Clicky

tiburón cebra (Stegostoma fasciatum)

La tiburón cebra Leonie tuvo tres crías cuatro años después de estar aislada de un macho

¿Quién necesita hombres? Una tiburón hembra separada de su pareja por mucho tiempo ha desarrollado la capacidad de tener crías por su cuenta.

Leonie, la tiburón cebra (Stegostoma fasciatum), conoció a su pareja masculina en un acuario de Townsville, Australia, en 1999. Ellos tuvieron más de dos docenas de crías juntos antes de ser trasladada a otro tanque en el año 2012.

A partir de entonces, Leonie no tuvo ningún contacto masculino. Pero a principios de 2016, ella tuvo tres tiburones bebé.

Intrigada, Christine Dudgeon de la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia, y sus colegas comenzaron a buscar respuestas.

Una posibilidad era que Leonie hubiera almacenando esperma de su ex y lo usara para fertilizar sus huevos. Pero las pruebas genéticas mostraron que los bebés sólo llevaban ADN de su madre, indicando que habían sido concebidos mediante reproducción asexual.

Algunas especies de vertebrados tienen la capacidad de reproducirse asexualmente a pesar de que normalmente se reproducen sexualmente. Estos incluyen ciertos tiburones, pavos, dragones de Komodo, serpientes y rayas.

Sin embargo, la mayoría de los informes han sido de hembras que nunca habían tenido pareja masculina.

Hay muy pocos informes de reproducción asexual que ocurren en hembras con antecedentes sexuales anteriores, dice Dudgeon. Una raya águila y una boa constrictor, ambas en cautiverio, son los únicos animales femeninos que han sido documentados cambiando de reproducción sexual a la reproducción asexual.

"En las especies que son capaces de ambos modos reproductivos, hay bastantes observaciones de los cambios de asexual a la reproducción sexual", dice Russell Bonduriansky de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney. "Sin embargo, es mucho menos común observar cambios en la otra dirección".

En tiburones, la reproducción asexual puede ocurrir cuando el óvulo de una hembra es fertilizado por una célula adyacente conocida como cuerpo polar, dice Dudgeon. Esta también contiene el material genético de la hembra, que conduce a la "endogamia extrema", dice ella. "No es una estrategia para sobrevivir muchas generaciones porque reduce la diversidad genética y la adaptabilidad".

Sin embargo, puede ser necesario en los momentos en que los machos son escasos. "Podría ser un mecanismo de retención", dice Dudgeon. "Los genes de mamá se transmiten de hembra a hembra hasta que haya machos disponibles para aparearse".

Es posible que el cambio de la reproducción sexual a la reproducción asexual no sea tan raro. Simplemente no hemos sabido buscarlo, dice Dudgeon.

Bonduriansky está de acuerdo. "Parece ser muy ventajoso", dice. "Podría ser mucho más común de lo que nos damos cuenta".

Diario de referencia: Scientific Reports, "Switch from sexual to parthenogenetic reproduction in a zebra shark"

 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta

Enlaces y recursos