La verdad científica de Megalodón (The Meg)

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
La verdad científica de Megalodón (The Meg) - 5.0 out of 5 based on 2 votes

megalodon (Carcharodon megalodon)

Mientras llega a los cines, sumérgete en lo que realmente sabemos sobre este depredador prehistórico

Aparentemente, este caballo muerto aún necesita golpes: el megalodon está definitivamente extinto. Pero Megalodón (The Meg en su versión inglesa), un éxito taquillero de verano que se estrenará el 10 de agosto, podría hacer que creas lo contrario.

La película ciertamente no está realizada, ni siquiera graciosamente, como un documental (toma nota, Discovery Channel), pero si la franquicia de Jurassic Park nos enseñó algo, es que la chispa de la imaginación solo necesita la más mínima brisa para rugir en una conflagración.

"La gente me pregunta todos los días si el megalodon todavía está vivo", dice Dana Ehret, curadora de paleobiología en el Museo Estatal de Nueva Jersey. Ella agrega, para un buen entendimiento: "La respuesta es no".

La verdadera historia del megalodon (Carcharodon megalodon o Carcharocles megalodon) puede no culminar en un asombroso enfrentamiento entre el hombre y el tiburón, pero su legado no es menos cinematográfico.

En su apogeo, el megalodon era una fuerza a tener en cuenta. Estos gigantescos trituradores surgieron por primera vez hace unos 15.9 millones de años como una de las últimas fortalezas de un linaje de tiburones gigsntes ahora extintos. Con una longitud de más de 18 metros y un peso de más de 50 toneladas, el "meg" fue uno de los depredadores ápice más grandes que haya existido, y ciertamente el más grande entre los tiburones.

Greg Skomal, un investigador de tiburones y el gerente del programa de pesca recreativa de la División de Pesca Marítima de Massachusetts, afectivamente se refiere a ellos como "grandes tiburones blancos con esteroides". Para ponerlos contexto, los grandes blancos alcanzan un máximo de 6 metros de largo, que es comparable en tamaño al pene de un megalodon (asombrosamente formidable).

gran tiburón blanco

Contrario a la creencia popular, los grandes blancos no son los nietos perdidos de los megalodones. Pero ambos ocupan el trono en la parte superior de la cadena alimentaria, justo en momentos muy diferentes de la historia. Debido a esto, muchas teorías sobre la fisiología y el comportamiento del megalodon se basan en grandes blancos; sin embargo, los científicos ahora saben que estas dos especies desarrollaron similitudes independientemente sin mucha conexión genética.

Para mantenerse en plena forma, el megalodon probablemente cazase ballenas, delfines y focas, consumiendo literalmente una tonelada de alimentos cada día, un trabajo fácil por sus afilados dientes de 15 centímetros que, en masa, tienen la fuerza de mordida más potente de cualquier animal en la historia. Incluso si el megalodon de vez en cuando carroñeaba, probablemente eran depredadores activos, como lo demuestran los espantosos surcos encontrados en los huesos de ballenasballenas y delfines esparcidos a lo largo de las costas del mundo.

dientes de reemplazo de un tiburón

Los dientes de Megalodon han informado mucho de lo que saben los científicos de la criatura, parcialmente por pura abundancia. A diferencia de los humanos, los tiburones cambian continuamente los dientes, arrojando en el curso de su vida 20.000 o más a las aguas circundantes. En los talones de cada evento de desprendimiento hay hasta cinco nuevas filas de dientes dispuestas como ruedas de ruleta concéntricas, esperando tomar el lugar de sus predecesores.

Según Hans Sues, curadora de paleobiología de vertebrados en el Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, los humanos han extraído un número de miles de dientes, y estos fósiles han sido una importante fuente de información sobre la bestia.

colección de dientes de megalodonLos dientes no son solo la reliquia más abundante del megalodon; también son algunas de las únicas reliquias que han sobrevivido hasta nuestros días. Los tiburones son peces cartilaginosos: solo está calcificada una minoría de su esqueleto. Básicamente son grandes y carnosas orejas con aletas (y bajo esta luz, mucho menos aterradoras).

Ligera y elástica, una forma basada en cartílago es propicia para nadar rápidamente en busca de presas. Pero lo que es bueno para los megalodones no ha sido bueno para los investigadores de tiburones: el cartílago simplemente no está hecho para sobrevivir al tiempo, lo que significa que los megalodones quedaron detrás de un registro de fósiles bastante irregular.

Aún así, como uno de los únicos legados tangibles del megalodon, los dientes valen la pena. "Los dientes son realmente importantes", dice Meghan Balk, investigadora de paleobiología en el Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, que ha estudiado al megalodon. "Ellos interactúan con el medio ambiente y [muestran] cómo se alimentaba el animal. Son el mejor proxy que tenemos [para estos rasgos]".

Tristemente, los mismos inspiradores atributos que definieron la existencia del megalodon también pudieron haber sido los que llevaron a este depredador a la extinción. La naturaleza exacta de su desaparición sigue siendo muy debatida, pero es probable que haya una serie de factores que contribuyeron a la desaparición del megalodon.

reconstrucción de un megalodon

Con un tamaño tan indomable, había poco en el mar de lo que el megalodon no pudieses alimentarse. Sin predadores propios, el megalodon gobernó una dictadura, dominando una gama cosmopolita de hábitats. Era abundante todo lo que el megalodon necesitaba para prosperar, presas y viveros costeros en los que criar. Pero hace 2,6 millones de años, el último de ellos parece haber abandonado el barco, justo en el momento de la glaciación más reciente.

El momento no es coincidencia: el enfriamiento global hizo mella en el megalodon. Es posible que el megalodon luchase por mantenerse caliente cuando las aguas se enfriaban. Pero de acuerdo con Catalina Pimiento, experta en paleobiólogos y megalodones de la Universidad de Swansea, un ajuste del termostato mundial probablemente le preocupaba poco a una especie resistente que había conquistado todos los océanos más fríos excepto el más helado. Al igual que los grandes tiburones blancos, el megalodon probablemente era bastante bueno para mantener una temperatura corporal más cálida que las aguas circundantes, un rasgo raro entre los peces.

Más bien, dice Pimiento, a medida que los niveles del mar caían debido a que los océanos se congelaban, la disponibilidad de los hábitats de las presas disminuía gradualmente disminuía gradualmente, y se estima que desapareció el 55 por ciento de los mamíferos marinos que servían de comida para el megalodon. Al mismo tiempo, comenzaron a nadar en los mares otros depredadores superiores como las orcas y los grandes blancos, lo que hizo que los megalodones se aferraran aún más a sus menguantes recursos. Cuando las temperaturas comenzaron a subir, el megalodon desapareció hace mucho tiempo.

Una teoría común entre los fanáticos del megalodon es que estas criaturas aún acechan en las profundidades inexploradas de los océanos del mundo. Allí, cavilan en silencio, esperando su momento hasta que se topan con un desafortunado submarino. (Esta es esencialmente la trama de The Meg.) La mayoría de los expertos en tiburones se burlan de esta idea. Como dice Skomal, "hemos pasado suficiente tiempo pescando en los océanos del mundo para tener una idea de lo que hay y lo que no".

Para ser justos, el megalodon ha desaparecido recientemente, en términos relativos, al menos. El final de los dinosaurios se remonta a unos 66 millones de años atrás, mientras que estos súper tiburones salpicaban los mares casi 64 millones de años después. Pero el tiempo es realmente el único voto de confianza del megalodon, y el más débil en eso. Unos pocos millones de años es mucho tiempo para deslizarse debajo de la superficie del mar sin que se note, especialmente cuando eres tan largo como una cancha de bolos estándar.

Además, para permanecer en modo sigiloso permanente en esas traicioneras profundidades, el megalodon habría tenido que sufrir algunos cambios bastante drásticos. El fondo del mar es oscuro y gélido. Las criaturas relegadas a estos hábitats se han visto obligadas a idear formas bastante creativas para capear los extremos, y cuanto más profundas se vuelven, más extrañas son las cosas.

Según Skomal, los grandes tiburones blancos, nuestro mejor representante viviente del megalodon, no pueden tolerar las profundidades del mar por más de unas pocas horas a la vez. A este problema se suma el hecho de que el océano profundo es, en comparación con los bajíos donde se encuentran la mayoría de las presas, bastante escasamente poblado. Incluso envuelto en la más cómoda de las chaquetas, el megalodon de las profundidades del mar estaría en un constante déficit de calorías.

Bretton Kent, un profesor de la Universidad de Maryland que estudia tiburones extintos, agrega que muchos de los residentes más abisales del océano tienden a ser nadadores lentos que cazan presas pequeñitas, un retrato incompatible con el modus operandi del megalodon. Si en las fosas marinas existiera alguna versión de este extinto tiburón, no sería en absoluto un megalodon.

diente de un megalodon

Se podría clonar un megalodon

Los expertos en tiburones confían en que vivimos en un mundo sin megalodones. ¿Pero sería posible llenar ese agujero del tamaño de un megalodon en nuestros corazones y traerlo de regreso, como en Jurassic Park? Según Ehret, "simplemente no va a suceder". Es probable que la ciencia esté aún más lejos de la clonación de estos enormes monstruos en la existencia que, digamos, un Tyrannosaurus rex.

Teóricamente, hay un par de formas en que esto podría suceder, y ambos son callejones sin salida. En la primera, los científicos podrían tomar un descendiente vivo de una criatura extinta y excarvar en su genoma para obtener genes antiguos que desde entonces han estado inactivos. Volver a encender estos interruptores podría permitir la expresión de algunas características ancestrales. Parece una locura, pero algunos investigadores están trabajando para hacer retroceder el reloj del pollo con la esperanza de llegar al Dino Paydirt. Pero lo último del linaje megalodon se extinguió hace mucho tiempo.

La segunda forma, comenzando desde cero genético, es aún más difícil. Para diseñar un megalodon, los científicos probablemente necesitarían ADN, y esto hasta ahora ha eludido incluso a los buzos más perseverantes. El ADN no está hecho para durar millones de años.

Incluso si los científicos tienen la suerte de extraer algunos fragmentos de ADN de megalodon de sus dientes, este sería el más pequeño de los pasos de bebé en la dirección correcta. Aún faltarían la gran mayoría de las piezas del rompecabezas y, sin contexto, los fragmentos de genes no son de mucha utilidad. Sues, la paleobióloga, compara el proceso con el intento de ensamblar el directorio telefónico de Manhattan con solo dos números telefónicos.

tamaño del megalodon

Pero suspendamos nuestra incredulidad por el más breve de los momentos. Digamos que ocurriría un extraño accidente de ingeniería genética, o un cavernoso portal de tiempo atraparía a un espécimen gruñón y lo lanzaría tres millones de años hacia el presente. Si las estrellas se alinearan, ¿el megalodon se aprovecharía de las personas?

"Ni siquiera lo pensarían dos veces antes de comernos", dice Sues. Ella hace una pausa. "O pensarían que somos demasiado pequeños o insignificantes, como hors d'oeuvres".

Pimiento está de acuerdo en que los humanos no serían lo primero que el megalodon ordenase para sul menú: "No somos lo suficientemente grasos". Con muchas más grasientas opciones como ballenas y focas, el megalodon no perdería el tiempo persiguiendo esos esbeltos y miserables bocados. Pero, para ser justos, la comida es comida, coloca a un humano frente a un mendigo hambriento y probablemente no le moleste.

En cualquier caso, no hay razón para temer un ataque de megalodon mendigo la próxima vez que vayas a la playa: llegamos al final de ese cuento de peces hace mucho tiempo. Pero incluso después de que Ehret decepciona a los patrocinadores del museo con esta noticia, no le gusta dejar que se enojen por mucho tiempo.

"El megalodon fue genial", dice. "Pero quizás hay que dejar de intentar traer cosas que ya no están. En lugar de eso, salgan y aprecien todas las cosas que hoy todavía están vivas... son asombrosas".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar