las necesarias migraciones a larga distancia para alimentarse. Es posible que el megalodon, más acostumbrado a un hábitat costero más cálido, era incapaz de seguirlas a las aguas más frías.

Collareta y sus colegas examinaron heridas dejadas en fósiles encontrados en los lechos de fósiles de Pisco en Aguada de Lomas, Perú.

Piscophoca pacifica

Entre los que llevaban marcas dejadas por los dientes de megalodon se encontraba la mandíbula de una diminuta especie extinta de ballena común llamada Piscobalaena nana y un tipo temprano de foca llamada Piscophoca pacifica. Ambos animales crecieron menos de 5 metros de longitud - debajo de un tercio del tamaño del megalodon.

Pero Dana Ehret, curadora de paleontología del Museo de Historia Natural de Alabama, cree que el megalodon también puede haber atacado ballenas más grandes de vez en cuando.

Gran comida

megalodon persiguiendo a una Piscobalaena nana

"He visto un ejemplar de Virginia que aún no ha sido publicado de una ballena balaena bastante grande encontrada con un diente de megalodon clavado encima de una hendidura en el hueso", dice.

Pero añade que no está claro si la ballena estaba viva o muerta cuando el tiburón la atacó. "Podría haber estado alimentándose del cadáver a las ballenas como lo hacen hoy los tiburones blancos modernos", dice Ehret.

Algunos tiburones modernos, sin embargo, se han visto activamente dirigidos a las ballenas gigantes como las ballenas jorobadas.

Catalina Pimiento Hernández, paleontóloga de la Universidad de Zúrich, Suiza, dice que las preferencias dietéticas de los megalodones pueden haber cambiado durante su vida y depender de la zona que habitaban. "Se necesita más trabajo para asegurarse de que los megalodones preferían globalmente a pequeñas presas en lugar de grandes", dice.

La investigación publicada el año pasado sugirió que la competencia de los tiburones blancos, que estaban evolucionando alrededor de este tiempo, y las orcas pueden también haber empujado a la extinción del megalodon.

Artículo científico: Did the giant extinct shark Carcharocles megalodon target small prey? Bite marks on marine mammal remains from the late Miocene of Perú

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar