updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Tiburones y rayas no se etiquetan correctamente en lonja

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

raya del Mediterráneo

El 52% de los tiburones y rayas que llegan a las lonjas catalanas no son etiquetados correctamente

La Fundación CRAM distribuirá una guía de identificación de peces cartilaginosos en las principales cofradías catalanas

Informe tiburones y rayas, portadaUn informe titulado “Tiburones y rayas: contribución a su conservación y ordenación de las pesquerías” realizado por la Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos (CRAM), en colaboración con Obra Social Caja Madrid, y publicado el pasado viernes día 17/07/2009, demuestra que el 52% de los tiburones y rayas que llegan a las lonjas catalanas no son etiquetados correctamente en el proceso anterior a su venta en pescaderías.

Este hecho provoca el desconocimiento del consumidor respecto a los productos que consume; además de reducir la fiabilidad de los datos de pesca disponibles para la gestión pesquera y para el estudio de poblaciones de peces cartilaginosos, la mayor parte de ellos amenazados en el Mediterráneo.

El resultado se desprende del análisis de las capturas desembarcadas en dos lonjas de Cataluña entre julio de 2008 y abril del 2009. Ahora, la Fundación CRAM distribuirá una guía de identificación de peces cartilaginosos en las principales cofradías catalanas para reducir el error de etiquetaje y 200 pósters informativos en pescaderías y mercados catalanes, alertando al consumidor de la importancia y vulnerabilidad de tiburones y rayas. Además, el informe será puesto a disposición de las administraciones.

De las 47 especies de tiburones y 34 de rayas que habitan en el Mediterráneo el 42% se encuentran amenazadas con la extinción. Debido a su lento crecimiento y a su tardía maduración sexual son unas especies extremadamente vulnerables a la pesca.

Estas son las Conclusiones y recomendaciones del informe:

El proyecto de la Fundación CRAM con colaboración de Obra Social Caja Madrid para la conservación y ordenación de la pesca de tiburones y rayas cumple su principal objetivo al cuantificar el error de etiquetaje en algunas cofradías de Cataluña y, por lo tanto, verificar que la gestión sostenible de la pesca de estas especies se ve gravemente impedida por la falta de datos fiables. Según los datos recogidos durante el muestreo a dos cofradías catalanas, Vilanova y Ametlla de Mar, más de la mitad de las cajas que contienen tiburones y/o rayas no se etiquetan correctamente. Además, se ha observado incluso que hay especies que a pesar de ser capturadas frecuentemente no constan en las estadísticas de capturas y otras muchas que no se identifican correctamente. A continuación se repasan los distintos tipos de error de etiquetado y se proponen medidas para minimizarlo.

El origen de este elevado porcentaje de error de etiquetaje es muy variado y no proviene únicamente de la identificación errónea de las especies capturadas. Cabe destacar que para lograr una reducción significativa del error de etiquetado se debe actuar en todos los pasos que sigue el pescado desde su captura hasta su venta final.

Aguilas marinas y escritas mezcladas con otras especies pero etiquetadas como escrita (un tipo de raya):
aguilas marinas y escritas


En primer lugar, es esencial informar a los encargados de la clasificación de las capturas en cajas de subasta sobre la importancia de separar a los individuos por especies ya que el 40% del error tiene su origen en la mezcla de especies. En caso de no ser posible la separación de cajas por especie, sería recomendable crear unidades de etiquetados menores que la caja para poder etiquetar de forma correcta aunque haya varias especies agrupadas. Además, debería revisarse el sistema de codificación en el proceso de introducción de datos ya que es frecuente que especies no capturadas habitualmente se etiqueten como otra especie para agilizar el proceso de etiquetado incluso cuando se tiene conocimiento de la identificación correcta.

Por otro lado, en aquellos casos en los que el error observado es la identificación de la especie, el fallo puede deberse al desconocimiento del encargado o, en muchos casos, a la similitud entre algunas especies y a la gran variabilidad intraespecífica en el color y aspecto de los individuos. Además, existen muchos nombres comunes para identificar a cada especie y estos cambian en cada zona o incluso puerto, lo cual hace esencial identificar el nombre científico de las capturas.

Para facilitar este esfuerzo de reducir la identificación errónea de las especies y la confusión que genera la variedad de nombres comunes es muy recomendable el uso de guías de identificación, como las editadas en este proyecto, así como advertir a las administraciones competentes de la importancia de ampliar la formación de los trabajadores del sector mediante talleres donde se trabaje la identificación de especies de tiburones y la introducción veraz de los datos de las etiquetas. Además debería establecerse un criterio común en todas las cofradías para identificar a las especies más características a nivel de especie y agrupar a las que pueden crear mayor confusión a nivel de género como, por ejemplo, Raja sp.

Cabe destacar que la gran variabilidad de color y aspecto, o el modo de presentación de las capturas pueden complicar la identificación a nivel de especie. La mayoría de cajas con elasmobranquios contenían especies de rajiformes (86%) y sólo un 14% presentaba especies de tiburones no rajiformes (Figura 12). Sin embargo, las cajas con tiburones, como Galeus melastomus o Scyliorhinus canicula agrupan a más individuos que las que contienen rayas.

Raya mezclada con otras especies pero etiquetada como escrita:
raya etiquetada como escrita

Otro error muy común es la no coincidencia entre el modo de presentación indicado en la etiqueta con el que presentan las capturas de tiburones y rayas. Este tipo de error llega a afectar al 100% de capturas de algunas especies y provocan que el peso de capturas registradas sea mucho menor al real. Para reducir este error se debe concienciar a los trabajadores de la importancia de indicar el modo de presentación en las etiquetas ya que según sus comentarios no suelen especificar este dato porque no lo consideran importante y no hacerlo agiliza el proceso de introducción de datos.

Por último, es común en algunas especies etiquetar cajas que contienen una única especie de tiburón como ‘morulla’, ‘morralla’ o ‘varias especies’. Este error es debido a una norma que hace que los beneficios de las cajas etiquetadas bajo esta nomenclatura se repartan de forma distinta al resto y supongan mayores beneficios para la tripulación. Se opta por esta nomenclatura cuando la tripulación se ha encargado del procesado de las capturas (pelar, eviscerar, etc), por lo tanto, una forma de reducir este tipo de error seria proporcionar el mismo trato de repartición de beneficios a aquellas cajas que aún indicando una especie concreta hayan seguido un procesado de las capturas. De esta manera se reducirá no sólo este tipo de error sino que además se incentivará el etiquetaje del modo de presentación de forma correcta.

La principal conclusión que nos ha permitido alcanzar el proyecto es la cuantificación de la magnitud del problema de etiquetaje que demuestra que es esencial trabajar para su reducción y para ello es necesaria la intervención de las administraciones que deberían exigir más rigurosidad en el proceso así como realizar visitas puntuales a las subastas para supervisar el funcionamiento correcto de su metodología.

Según comentan los trabajadores del sector, y tal como se ha podido comprobar a lo largo del proyecto, el etiquetado de las especies comerciales más importantes es de gran precisión y atribuyen el elevado porcentaje de error a que las especies de tiburones y rayas no tienen un valor comercial tan importante y a que muchos de los errores son el resultado de años de costumbres difíciles de cambiar.

Pintarroja etiquetada como morulla:
pintarroja etiquetada como morulla


Consecuentemente, una parte importante del esfuerzo para corregir la situación debe centrarse en exponer a los pescadores y trabajadores del sector la importancia de estas especies en los ecosistemas e informarles sobre el déficit de datos de pesca fiables. Es esencial pedir su colaboración y formarlos en cada uno de los pasos que siguen las capturas hasta su venta para lograr una reducción del error de etiquetaje. Esta concienciación debe ir acompañada de una renovación del sistema de obtención de datos que debe tener como objetivo no sólo facilitar el proceso comercial sino también la recogida de datos para el estudio y gestión de los recursos pesqueros.

Para lograr los objetivos que se han presentado, animamos a las administraciones a actuar de la mano del sector pesquero para lograr una nueva metodología más eficaz y ponemos a su disposición toda la información y datos recogidos durante este proyecto. Además, para asegurar el éxito del proyecto es importante lograr una mayor concienciación de la sociedad y especialmente de los consumidores. Es por este motivo que se han editado y distribuido a los principales mercados y pescaderías unos pósters informativos sobre la importancia y vulnerabilidad de los tiburones y algunas recomendaciones para colaborar en su conservación. No debemos olvidar que el objetivo final de la obtención de datos fiables sobre la pesca de tiburones y rayas es la ordenación de las pesquerías para lograr una gestión más sostenible de la explotación a la que se ven sometidas estas especies por tal de mejorar su estado de conservación y evitar su extinción.

Técnicos del CRAM en una subasta:
técnicos del cram en una subasta

Descargar en PDF el informe: Tiburones y rayas: contribución a su conservación y ordenación de las pesquerías

Enlace: Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos (CRAM)

Ver todos los Artículos sobre Tiburones