El megalodon creció tanto por nacer en el útero y comerse a los hermanos no nacidos

megalodon (Otodus megalodon)

Las crías medían al nacer lo mismo que un bebé humano

El megalodon, la especie de tiburón más grande que jamás haya existido en la historia de la Tierra, probablemente tuvo un método un tanto espantoso para comenzar con la vida.

Según una nueva investigación, las crías del tiburón megalodon (Otodus megalodon) eran más grandes que la mayoría de los humanos cuando nacen. Esto sugiere que eclosionaron en el útero y nacieron vivos y, como los tiburones modernos que dan a luz a crías vivas, crecieron al comerse en el útero a sus hermanos no eclosionados.

"Los resultados de este trabajo arrojan nueva luz sobre la historia de vida del megalodon, no solo cómo creció el megalodon, sino también cómo se desarrollaron sus embriones, cómo dio a luz y cuánto tiempo pudo haber vivido", dijo el paleontólogo Martin Becker de la Universidad William Paterson.

Tenemos mucha evidencia del megalodon en el registro fósil. Las gigantescas criaturas vivieron desde hace 23 millones hasta hace unos 3,6 millones de años, dominando el océano.

Y, dado que los tiburones continuamente mudan y vuelven a crecer dientes durante toda su vida, renovando hasta 40.000 dientes antes de morir, los paleontólogos han encontrado para estudiar muchos dientes de megalodon en antiguos lechos fósiles.

Pero eso es básicamente todo lo que han encontrado. Los esqueletos de tiburón son cartílagos, no huesos, por lo que prácticamente todo lo que sabemos sobre el megalodon se ha inferido al estudiar sus dientes gigantes. Por ejemplo, según el tamaño de sus dientes, sabemos que el megalodon creció hasta alrededor de 15 metros (50 pies) de largo, con una mandíbula abierta de hasta 3,4 metros (11 pies) de altura.

tamaño de dientes de megalodon

Sin embargo, aunque los dientes constituyen la mayor parte del registro fósil del megalodon, también se han recuperado algunas vértebras. Y fue a partir de varias de estas vértebras, alojadas en el Real Instituto Belga de Ciencias Naturales de Bélgica, que los científicos pudieron aprender más sobre las primeras vidas de estos misteriosos animales.

A medida que los tiburones crecen también lo hacen sus vértebras, en capas depositadas en lo que se cree que es una base anual, al igual que los anillos de los árboles. Por lo tanto, el equipo seleccionó 15 vértebras que se cree que eran del mismo tiburón y las sometió a una micro tomografía computarizada de rayos X.

El análisis previo de estas vértebras sugirió que, cuando murió, el individuo tenía unos 9 metros de largo. El equipo agregó a este conocimiento al contar los anillos de crecimiento, determinando que el megalodon también tenía alrededor de 46 años cuando murió.

Luego, observaron más de cerca la vértebra más grande, buscando el revelador cambio de ángulo en los anillos de crecimiento que tiene lugar al nacer. A partir de esto, pudieron determinar qué tan grande era la vértebra cuando nació el tiburón y, a partir de esa información, inferir el tamaño del tiburón recién nacido.

vertebra de megalodon

Imagen: Bandas de crecimiento anual identificadas en una vértebra del tiburón extinto Otodus megalodon, junto con siluetas hipotéticas del tiburón al nacer y morir, cada una comparada con el tamaño de un humano adulto típico. (Image credit: DePaul University/Kenshu Shimada)

Descubrieron que el cachorro era enorme, de unos 2 metros (6,6 pies) de largo al nacer. Esta es posiblemente una evidencia de la cría de tiburón más grande que jamás haya existido pero, lo que es más importante, también sugiere que las crías de megalodon nacieron vivas.

Aunque la mayoría de los tiburones modernos ponen huevos, hay algunos que dan a luz a crías vivas. Estos son los Lamniformes, un orden que incluye tiburones mako (género Isurus), tiburones zorro (familia Alopiidae) y el famoso gran tiburón blanco (Carcharodon carcharias).

Y esto también nos da algunas pistas sobre la gestación y el nacimiento de los tiburones megalodon, porque a veces los Lamniformes fetales devoran a sus hermanos no nacidos en el útero, un comportamiento caníbal intrauterino.

Incluso se ha visto a cachorros de tiburón no nacidos nadando entre los dos úteros de su madre para llevar a cabo este canibalismo. Luego pueden dirigir su atención voraz a los óvulos no fertilizados de su madre en una práctica conocida como oofagia.

Algunos incluso dan un paso más. Las crías del tiburón nodriza gris (Carcharias taurus) también se comerán entre sí después del nacimiento.

Esto, por supuesto, da como resultado un menor número de crías vivas, pero se cree que los tiburones que sobreviven tienen una mayor ventaja de supervivencia, ya que nacen más grandes y más fuertes que si nacieran al aire libre, y no participaron en un festín caníbal prenatal.

Saber esto sobre el megalodon puede ayudar a contextualizar su lugar en el árbol genealógico de los tiburones; pero también ayuda a comprender mejor cómo encaja el tiburón en su salvaje mundo acuático. Por ejemplo, saber cómo nacen podría arrojar algo de luz sobre la forma en que el megalodon usó los viveros y cómo compitió con otros tiburones prehistóricos.

"Como uno de los carnívoros más grandes que jamás haya existido en la Tierra", dijo el paleobiólogo Kenshu Shimada de la Universidad DePaul, "es fundamental descifrar estos parámetros de crecimiento del O. megalodon para comprender el papel que juegan los grandes carnívoros en el contexto de la evolución de los ecosistemas marinos".

La investigación se ha publicado en Historical Biology: Ontogenetic growth pattern of the extinct megatooth shark Otodus megalodon—implications for its reproductive biology, development, and life expectancy

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: