Después de todo, los tiburones podrían estar haciendo amigos con otros tiburones

agrupación de tiburón gris arrecife

Impulsores ocultos desarrollan comportamientos sociales en los animales que menos podríamos esperar

Pensamos en los tiburones como criaturas solitarias. Acechando silenciosamente bajo las olas, cada dentado depredador operando solo, reuniéndose solo temporalmente según lo dicte la alimentación o el apareamiento. Sin embargo, podemos estar totalmente equivocados.

Según una nueva investigación, los tiburones podrían estar formando grandes grupos sociales de los cuales un número más pequeño se separa para alimentarse y luego regresa, y algunos tiburones dentro del grupo incluso se unen en parejas que persisten durante años.

Esta dinámica podría haber surgido mediante el intercambio accidental de información. Además de ser realmente agradable, podría ayudarnos a comprender cómo evolucionan en el mundo animal sociedades tan flexibles pero a largo plazo.

"Demostramos que las comunidades de tiburones muestran estructuras sociales complejas y temporalmente estables comparables a las aves marinas y potencialmente incluso a algunos mamíferos", escribieron los investigadores en su artículo.

"Si bien la importancia de la información social en aves y mamíferos coloniales está ahora bien establecida, mostramos que estos conceptos probablemente también se apliquen a algunas especies de tiburones".

Los tiburones grises de arrecife (Carcharhinus amblyrhynchos) tienden a crear una base de operaciones. Pueden aventurarse bastante lejos en busca de comida, pero no son vagabundos, regresan a casa. Esto se conoce como búsqueda de alimento en el lugar central y se ha observado en una amplia variedad de animales, desde insectos hasta humanos.

Pero tener un nido al que regresar tiene un beneficio obvio para otros animales. Pueden volver a casa para descansar y refugiarse, para cuidar a sus crías, para vincularse con sus grupos sociales. Los tiburones grises de arrecife no paran de moverse y no usan refugios. No muestran ningún cuidado parental por sus crías. Y, se pensaba, no tienen vínculos sociales.

Este comportamiento desconcertó a un equipo de científicos marinos dirigido por el biólogo de tiburones Yannis Papastamatiou de la Universidad Internacional de Florida, por lo que decidió analizar los movimientos de los tiburones grises de arrecife durante un largo período para ver si podía averiguar por qué seguían regresando a "casa".

Él y su equipo habían etiquetado a 41 tiburones de arrecife y rastrearon sus movimientos alrededor del atolón Palmyra desde 2011 hasta 2014. Así es como descubrieron que los tiburones se comportan como recolectores de alimentos en lugares centrales.

Cuando volvieron a los datos, los investigadores buscaban algo diferente: si los movimientos de los tiburones podrían estar vinculados a la dinámica social.

Primero, los investigadores reunieron los datos sobre cómo se movían los tiburones, el tiempo que pasaban en la base de operaciones y con qué otros tiburones se movían, utilizando un algoritmo para identificar grupos de movimiento estadísticamente significativos, separando a los tiburones en cinco grupos comunitarios.

Luego, produjeron redes sociales dinámicas, basadas en la suposición de que, después de controlar las preferencias espaciales, los tiburones que se juntan entre sí están conectados socialmente. Esto se hizo por separado para cada uno de los cuatro años de seguimiento de datos, lo que llevó a la identificación de 972 eventos de agrupación social significativos.

tiburón gris de arrecife (Carcharhinus amblyrhynchos)

También se rastrearon los cambios en los tamaños de cada grupo comunitario, así como el movimiento cruzado entre las áreas delineadas para cada comunidad.

Finalmente, el equipo realizó simulaciones de grupos de tiburones individuales, en lugar de grupos comunitarios, para tratar de descubrir las condiciones que llevaron a la evolución de un comportamiento más social.

Las observaciones revelaron que el comportamiento de los tiburones parece coherente con lo que se conoce como una "sociedad de fisión-fusión". Este es un grupo social que consiste en un núcleo cambiante, a medida que grupos más pequeños de miembros se separan para alimentarse y volver a descansar. Para los tiburones, esta fisión-fusión sigue un patrón diario: saldrán por la noche a buscar alimento y regresarán durante el día.

"Demostramos que los tiburones también forman comunidades sociales con asociaciones variadas por patrones de uso del espacio, con una estructura social que persiste durante varios años", escribieron en su artículo.

"Aunque algunos individuos se movieron entre las comunidades definidas por las redes del movimiento, sus asociaciones con miembros de la comunidad adyacente fueron débiles o aleatorias. Por lo tanto, la estructura social no se debió únicamente a que los individuos nunca se encontraran con los de las comunidades adyacentes".

En particular, algunas parejas de tiburones continuaron asociándose entre sí durante todo el período de cuatro años de la investigación. El equipo dejó de recopilar datos después de 2014, pero creen que estas asociaciones podrían continuar durante mucho más tiempo.

Entonces, dado que los tiburones no están cuidando a sus crías ni se están refugiando, ¿por qué pasan el rato juntos? Aquí es donde las simulaciones podrían tener una respuesta. Demostraron que los tiburones que no funcionaban con otros tiburones tenían menos éxito en la búsqueda de comida, lo que sugiere que, cuando los tiburones reúnen su información, pueden tener más éxito en la búsqueda de comida.

Sin embargo, existe un límite: si una comunidad crece demasiado, la competencia por los alimentos superará los beneficios del intercambio de información.

"Para los tiburones que usan información social (mejora local), la búsqueda de alimento en el lugar central, con varios individuos usando el mismo lugar central, proporciona una ventaja significativa sobre la deambulación aleatoria dentro de un área de distribución. Estas ventajas persisten en escenarios de zonas de presas más y menos predecibles", escribieron los investigadores.

Es una lectura fascinante, y no solo por lo que significa para nuestra comprensión de los tiburones.

Las razones de estas comunidades sociales entre otros animales se comprenden bastante bien. El trabajo de Papastamatiou y su equipo muestra que podría haber otros impulsores ocultos que desarrollen comportamientos sociales en los animales que menos podríamos esperar.

La investigación se ha publicado en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences: Multiyear social stability and social information use in reef sharks with diel fission–fusion dynamics

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.