Los tiburones prehistóricos se alimentaban de reptiles voladores

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

tiburón Squalicorax kaupi ataca a un Pteranodon

Un Pteranodon que cruzó los cielos hace 83 millones de años encontró su final en la boca de un depredador marino

Una serie de marcas de mordeduras en el hueso del ala de un pterosaurio revela que probablemente terminó como comida de varios grandes peces depredadores, incluido un tiburón prehistórico llamado Squalicorax.

El fósil de 83 millones de años, encontrado en 2014 en un sitio paleontológico de Alabama, se suma a la creciente evidencia de que estas extrañas maravillas aladas a veces eran alimento para dinosaurios, parientes de cocodrilos prehistóricos y grandes peces. Después de todo, como podría suponer la gente, los pterosaurios no eran solo bolsas de huesos y piel coriácea.

"Los pterosaurios en realidad tenían mucha carne en sus esqueletos", dice Michael Habib, un experto en pterosaurios de la Universidad del Sur de California que no participó en el último descubrimiento. “No eran los animales delgados a menudo representados en las películas y el arte. Los músculos del vuelo en particular habrían proporcionado una gran comida".

El hueso del ala mordida de este pterosaurio en particular, un Pteranodon, sugiere que tenía una envergadura de 15 pies (unos 4,5 metros). Pero el animal puede haber pesado entre 30 y 40 kilos, lo que lo habría hecho presa fácil para un gran pez óseo o un Squalicorax, un tiburón extinto que también alcanzó los 15 pies de longitud.

Squalicorax

Y de acuerdo con el nuevo estudio, publicado en la revista Palaios, las marcas en el antiguo hueso coinciden muy bien con la separación de los dientes de dos peces fósiles: El Squalicorax y una especie similar a una barracuda de 1,2 a 1,8 metros de largo llamada Saurodon.

"Este fue inusual, porque mostró lo que interpretamos como marcas de mordeduras de dos grupos diferentes de animales", dice la autora principal Dana Ehret, paleontóloga en el Museo Estatal de Nueva Jersey en Trenton. "Este es un hallazgo muy emocionante, porque son raros los rastros de alimentación en los huesos de pterosaurios", agrega Habib.

Muchos tiburones

Mientras preparaba el fósil en el Museo de la Universidad de Alabama, el coautor de Ehret y el entonces estudiante graduado T. Lynn Harrell estaba inicialmente preocupado por haber dañado el hueso mientras extraía la tiza de la superficie. Pero pronto quedó claro que una serie de surcos paralelos más oscuros eran en cambio evidencia de un depredador.

"Pensó que iba a estar enojado con él", dice Ehret. "Pero mientras lo preparaba, reconoció que había cuatro [marcas] paralelas entre sí, y que representaban un rastro de alimentación".

Para investigar más a fondo, la pareja comenzó a sacar de la colección del museo las fauces fósiles de varios peces carnívoros para compararlas con las marcas. Se dieron cuenta de que los surcos oscuros y las marcas de rasguños serrados más sutiles se alineaban casi idénticamente con los dientes del Saurodon y el Squalicorax.

hueso de Pteranodon con marcas de Saurodon

Muchos fósiles de Alabama del cretáceo tardío parecen haber sido mordidos por tiburones, incluidas tortugas marinas y dinosaurios, que a menudo están "cubiertos de marcas de depredación", dice Ehret. Partes de Alabama se sumergieron luego en poco profundas y cálidas aguas que eran la puerta de entrada a Western Interior Seaway, una enorme masa de agua que corría por el centro de América del Norte, dividiendo el continente en dos.

Basándose en el registro fósil, esta región altamente productiva estaba llena de tiburones: "Nunca había visto tantos dientes de tiburón, y he recolectado en todo el mundo", dice Ehret. "Eran muy abundantes con diferentes tiburones".

Descubriendo el diente

PteranodonEl Pteranodon también habitó este ambiente costero durante el Cretácico tardío, ganándose la vida atrapando peces más pequeños de las aguas llenas de tiburones. Los pterosaurios pueden flotar, pero al ser menos flotantes que las aves, probablemente no se quedaban en la superficie por mucho tiempo, agrega Habib. Algunas especies, incluyendo el Pteranodon, probablemente se sumergían en el agua para atrapar su presa.

"Entonces podrían retirarse rápidamente de la superficie. Pero estos pterosaurios buceadores podrían haber sido vulnerables a los tiburones justo después de entrar al agua", dice.

Es ciertamente plausible que un pez depredador saltase fuera del agua para agarrar a este Pteranodon o lo atrapase en la superficie, dice Ehret, aunque es difícil saberlo con seguridad basándose solo en este hueso. También es posible que el animal muriera cerca de la costa y fuera saqueado cuando se introducía en el mar. (Por supuesto, algunos pterosaurios más grandes podrían dar la vuelta a la tortilla y aprovecharse de los dinosaurios).

Los misterios perduran en parte porque son muy raros los pterosaurios con este tipo de marcas de alimentación, dice Mark Witton, un experto en pterosaurios de la Universidad de Portsmouth en el Reino Unido. Los animales tenían huesos frágiles y llenos de aire que probablemente se hubieran roto bajo la fuerza de una mordedura de tiburón.

"El registro es pequeño, pero está creciendo", dice Witton, quien es el coautor junto con Habib de un próximo documento sobre una vértebra de Pteranodon con un diente incrustado en ella de un tiburón aún más grande llamado Cretoxyrhina, que alcanzó hasta 23 pies en longitud (7 metros).

De los más de 1.100 especímenes conocidos de Pteranodon, Witton estima que quizás media docena tiene evidencia de mordeduras de tiburón, la mayoría de las cuales no se han estudiado en detalle.

Elogia el último trabajo de Ehret y Harrell porque "han ido a la ciudad para demostrar cuál era la identificación de los animales [depredadores]... Es bueno saber qué especies interactuaban de esta manera".

Artículo científico: Feeding Traces on a Pteranodon (Reptilia: Pterosauria) Bone from the Late Cretaceous (Campanian) Mooreville Chalk in Alabama, USA

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar